Con un presupuesto de 2,5 millones de euros

España quiere impulsar la infraestructura del coche eléctrico y el vehículo autónomo

fomento
España quiere impulsar la infraestructura del coche eléctrico y el vehículo autónomo
Antonio Moraleja
Antonio Moraleja
El Ministerio de Fomento ha presentado un plan de innovación a tres años (2017-2020) que, entre sus medidas más importantes, cuenta con un presupuesto de 2,5 millones de euros para impulsar la infraestructura del coche eléctrico y el vehículo autónomo.


El futuro de la automoción pasa, irremediablemente, por el vehículo eléctrico y los coches autónomos. España lo sabe y no quiere quedarse atrás con respecto al resto de Europa en lo que se refiere a la propia industria automotriz. Por eso, el Ministerio de Fomento un nuevo Plan Nacional de Infraestructura para el Vehículo Eléctrico y otros Vehículos con Energías Alternativas, así como en la estandarización técnica para el desarrollo del marco legal del vehículo autónomo y en la creación del Libro Blanco de la Ética del vehículo autónomo.

Este importante proyecto en pro del uso del coche eléctrico y la llegada a las carreteras españolas del vehículo autónomo contará con un presupuesto total de 50 millones de euros, aunque solo 2,5 millones irán destinados específicamente a estos dos nuevos aspectos. El resto de la inversión irá destinada a digitalizar e interconectar todos los modos de transporte del país.

Los 2,5 millones de euros se repartirán de la siguiente manera. En lo relativo a la infraestructura de vehículo eléctrico y alternativo, la inversión de 1,3 millones de euros tendrá por objetivo establecer las bases competenciales y normativas para la definición y el diseño de la red de infraestructura necesaria para el despliegue del vehículo eléctrico y de otros modelos con energías alternativas.Coche eléctrico y autónomo

Fomento también destinará 400.000 euros en dicho período en la estandarización técnica para el desarrollo del marco legal del coche autónomo, con el fin de definir estándares y normativa para regular este tipo de movilidad, además de para asegurar la interoperabilidad de los sistemas y para ofrecer una guía a los fabricantes y usuarios.

Por último, se recoge un presupuesto de 800.000 euros para la creación del Libro Blanco de la Ética del Vehículo autónomo que servirá para definir la línea de acción de las decisiones morales y de seguridad que debe aplicar el vehículo autónomo para su incorporación a la circulación.