Cómo circular en una rotonda

rotonda1
Cómo circular en una rotonda
Andrés Martínez
Andrés Martínez

Es probable que cada vez que te subas al coche pases por decenas de rotondas pero, ¿sabes circular correctamente por ellas?


Atascos, pequeños accidentes, situaciones de tensión, aunque las rotondas son elementos de circulación pensados para agilizar el tráfico, no siempre lo consiguen, en parte, porque no todos los conductores saben circulan correctamente por su interior. Te contamos cómo hacerlo correctamente.

Qué hacer al acercarte a una rotonda

De acuerdo con el Código de Circulación, como norma general al acceder a una rotonda deberás reducir la velocidad, ya que los vehículos que estén circulando por interior de la rotonda tendrán prioridad sobre los que pretendan acceder.

Eso sí, existen rotondas que dentro de la circulación giratoria cuentan con semáforos o ceda el paso. En ese caso, los conductores que circulen por interior, deberán respetarlos.

¿Por qué carril hay que circular dentro de una rotonda?

info glorietasNo existe una normativa concreta sobre glorietas, aunque la norma general de circulación indica que, cuando el carril exterior no está ocupado los vehículos deben circular por él.

Por lo tanto, lo más recomendable es elegir el que más se adecúe a la salida que vayas a tomar: si piensas salir en la primera, deberás circular por el exterior; si vas a tomar la tercera o cuarta lo mejor es que circules por un carril interior, para facilitar la maniobra de incorporación a otros vehículos y que te vayas cambiando al carril exterior antes de que llegue tu salida, ya que no es legal abandonar una rotonda desde alguno de los carriles interiores –en este caso si tienes un accidente tú serás el culpable-.

¿Quién tiene preferencia en una rotonda?

Cómo circular por una rotonda

Ninguno. La preferencia la tiene quien no está cambiando de carril. Y es que, tal y como indica el Reglamento de Circulación, «todo cambio de carril deberá llevarse a efecto respetando la prioridad del que circule por el carril que se pretende ocupar». Por otro lado, es muy importante que utilices los intermitentes, para advertir a los conductores antes de cambiarte de carril.

¿Cómo debes abandonar una rotonda?

Como ya hemos mencionado, deberás hacerlo siempre desde el carril situado más a la derecha -el exterior-, para evitar entorpecer al resto de vehículos que circulan por el exterior. Antes de cambiarte de carril recuerda que en las rotondas la preferencia pertenece a aquel que no quiere cambiar de carril, por lo que deberás dar una vuelta más y, entonces, situarte en el carril exterior. Nunca te detengas en medio de una glorieta, ni cortes la trayectoria de otro vehículo cambiando de carril: esta última es la causa más habitual de accidente en estas intersecciones.