Primavera y trompetas en las hoces del Río Júcar

España en Cabrio (VII): con el Audi A5 por las Hoces del río Júcar

En Audi-A5 por las Hoces del río Júcar
España en Cabrio (VII): con el Audi A5 por las Hoces del río Júcar
Pedro Madera
Pedro Madera

La vida que trae consigo la primavera enaltece muchos destinos, aunque quizás lo hace aún más en aquellos de interior. Porque en ellos las pozas ya rebosan agua, los ejemplares están en plena floración y el verde ha teñido los campos. El renacer de la naturaleza durante esta época es el motivo por el que hoy partimos dirección sureste de la península, a la llanura entre La Mancha y la serranía de Cuenca. Disfrutar al mismo tiempo del Audi A5 Cabrio es un lujo que demuestra como los placeres cercanos son de asimilación rápida.

En Audi-A5 por las Hoces del río Júcar

La comarca de La Manchuela está integrada por pueblecitos en donde todo, o casi, gira en torno al río que desemboca en el Mediterráneo tras atravesar Cuenca, Albacete y Valencia. Gracias a esto, y si tenemos la suerte de gustar de la aventura, podremos practicar actividades acuáticas como el piragüismo, el rafting, el tubing o la pesca. Si a esto sumamos un turismo rural de calidad y unos escenarios únicos estamos en la escapada perfecta. En la web de la Asociación de Turismo Rural de la Manchuela encontrarnos muchas ideas.

En Audi-A5 por las Hoces del río Júcar

Para poner ritmo a este viaje por las salvajes Hoces del río Júcar elegimos Los Deliqüentes y a su tan bonita Primavera Trompetera. Asomado a lo más alto de una imponente atalaya a cuyo alrededor se retuerce el cauce del Júcar se encuentra nuestra casilla de salida, Jorquera. En este pueblo la población se adapta a su recorrido, de modo que la atalaya natural parece hecha para él y no al revés. Cuando se pasea entre las callejuelas de esta villa medieval que aún conserva sus murallas almohades del siglo XIII, la aparición de la parroquia de la Asunción del siglo XVI, de estilo gótico con elementos renacentistas, casi le hace a uno temblar.También la fortaleza con varios recintos defensivos que entrelaza con la zona cristiana en torno a la torre Doña Blanca y la casa del Corregidor.

En Audi-A5 por las Hoces del río Júcar

Siguiendo el itinerario trazado junto al río Júcar y rodeada de un paisaje que bien merece la pena fotografiar, La Recueja es otro de esos puntos en nuestro mapa al que dedicar atención. Esta pequeña población conserva la tradición de los hachos, un antiguo hacer que consiste en la quema de unos manojos de esparto que, encendidos, servían a su vez para encender. Aquí, además, la pesca encuentra lugares ideales para llevarse a cabo. Como curiosidad, el viajero podrá probar, y por qué no, regalar, la bebida oficial creada por un vecino llamado Ambivio: el Ambi.

Durante la ruta uno se da cuenta del brutal contraste, casi tan salvaje como el entorno. La llanura manchega caracterizada por su aridez frente a la frondosa vegetación de los desfiladeros sobrevolados por águilas y búhos reales, halcones peregrinos, los roqueros rojo y solitario…Con cierta frecuencia, además, irán apareciendo miradores desde los que poder tener una visión completa de los paisajes.

En Audi-A5 por las Hoces del río Júcar

Y ahora, el símbolo de La Manchuela Albaceteña. Uno de los pueblos más pintorescos de toda España. Porque en Alcalá del Júcar todo es bonito a ojos de quien lo mira. Será por sus casas, que se extienden por la ladera de un cañón formado por la erosión del río, modelando el paisaje, la dirección de sus estrechas calles hacia el Castillo almohade que despunta, sus casas excavadas en la montaña típicas de los pueblos de la ribera del Júcar,sus escaleras escarpadas o sus huertecillas. Que no falten las visitas a la cueva de Garadén, con 750 años de antigüedad y un gran mirador, y a la del Diablo.

En el trayecto uno va encontrando pueblos y pueblos a pie de río, cada uno con sus personales reclamos turísticos pero con un atractivo aspecto en común: un ritmo rural que fluye entre joyas paisajísticas. Esas carreteras son perfectas. Buen firme, visibilidad y un paisaje de primavera que va un poco por delante del calendario. Si a este unimos el confort de nuestro Audi A5, entendemos como un cabrio puede ser para todo el año, sin problemas de insonorización o ruidos molestos.

En Audi-A5 por las Hoces del río Júcar

Por el lado norte del Júcar y antes de llegar a la antigua capital del Señorío de Ves y viejo albergue del Alcalde Corregidor, Villa de Ves, en Tolosa el paisaje se torna escarpado y el cauce se estrecha tanto que los cañones se vuelven protagonistas. Más al norte, Casas de Ves, con su Fábrica de Luz, Casas-Ibáñez o Motilla del Palancar merecen también especial mención. El último de los destinos en el que dar por finalizado este recorrido tan desconocido como atractivo es mucho más de lo que uno espera. Alarcón, con su foso natural y su atalaya, hizo a los árabes levantar su castillo en el siglo VIII, hoy Parador Nacional. En él se conservan todas sus torres defensivas y la mayor parte de la muralla. Aquí, las visitas a la iglesia de Santo Domingo de Silos, la Iglesia de Santa María y las Pinturas Murales de Jesús Mateo en la iglesia de San Juan Bautista son obligadas. Y llenarse de calma al fijar las retinas en su panorámica de las hoces del río Júcar también. La vida es mas placentera cuando se vive con calidad.

En Audi-A5 por las Hoces del río Júcar

 

0 Comentarios