El primero de los diez Bugatti Centodieci que se fabricarán ya duerme en el garaje de su afortunado propietario

El primero de los diez Bugatti Centodieci que se fabricarán ya duerme en el garaje de su afortunado propietario
El primero de los diez Bugatti Centodieci que se fabricarán ya duerme en el garaje de su afortunado propietario
Javier Jiménez
Javier Jiménez
Después de un extenso programa de pruebas que ha durado más de dos años, la firma de Molsheim acaba de hacer entrega del primer Bugatti Centodieci, un espectacular hiperdeportivo valorado en ocho millones de euros que presenta un diseño inspirado en el mítico Bugatti EB110.

Después de superar con éxito un complejo plan de desarrollo formado por pruebas en carreteras y pista durante más de 50.000 kilómetros, afinar su aerodinámica en el túnel de viento y poner a prueba su comportamiento en temperaturas extremas, el Bugatti Centodieci al fin está listo para llegar a manos de sus afortunados propietarios. La firma alsaciana acaba de entregar el primero de diez ejemplares que serán producidos.

El primero de los diez Bugatti Centodieci que se fabricarán ya duerme en el garaje de su afortunado propietario

Al igual que el primer Bugatti EB110, el nuevo Centodieci presenta una carrocería en el icónico color Fabrica Blu, que se combina con unas llantas acabadas en color plateado. El coche ha sido fabricado en la planta de Campogalliano (Italia). Como curiosidad, el propietario de la primera unidad del Centodieci también posee un EB110 GT acabado en los mismos colores. Tal y como sucede en otros modelos de serie limitada, como el Divo y La Voiture Noire, el Centodieci se basa, en gran medida, en un Chiron. Más allá de su imagen arrebatadora, Bugatti ha aligerado el peso del conjunto en 20 kg respecto al modelo citado.

El primero de los diez Bugatti Centodieci que se fabricarán ya duerme en el garaje de su afortunado propietario

De puertas para adentro, el exclusivo Bugatti Centodieci luce un interior lujoso y deportivo con un patrón acolchado a cuadros que cubre la superficie de los asientos, el techo, los paneles de las puertas, la consola central y las alfombrillas. Según afirma la propia marca, se necesitan alrededor de 16 semanas para completar el montaje de todos los elementos del interior del coche. Solo en los asientos, los ingenieros emplean un día completo para certificar que todo se encuentra ajustado al milímetros.

En el plano mecánico, el Centodieci sigue confiando en el W16 de 8.0 litros y cuatro turbos ya presente en el Chiron. En este caso, ha sido actualizado para ofrecer una potencia total de 1.600 CV (100 CV más que el Chiron). Con estas prestaciones, puede completar el 0 a 100 km/h en 2,4 segundos, el 0 a 200 km/h en 6,1 segundos y el 0 a 300 km/h en 13,1 segundos. Alcanza un pico máximo de 380 km/h.

El primero de los diez Bugatti Centodieci que se fabricarán ya duerme en el garaje de su afortunado propietario

Christophe Piochon, presidente de Bugatti Automobiles, ha comentado lo siguiente: “En Bugatti estamos orgullosos de haber completado y entregado el primer Centodieci, el último modelo de Bugatti. El Centodieci se basa en el exitoso linaje de 110 años de diseño y rendimiento excepcionales de Ettore Bugatti, al tiempo que revive la memoria de la historia reciente de la marca. El EB110, construido por Romano Artioli en Italia, fue un camino crítico para el restablecimiento de Bugatti en 1998. Después de dos años de desarrollo incesante, hemos refinado el Centodieci al estándar que nuestros clientes esperan de todos los modelos de Bugatti. Nuestros diseñadores e ingenieros vierten la misma pasión y deseo de perfección en los pocos modelos de la marca que en las unidades de producción en serie de Bugatti”.