Cinco trucos para limpiar tu furgoneta camper y dejarla como nueva

Limpieza furgoneta camper
Nicolás Merino
Nicolás Merino
Con estas recomendaciones, que también se aplican a las autocaravanas, podrás disfrutar durante más tiempo de tu furgoneta camper.

Ver que tus cuidados han servido para que tu autocaravana o furgoneta camper luzca como nueva, es uno de los momentos que más satisfacción puede generarte como propietarios. Y para llegar a ese punto, la limpieza de nuestros compañeros de aventuras, tanto por dentro como fuera, es un punto clave. No sólo para la higiene de sus ocupantes, sino para garantizar el correcto funcionamiento de determinados elementos y, en especial, para la conservación de elementos del exterior.

Así las cosas, la empresa del alquiler de autocaravanas y furgonetas camper, Indie Campers, nos ofrece una serie de consejos para cuidar de la mejor manera posible estos vehículos. Unas de sus primeras recomendaciones es no utilizar un túnel de lavado, ya que puede causar daños en la pintura, además de que el agua puede entrar por zonas como las rejillas de ventilación de gas o las campanas extractoras.

6 empresas para camperizar tu furgoneta en España

Dacia Sandman, una camper low-cost para los más aventureros por poco más de 17.000 euros

Lava tu camper siempre a mano

Limpieza furgoneta camper

Hazlo siempre a mano. Preferiblemente, en un día nublado (o a la sombra) para que el sol no seque las gotas de agua en la carrocería. Tras haber eliminado la suciedad, lo mejor es aplicar una capa de cera para prevenir la pintura de futuras erosiones. A continuación os dejamos con los cinco pasos básicos.

  • Enjuaga la carrocería de la furgoneta camper: Como te hemos dicho, este paso es fundamental para quietar todas la suciedad exterior, Asegúrate de hacerlo bien, ya que cuando emplees un bayeta de microfibra, si no has quitado bien la suciedad, puedes arañar la pintura. Lo mejor es emplear una manguera de alta presión.
  • Pon énfasis en el techo: Como en todas las limpiezas, empezar de arriba a abajo te ahorrará trabajo. Por eso, debes empezar por el techo, una de las zonas donde más suciedad se acumula. Usa una escalera (nunca te subas en el propio techo) para garantizar que puedes limpiar bien toda la zona. Si la suciedad no se quita, usa champús de carrocería específicos y vuelve a aclarar.
  • Los laterales: Puedes usar un guante de microfibra o un pincel, pero nunca una esponja, ya que la suciedad puede penetrar por sus poros y dañar la pintura. Es recomendable tener una mezcla de agua y champú para carrocerías. Una vez realizado, debes aclarar con agua y, para un resultado óptimo, aplicar una capa de cera. Tienes dos opciones: cera convencional, que tarda más en aplicarse, pero deja un mejor acabado, o bien, cera líquida, que es más fácil de aplicar pero no tan buena.
  • Los cristales y los espejos: Tener limpios estos elementos incurre en una mejor visibilidad. Como siempre, asegúrate de que no hay suciedad en dichas superficies antes de pasar el paño de microfibra. Puedes usar productos específicos para limpiar cristales o espejos o una mezcla de estos disueltos en agua. Cuando estén a punto de secarse, repasa la zona con una gamuza sintética para evitar la aparición de manchas blancas.
  • Las llantas y las neumáticos: Si has realizado una limpieza de arriba a abajo, los últimos elementos que te quedan son las llantas y los neumáticos. Puedes emplear descontaminante férrico para las llantas, repasarlas con un cepillo unos segundos y aplicar agua. Para los neumáticos, con el cepillo aclarado, basta con un poco de jabón para dejar las gomas como si fueran nuevas.