Las consecuencias del calor en el interior de un vehículo para un niño

niño silla coche calor
Father is adjusting child's car seat, while kid is playing with toy binoculars. Side view
Autofácil
Autofácil
En las horas centrales del día, con sólo dos horas expuesto al sol, un vehículo puede alcanzar casi 50 grados en su interior.

La frase, “solo tardo una hora”, puede resultar fatal, si hablamos del interior de un coche en verano, a pleno sol. Dejar a un bebe o un niño pequeño durante una hora en el interior de un coche sin refrigeración, con 31 grados en el exterior, mientras hacemos nuestros recados, acabaría con su vida, al haber sufrido, el menor, un golpe de calor, dentro de un coche que ha alcanzado cerca de los 50 grados.

Esta es una de las primeras conclusiones que se extrae del estudio realizado por Rivekids y la Sociedad Española de Atención al Paciente Crítico (SEAPC). “La hipertermia mayor de 40 grados de origen ambiental provoca afectación progresiva de muchos órganos: muscular, cardiovascular, renal, pulmonar, neurológico… llevando a la muerte del niño, ya que, temperaturas por encima de 42 grados, conllevan la muerte celular, advierte José María Arévalo La Calle, Presidente de SEAPC. “Los niños pequeños, por su inmadurez, son muy sensibles a temperaturas elevadas porque aún no tienen bien desarrollado la termorregulación”, señala el facultativo de la SEAPC.

Así las cosas, ambos organismos han realizado un estudio, a través de cuatro casos prácticos, para medir la temperatura interior que alcanza un vehículo y los riesgos que implica, tomando como variables la temperatura, las zonas del interior del vehículo, las horas del día y el tiempo de exposición. Para ello, han usado un BMW X5 con cristales tintados y se tomaron medidas en el asiento trasero derecho del mismo, ya que en casi el 70% de los coches con sistemas de retención infantil instalados están en esa posición.

  • Caso 1: un adulto deja el coche en la calle y al sol para acudir al trabajo en la franja de 08.00 a 15.00 horas.

  • Caso 2: un vehículo permanece en la calle durante dos horas, de 10.00 a 14.00 horas, donde se puede realizar distintas gestiones y recados, cuando la temperatura exterior pasa de 22 a 32 grados.

  • Caso 3: El coche está al sol en las horas centrales del día, de 14.30 a 16.30 horas, y la temperatura en el interior aumenta de forma mucho más rápida.
  • Caso 4: Se deja el coche al sol entre las 14.00 y las 17.00 horas, con una temperatura exterior más suave, entre 21 y 24 grados, pero en el interior, en tan solo una hora, la temperatura sube 17 grados para situarse en 41 grados, y a las tres horas el vehículo se puso en 50 grados.

“Si vas en el interior de un vehículo sin climatización y en el exterior hace mucho calor, alguno de los ocupantes puede sufrir lo que conocemos como un golpe de calor. Una de las formas en las que se empieza a notar es sentir más calor, pulso rápido, dolor intenso de cabeza, sequedad o algo de desorientación”, señala José Lagunar, director general de Rivekids.

“Hoy la mayoría de vehículos tiene climatización y el interior del coche suele ser un lugar seguro porque puede estar a 24 grados cuando en el exterior hay 40 o 45 grados de temperatura. El problema, como hemos visto con claridad en los 3 casos prácticos, puede comenzar cuando ese coche se detiene al sol y pasa varios minutos e incluso horas bajo el sol”. También hace alusión a las mascotas. “Ojo también con las mascotas, todos los seres vivos dentro de un coche al sol están expuestos a un altísimo riesgo para su salud», recuerda Lagunar.

Consejos para actuar frente al exceso de calor en el interior del coche

  1. No dejar nunca a un niño en el interior del coche solo. También extensible a todo tipo de mascotas.

  2. Si no hemos cumplido el punto uno, existen en el mercado distintos accesorios para no olvidar a un niño en el coche. Accesorios, provistos con diferentes soluciones tecnológicas que nos ayudarán a recordar y vigilar en todo momento que tenemos a un niño en el interior del vehículo.

  3. Cubrir el sistema de retención infantil, cuando no está al niño, con una funda anticalórica o un sencillo parasol de salpicadero. De esta forma conseguiremos que la superficie de la silla, el arnés y el broche tengan mucha menor temperatura que si los da directamente el sol.
  4. Rebajar la temperatura del interior del coche antes de montar al niño o bebe en el interior del coche.