Una mejora sencilla

Cómo aislar el tubo de escape de tu todoterreno

00 apertura
Cómo aislar el tubo de escape de tu todoterreno
Juan Carlos Ramírez
Juan Carlos Ramírez
En los todoterrenos clásicos, los aislamientos brillan por su ausencia; ponerlos al día mejora el confort a bordo. Te mostramos cómo aislar el escape de tu TT.


Mejorar el aislamiento del escape es una práctica habitual en vehículos de competición y en motocicletas, donde la proximidad a este foco de calor puede resultar peligroso. En los vehículos todoterrenos clásicos, nos encontramos en muchas ocasiones con el problema que genera el calor de los tubos de escape a su paso por zonas próximas a la carrocería, situación que repercute de forma importante en el confort a bordo, especialmente en verano, al tiempo que puede dañar la pintura o las protecciones contra el óxido de las chapas circundantes.

Por el contrario, en los todoterrenos modernos es habitual encontrar un semi-túnel de material aislante sobre la línea de escape, que permite proteger la carrocería y aislar el habitáculo de las radiaciones térmicas de la línea de escape, las cuales, por otra parte, son mucho mayores en los motores modernos, que entregan mucha más energía (y generan, por tanto, más calor) a la vez que emplean sistemas de tratamiento de gases que necesitan temperaturas extremas para producir las reacciones químicas que les hacen funcionar correctamente.

Para evitar la radiación térmica del escape en los todoterrenos antiguos se puede alterar el trazado del sistema de evacuación de gases, lo que no siempre es posible, e instalar chapas que reflejen el calor, como las de los todoterrenos modernos.

Una forma sencilla y eficaz de evitar el calentamiento del interior del habitáculo consiste en aislar tramos del sistema de escape próximos a la carrocería.

La forma más sencilla consiste en forrarlos con cintas específicas para tubos de escape. En vehículos de competición se utilizan para mantener la temperatura de los gases elevada, situación que favorece su eliminación. Pero también pueden provocar la fisura de los tubos como consecuencia de la mayor temperatura a que son sometidos e, incluso, puede ocasionar ciertos problemas de oxidación.

En nuestro caso, estas cintas reducen el calor transmitido al habitáculo del vehículo, lo que redunda en un efecto muy significativo de cara al confort en el interior del coche. Estas cintas suelen estar fabricadas en fibra de vidrio y titanio, y pueden soportar temperaturas de hasta 1.000ºC.

Antes de manipular esta cinta, ten en cuenta que, por su textura, resulta peligroso manipularla directamente con las manos, ya que desprenden pequeños hilos de vidrio que se clavan con facilidad. El uso de guantes es, por tanto imprescindible.

Su instalación es muy sencilla, pero conviene leer atentamente las instrucciones del fabricante, que normalmente recomienda mojar la cinta antes de proceder a su montaje, que recordamos que debe realizarse provistos de guantes. Como se trata de evitar el calor que transmite el escape, aislaremos tan solo los tramos que se requieran.

También podemos utilizarla en zonas del escape que, por su proximidad con otros elementos mecánicos o cableados del vehículo aconseje instalar este medida de protección.

Una vez terminada la instalación, tendremos un habitáculo menos caluroso, algo crucial en un todoterreno clásico, carente de aislamiento y, en muchos casos, de aire acondicionado, aspecto este último que también tiene solución, como te contaremos próximamente.

Cómo aislar el escape paso a paso

Sumergir cinta en agua

1.- Lo primero que debemos hacer es sumergir la cinta en agua, lo que facilitará su montaje.


Desmontar aleta

2.- En nuestro caso, tratándose de un Santana antiguo, optamos por desmontar la aleta, de forma que el tramo inicial del escape desde el colector quede más accesible.


Enrollar la cinta

3.- Para que la cinta no se desenrolle, debemos superponer unas vueltas con otras, solapando al menos un cuarto de la anchura de la cinta y tensándola firmemente.


Adaptar en zona de curvas

4.- En las zonas curvas tendremos que extremar el cuidado para que la cinta se adapte de la mejor forma posible al trazado del tubo de escape.


Cortar la cinta

5.-A la hora de cortar la cinta, siempre una vez puesta para evitar quedarnos cortos, procuraremos que no se deshilache. En el punto de inicio y en el final podemos doblar la cinta sobre sí misma para evitar este fenómeno.


Asegurar con bridas metálicas

6.- Para que la cinta se mantenga en su sitio, el kit dispone de bridas metálicas, que colocaremos de la forma más tensa posible.