La DGT aclara cómo utilizar correctamente los intermitentes en una rotonda

La DGT aclara cómo utilizar correctamente los intermitentes en una rotonda
La DGT aclara cómo utilizar correctamente los intermitentes en una rotonda
Javier Jiménez
Javier Jiménez
En una de sus últimas entradas en Twitter, la Dirección General de Tráfico (DGT) recuerda a los conductores la importancia de utilizar correctamente los intermitentes a la hora de circular por una glorieta. Este simple gesto nos puede ayudar no solo a evitar una multa, sino también a evitar accidentes.

Las rotondas son uno de los puntos que más controversia generan entre los conductores. Según los datos que maneja la DGT, alrededor del 30% de los conductores suele poner el intermitente a la izquierda cuando se aproxima o está dentro de una rotonda. Si bien los indicadores son fundamentales para advertir al resto de usuario de la vía la intención de salir o cambiar de carril, el sentido obligatorio de giro que indica la señal R-402 de las glorietas hace que no tengamos que accionar la palanca para señalizar el acceso a la misma o la permanencia en su interior.

«Los intermitentes son una forma de expresión con la que advertimos de las maniobras que vamos a realizar, evitando accidentes en la vía y haciendo la circulación más fluida», señala el organismo dirigido por Pere Navarro. Conducir bien también es maniobrar sin sorpresas. Es por esto que las luces indicadoras de dirección, deben siempre parpadear varios segundos antes de realizar una maniobra, con suficiente antelación para prevenir de nuestras intenciones a los demás usuarios de la vía. Dentro de un automóvil es, sin duda, la mejor forma de comunicarse con el exterior. Y muy especialmente en ciertas maniobras que pueden resultar conflictivas. Es el caso de las rotondas.

Más allá de este comunicado en las redes sociales, la DGT advierte a los conductores que no activar los intermitentes cuando es obligatorio está considerado como una infracción de tipo grave, por lo que conlleva una multa de 200 euros. Así lo recoge el artículo 57 del Reglamento General de Circulación.

De forma general, la práctica más recomendable al acceder a una rotonda es circular por el exterior. No obstante, si vamos a cambiar de sentido o a hacer un recorrido largo en la glorieta, lo más aconsejable es utilizar los carriles interiores.

Maniobras que hay que señalizar siempre con el uso de los intermitentes

Las incorporaciones a la circulación son otro de los casos que requieren intermitentes activados, bien desde parado (salir de un estacionamiento), o bien en movimiento (entrar a una autovía). Una incorporación bien señalizada facilita la circulación a quienes ya están en la vía y puede facilitar la maniobra a quienes pretender acceder a ella. También durante una maniobra de adelantamiento es fundamental activar los indicadores. Como lo es el cambio de carril de cualquier vehículo y muy en especial las motocicletas, más ágiles e inestables y que pueden sorprender peligrosamente a los demás.