Los coches más terroríficos de Halloween para Autofácil: pura maldad sobre ruedas

Cadillac Christine
Los coches más terroríficos de Halloween para Autofácil: pura maldad sobre ruedas
Andrés Martínez
Andrés Martínez
Halloween, la noche de los muertos vivientes, es la fecha más escalofriante del calendario. Y lo será todavía más cuando veas la lista de vehículos terroríficos que te hemos preparado.

Calabazas espectrales, películas de terror, disfraces aterradores y la amenaza de los muertos vivientes convierten a Halloween en la cita más escalofriante del calendario. Si estás en casa no lo dudes: echa todos los cerrojos antes de irte a dormir… 

Y si vas a pasar la noche divirtiéndote fuera deberías tener cuidado. Halloween es una de esas noches sin luna, repleta de calles oscuras y fantasmales que no llevan a ninguna parte. Y el peligro de cruzarte con algunos de los coches que más aterrorizan al equipo de Autofácil siempre estará ahí…

Nueve películas de coches muy recomendables

10 coches de película que se convirtieron en mitos

Plymouth Fury de 1958, el diabólico protagonista de Christine

Christine

Para Michael Novack, CEO del Grupo Luike, no podía faltar en esta lista el Plymouth Fury de 1958 de la película de terror Christine. Y es que este coche, poseído por un espíritu diabólico, tal vez sea el automóvil más terrorífico de la historia del cine. De hecho, se valía de cualquiera que fuera su dueño para resurgir de sus cenizas y llevar a cabo sus crueles deseos: sembrar la muerte y la destrucción de todo lo que encuentre a su paso.

El Ford Landau, «de los malos» de Mad Max

1974 Mad Max Ford Landau 14488391006

Para Javier Arús, director de Autofácil, «cualquiera de los coches que aparecen en la película australiana Mad Max es terrorífico… Pero concretamente el Ford Landau ‘de los malos’ es digno de las peores pesadillas automovilísticas«.

El Hummer H3, aunque no aparezca en películas de terror

hummer h3 26
2006 HUMMER H3

Miguel Tineo, subdirector de Autofácil, no es muy de películas de miedo, pero sí un apasionado de los rallyes. Por eso, para él un coche grande y pesado como el Hummer H3 puede considerarse una auténtica pesadilla.

«Hummer tuvo una época de esplendor en la que todo el mundo lo veía como el coche del ejército de EE.UU. Aprovechando ese tirón, decidieron sacar alguna versión para civiles como el Hummer H3, que era un poquito más pequeño que el de los militares y más utilizable a diario por vías normales. Pues bien, ese coche era un zambombo de tres pares de narices.

Si hubiese sido barato, todavía podía tener un pase; pero es que, encima, costaba un riñón. Pocos coches peores que ese he probado: muy torpe, muy pesado, no andaba un carajo, gastaba como si la gasolina fuese gratis y hubiese un agujero en el depósito y, encima, los acabados eran dignos de esos juguetes chinos que no se permiten vender en la UE por su baja calidad. Por suerte, estuvo poco a la venta… y fueron muy pocos los incautos que lo adquirieron. Un coche de auténtica pesadilla que afortunadamente ya ha pasado a mejor vida».

El Espantomóvil, el coche más terrorífico de Los autos locos

Espantamovil

Cristina Muñoz, redactora jefe de Autofácil, tiene clara su elección… y apostamos a que no te dejará indiferente.

«El coche que me parece más terrorífico es el Espantomóvil, uno de los vehículos que aparecen en la serie de dibujos animados Los autos locos. Se trata de un pequeño automóvil con un campanario en el que vive un dragón y algunos fantasmas, vampiros, monstruos y brujas. Pilotado por Los Tenebrosos, un corpulento humanoide y un vampiro con piel de color púrpura, el Espantomóvil era capaz de volar distancias cortas utilizando las alas del dragón».

El Dodge Challenger R/T 2009, un anti-zombies en The Walking Dead

dodge the walking dead

Nuestro jefe técnico, Álvaro Sauras, no se ha centrado en un coche aterrador. Más bien, ha preferido resaltar uno de los coches que ha tenido que enfrentarse, ni más ni menos, que a toda una invasión zombie.

«A lo largo de las 11 temporadas de esta serie de terror apocalíptico zombi, los protagonistas conducen una cantidad innumerable de vehículos y, descontando algunos vehículos militares y policiales, casi todos son aterradoramente malos. Puestos a salvar alguno de la quema, seguramente sería este Dodge Challenger RT del año 2009. 

Con 5,02 metros de largo y un motor V8 de 5,8 litros que entrega 550 Nm de par a 4.200 rpm, es el clásico Hot Rod americano con el que llamar la atención de cualquier monstruo. Por desgracia, su consumo medio homologado de 15,7 litros en ciudad le convierte en una mala alternativa de cara a alejarse mucho de los malos». 

La furgoneta disfrazada de perro de Dos tontos muy tontos

furgoneta dos tontos muy tontos

Eduardo Alonso, redactor de Autofácil ,no ha elegido un coche aterrador… ¿o tal vez sí? Desde luego, cruzarte con una furgoneta disfrazada de perro en pleno Halloween no parece un plan especialmente deseable, aunque los actores Jim Carrey y Jeff Daniels viajaran dentro. De hecho, en palabras de Eduardo: «Siempre me pareció terrorífico ese perro saltando con las orejas al vuelo«.

El ‘calavérico’ Chevrolet Nova de 1970, de Death Proof

death proof

Rogelio Camargo, uno de los redactores con más experiencia de Autofácil, se ha quedado con un coche que lleva pintada una calavera en el capó, ¿puede haber algo más aterrador en el día de los muertos vivientes?

«Death Proof es, probablemente, una de las películas menos conocidas del director Quentin Tarantino, y en ella se hace tributo a los muscle cars de los años 70. De hecho, el protagonista, conocido como Especialista Mike (interpretado por Kurt Russell), un psicópata que se dedica a asesinar a chicas, conduce un Chevrolet Nova de 1970 fácilmente reconocible por la calavera que lleva pintada sobre el capó«. 

El Ford Thunderbird Mobile Macabre de Elvira, la reina de las tinieblas

Mobile Macabre

Enrique Espinós, redactor de Autofácil, lo tiene claro cuando se le pregunta por los dos coches más terroríficos del cine, como puedes ver a continuación.

«Si relaciono Halloween con un coche «escalofriante», se me viene a la cabeza rápidamente el Mobile Macabre de Elvira, la reina de las tinieblas, una comedia de terror lanzada en 1988 y en la que la protagonista conducía un Ford Thunderbird negro descapotable de 1958. No es un coche que de miedo en sí, pero sí está decorado con toques góticos como una toma de aire que imita una telaraña o un volante formado por eslabones de cadena. 

Y, aunque no es propiamente un coche, un vehículo que sí me pone los pelos de punta es el camión de El Diablo sobre ruedas, un oxidado y polvoriento Peterbilt 281 de 1955 que, durante toda la película, persigue y acosa al protagonista del film con la intención de echarlo de la carretera».

Plymouth Valiant Signet, el coche de El Diablo sobre ruedas

diablo sobre ruedas

Pablo García, miembro del equipo de pruebas de Autofácil, no duda en señalar cuál es su coche favorito, en una película de terror.

«Si tengo que asociar la palabra terror a un coche, se me viene a la cabeza el Plymouth Valiant Signet protagonista de la película El Diablo sobre ruedas. Está película de Steven Spielberg, muestra una perfecta reencarnación de David contra Goliat transformados en coche y camión. Prepárate para pasar un raro terrorífico que te dejará pegado al sillón«.

Plymouth Fury de 1958, una vez más

Christine

David Pérez, responsable del Área de Producción Digital de Autofácil, admite haberlo pasado mal con el coche de Christine. Aunque confirma que con el paso de los años, se hizo un poquito menos malo: «Era un coche que daba bastante miedito, aunque he oído decir que con el tiempo se reformó y se hizo coleguita del Volkswagen Escarabajo protagonista de Herbie».

Ford Fiesta Mk III RS Turbo, un coche monstruoso… por méritos propios

1990Ford Fiesta RS Turbo

Pablo Poza, director de Fórmula TodoTerreno, ha elegido un automóvil del mundo real y no uno del cine, como automóvil más monstruoso. Y es uno pequeño, potente y un carácter bastante despiadado…

«Quienes lo condujeron en la época y sobrevivieron son tajantes: el comportamiento del Ford Fiesta RS Turbo era monstruoso, abominable, terrorífico… Casi cualquier adjetivo relacionado con Halloween encaja perfectamente con la nefasta fama de uno de los hot hatches más explosivos de los años 90.

Tras el éxito del Fiesta XR2i, lanzado en 1989, en Ford pensaron que podía ser una buena idea darle una vuelta de tuerca al concepto para intentar batir al Peugeot 205 GTI 1.9, auténtica referencia de la época entre los segmento B más deportivos. Así, el motor 1.6 CVH del XR2i recibía un turbocompresor Garrett T2, intercooler, pistones reforzados y modificaciones en el bloque para mejorar la lubricación. Declaraba 133 CV y 183 Nm (aunque entregaba unos cuantos caballos más), lo que permitía a este “dos volúmenes” alcanzar 214 km/h y acelerar de cero a 100 km/h en 7,9 segundos, cifras prodigiosas para la época.

Pero si el motor gozaba de todos los parabienes (se mostró además muy fiable y fácil de potenciar), con el chasis ocurrió todo lo contrario. Para asimilar las nuevas prestaciones, se optó por montar llantas de 14” con neumáticos 185/55-14 en lugar de las llantas de 13”, así como una suspensión trasera más rígida, con una gruesa barra estabilizadora. El resultado fue criticado al unísono por la prensa del motor de la época, que llegó a hablar de comportamiento “peligroso”, y el vehículo estuvo a la venta durante apenas un par de años, siendo sustituido por el mucho más dócil y atmosférico Ford Fiesta RS1800 con el entonces moderno motor Zetec».

La Kawasaki KZ 1000 de la película Mad Max

Kawasaki Mad max

Como no podía ser de otra forma Ramón López, director de Fórmula Moto, ha optado por una opción terrorífica… de tan solo dos ruedas.

«Año 1979. Yo tenía 12 años y solía ir con mis amigos al cine los domingos por la mañana. En la cartelera Mad Max: bandas de moteros aterrorizando las carreteras. ¡Me gusta! Nada que ver con los sucedáneos de las tres secuelas posteriores. Las motos utilizadas por aquellos vándalos eran Kawasaki KZ 1000, pero también por la policía. El máximo protagonismo lo recibe la unidad de un entonces principiante Mel Gibson, agente en busca de venganza a los mandos de su MFP (Main Force Patrol). Hoy «vendería mi alma al diablo» (ya que estamos en Halloween) por llevar alguna de esas Kawasaki KZ 1000 con carenados de carreras de resistencia de los 70. Por cierto, las tomas a toda velocidad están rodadas «al natural», como puedes ver en la foto. ¡Qué tiempos aquellos!«

Western Star 4800, el malvado camión de La rebelión de las máquinas

Maximum Overdrive

Para Andrés Martínez, editor de contenidos web de Autofacil.es, Halloween es mitad diversión y mitad terror… algo que refleja a la perfección el vehículo que ha escogido.

«El Western Star 4800 de La rebelión de las máquinas, también conocida como Maximum Overdrive. Una película dirigida en 1986 por Stephen King en la que, el paso de un cometa cerca de la Tierra provoca que las máquinas, en este caso camiones, ataquen a la especie humana. Su gran protagonista es un camión Western Star 4800 con una cara de El Duende Verde en su frontal. Sin duda, algo tan monstruoso… como cómico«.

 

0 Comentarios