Cómo tiene que ser un buen coche familiar de 7 plazas

7plazas01
Cómo tiene que ser un buen coche familiar de 7 plazas
Miguel Tineo
Miguel Tineo
Acertar en la compra de un modelo de siete plazas no es una tarea sencilla. Hay SUV´s, monovolúmenes, derivados de comerciales, con mucho maletero, con siete plazas sólo de emergencia... Te contamos qué debe tener un buen coche de siete plazas.


Si tu necesidad de llevar hasta siete personas es real -es decir, que no vas a hacer un uso esporádico de la tercera fila de asientos; en este caso lo mejor quizá sería alquilar un coche en momentos puntuales-, lo ideal será que optes por un vehículo que tenga, al menos, 4,6 metros de largo. Te contamos los aspectos en los que debes fijarte:

1. Súbete y prueba

como elegir un coche de 7 plazas

Para saber si una tercera fila es buena te debes fijar en:

  • Cómo quedan posicionadas las rodillas; cuanto más por debajo de la línea de la cintura, mejor.
  • Que la banqueta y el respaldo tengan un tamaño lo más parecido a los asientos del resto de filas. Muchas veces ocurre que el respaldo o la banqueta son más pequeñas de lo normal.
  • Que exista hueco para la cabeza La altura limita el uso de la tercera fila, y muchas veces sólo las pueden ocupar niños o adultos de estatura baja.
  • Que puedas guardar la bandeja del maletero cuando despliegues las siete plazas, pues de lo contrario tendrás que dejarla en tu casa. Jamás circules con alguien en la tercera fila y la bandeja colocada ya que, en caso de accidente por alcance, es muy peligroso.
  • Que el acceso sea cómodo Lo normal es que los dos asientos laterales de la fila central se puedan reclinar y desplazar hacia delante como los asientos delanteros de un coche de tres puertas. Sin embargo, en muchos casos, la mayor altura de la carrocería y el menor espacio que queda para entrar hacia la zona posterior, puede suponer un obstáculo insalvable para alguien que no sea un niño o una persona pequeña y ágil.

2. El maletero, fundamental

como elegir un coche de 7 plazas

Lo ideal es disponer de un mínimo de 600 litros de maletero cuando se circula con cinco plazas y más de 200 litros con las siete ocupadas. No obstante, esto no suele ser lo habitual; por ejemplo, en un Ford Grand C-Max el tamaño pasa de 475 litros a sólo 92 litros.

Además de la capacidad, es muy importante que el maletero tenga unas formas regulares para colocar con más facilidad todo tipo de objetos. Por eso, fíjate en que el suelo sea plano, que los pasos de rueda no sean demasiado intrusivos o que no quedan huecos entre los asientos de la tercera fila cuando estos se abaten -si se meten pequeños objetos ahí, puede ser difícil volver a sacarlos… y hasta encontrarlos-. La boca de carga debe estar lo más cercana al suelo posible para que te cueste menos introducir en el maletero los objetos pesados. En un monovolumen o en un derivado de comercial suele estar más baja que en un SUV, que tiene una carrocería más alta.

Si tienes niños pequeños, ten en cuenta que los carritos de bebé actuales ocupan mucho espacio, por lo que es conveniente que te lo lleves al concesionario para comprobar que la capacidad del maletero ‘te vale’. Otro buen detalle es que el maletero cuente con algún punto donde poder fijar una red para sujetar los bultos y que, así, no se desplacen con los movimientos del coche.

Si la capacidad del portaequipajes hasta la bandeja te resulta insuficiente, cárgalo hasta el techo. Eso sí, deberás montar una red de seguridad -casi todas las marcas la ofrecen como opción; desde 150 euros- para que el equipaje no se desplace en caso de frenada o impacto y sólo podrás poner cosas de muy poco peso: chaquetas, cojines… También puede ser útil la apertura eléctrica del portón, sobre todo si te permite abrirlo pasando el pie por debajo del parachoques trasero: algo que ofrecen marcas como Volkswagen, Ford y BMW.

3. No te olvides de…

como elegir un coche de 7 plazas

  • Mira que los asientos delanteros no lleven reposacabezas integrados, ya que te será más difícil acoplar soportes para DVD, tablets, bolsa portaobjetos…
  • Al hilo de esto, es interesante contar con pantallas integradas para llevar a los niños entretenidos con sus películas o series favoritas. Suelen ir insertadas en la parte posterior de los reposacabezas delanteros. Ahora bien, suelen ser caras -a partir de unos 1.000 euros-.
  • Algunos modelos disponen de unos mandos en la zona del maletero para abatir los asientos. Es un elemento cómodo a la hora de aprovechar todo el espacio del habitáculo.
  • Los anclajes Isofix son la opción más segura para instalar una sillita en el coche. Lo más habitual es que un coche moderno los lleve en las plazas traseras laterales y en la delantera derecha, pero en los de siete plazas también es común que los tengan las dos butacas de la tercera fila y, si los asientos de la segunda fila son independientes, también suele llevarlo la plaza central.
  • Las barras en el techo son muy útiles para llevar un baúl donde meter más equipaje o cualquier objeto amarrado por pulpos. Si no son de serie, cuestan desde unos 150 euros.
  • Fíjate en la iluminación interior; no viene mal contar con varios puntos de luz en la parte trasera para que los niños se puedan entretener, por ejemplo, leyendo un libro en un viaje nocturno.
  • Para que el asiento central de la segunda fila sea lo más cómodo posible es importante que, además de ser del mismo tamaño que el resto, el túnel de transmisión no sobresalga del piso del vehículo… y así no tener que flexionar en exceso las rodillas.
  • Las conexiones de mechero deberían estar en la máxima cantidad de sitios posible, incluso en la parte trasera y el maletero. Son muy útiles, aparte de para cargar todo tipo de aparatos electrónicos, para enchufar una nevera portátil y conservar fresca la bebida…
  • Tintado/cortinillas: En muchos coches vienen de serie los cristales oscurecidos. Si además añades cortinillas integradas, mejor para mantener una temperatura adecuada en la parte trasera en días calurosos. Los techos panorámicos son muy atractivos, pero son caros, suelen generar ruidos por mal ajuste y en verano pueden hacer que el interior del coche sea una sartén.
  • Las salidas de aire traseras suelen ir integradas en la parte posterior del reposabrazos delantero o en los montantes laterales y sirven para que la parte trasera del coche alcance la temperatura seleccionada en el climatizador mucho más rápido. Si cuenta con regulación de temperatura independiente, mucho mejor -climatizador trizona, a partir de unos 400 euros-.
  • En la zona del retrovisor interior, algunos coches llevan un pequeño espejo orientable para poder ver con facilidad a los ocupantes de las plazas traseras sin tener que girar la cabeza -de esta forma, se evitan distracciones innecesarias-.
  • El número de huecos portaobjetos es importante, pero lo es más todavía que sean de un tamaño generoso, sobre todo la guantera principal, las de las puertas -para que puedas llevar botellas de 1,5 litros, al menos- y los de la consola central -para dejar llaves, la cartera…-. También es muy interesante contar con redes de sujeción en los respaldos delanteros o en los propios laterales del asiento, e incluso con huecos con tapa bajo el suelo.
  • Fíjate en si el respaldo de los asientos delanteros cuenta con mesas plegables, y dispones de cajones para guardar objetos debajo de las banquetas de la primera y la segunda fila.

4. Ojo a la tapicería

como elegir un coche de 7 plazas

Escoge una tapicería de colores oscuros, ya que es más sufrida a la hora de mancharse. Según Paco Arreciado, de la empresa de Retailing Blackdetail.net, «para viajar con niños, lo más cómodo es elegir un vehículo con tapicería de piel -siempre que se trate de un cuero ´normal´; no de pieles especiales de vehículos de alta gama-. Resulta mucho más resistente de lo que la gente piensa a priori y, sobre todo, es mucho más fácil de limpiar que una tapicería de tela, en las que las manchas líquidas pueden llegar a traspasar el tejido y alojarse en la espuma interior del asiento, provocando malos olores».

5. Mejor con asientos independientes

como elegir un coche de 7 plazas

Lo ideal es que la segunda fila cuente con asientos individuales del mismo tamaño para que quepan hasta tres sillas, alzadores… Es habitual en monovolúmenes y vehículos derivados de comerciales, pero no en SUV´s. Además, es importante contar con una banqueta trasera corredera, que permite ‘jugar’ con el espacio para las piernas o el maletero y evita que los niños golpeen con los pies en los asientos delanteros. Por otro lado, siempre viene bien que los asientos se puedan abatir -fíjate que la operación resulte sencilla- y se quede una superficie plana para tener más espacio de carga.

6. ¿Y las puertas?

como elegir un coche de 7 plazas

La mayoría de los modelos cuentan con puertas convencionales. En este caso, debes de tener en cuenta que tengan un buen ángulo de apertura -cuanto más cercano a 90 grados, mejor para facilitar el acceso-. No obstante, puestos a elegir, la mejor opción son las puertas laterales correderas: el hueco que dejan es enorme y se pueden abrir y cerrar en lugares estrechos con comodidad. El único problema es que pesan bastante, lo que exige estar atento cuando aparques el coche en una cuesta y vigilar que tus hijos no se pillen alguna extremidad.

Opciones a tener en cuenta: La llave de acceso manos libres -a partir de 200 euros- facilita la apertura y cierre del coche con apenas tocar un botón o un sensor en la maneta. Es muy útil cuando vas cargado, llevas la llave perdida en el bolso… En el caso de elegir puertas correderas, contempla que sean de apertura eléctrica -a partir de unos 500 euros-.

Ojo con… Si tienes niños pequeños, asegúrate de que las puertas y ventanillas traseras tienen bloqueo -si se puede realizar de forma eléctrica desde la botonera de la puerta del conductor, mucho mejor-.