Emplea la inducción de energía

La carga sin cables según Volkswagen: e-Golf Intelligent Charge

e golf intelligent charge4
La carga sin cables según Volkswagen: e-Golf Intelligent Charge
Rogelio Camargo
Rogelio Camargo
La carga inalámbrica para los vehículos eléctricos está más cerca de convertirse en una realidad. Para demostrarlo, Volkswagen ha presentado un proyecto en el CES de Las Vegas: el e-Golf Intelligent Charge.


Los poco manejables cables de carga para vehículos eléctricos pasarán a la historia a medio plazo. Así lo ha dejado patente Volkswagen en la feria tecnológica CES de Las Vegas, con el e-Golf Intelligent Charge, un sistema que permite transferir energía a la batería mediante un sistema de inducción. Funciona a través de una placa situada en el suelo que, mediante un elevador, se aproxima a la bobina ubicada en los bajos del e-Golf, creando entre ellas un campo electromagnético. Gracias al mínimo espacio que las separa se logra una mayor eficiencia energética, en comparación con otros sistemas en los que la placa se encuentra fijada al suelo.

Además, se trata de un sistema seguro y muy sencillo de utilizar. Un menú en la pantalla de navegación permite estacionar el e-Golf de forma automática en el lugar apropiado para realizar la carga, bien con la ayuda tanto de una cámara frontal, con unas marcas alrededor de la placa, o a través de un rayo guía emitido por la propia placa ubicada en el suelo. Asimismo el conductor puede aparcar de forma remota a través de una aplicación para un teléfono inteligente.

El proceso de transferencia de energía, con una eficiencia del 93 por ciento, puede controlarse desde el exterior del vehículo a través de los grupos ópticos del Volkswagen e-Golf, con el objetivo de que el conductor pueda observar el proceso desde cualquier ángulo. Para emitir las señales del estado de carga, se emplean tanto las luces de posición como las diurnas LED, además de los pilotos en la parte posterior.

Otra función relevante hace referencia al denominado Digital Key, que recurre a la utilización de un smartphone o smartwatch como una llave digital para, por ejemplo, bloquear las cerraduras, abrir o cerrar las ventanillas e, incluso, poner en marcha y detener el motor. Este sistema llegaría para complementar a la aplicación e-Remote, ya disponible en el Volkswagen e-Golf, que permite, entre otras funciones, encender la calefacción, la ventilación o cargar la batería.

 

Volkswagen Golf