Estrena nuevo diseño

La aplicación Electromaps se renueva al completo

nueva electromaps apertura
La aplicación Electromaps se renueva al completo
Álvaro Sauras
Álvaro Sauras
Electromaps es, probablemente, la aplicación más importante para cualquier propietario o usuario de coches eléctricos... y acaba de experimentar una renovación total de interfaz para ser más útil e intuitiva.

Por si no la conoces, contarte que Electromaps es una aplicación colaborativa para la localización de puntos de carga que también permite la aplicación de muchos de estos puntos. Creada en 2009 en España por Xavier Cañadell y Jordi Rodríguez, actualmente ofrece información sobre más de 100.000 puntos de carga repartidos por 120 países. Está disponible tanto para Android (en el market de Google Play) como para iOS (en la Apple Store).

Se trata de una aplicación clave para poder viajar con un coche eléctrico porque recoge información procedente de los propios usuarios y muy actualizada. Gracias a Electromaps, un usuario puede saber qué puntos de carga va a encontrar a lo largo de su recorrido, sus características, así como confirmar su operatividad.

Conscientes de su importancia estratégica, la también española Wallbox adquirió Electromaps en el año 2020. De esta forma, Wallbox incorporó la recarga pública a su cartera de productos… aunque la guía de puntos de carga por antonomasia sigue una evolución y crecimiento independiente.

Electromaps-ejemplos-informacion
Ejemplo de los tipos de información que se ofrecen sobre los puntos

La ‘nueva’ Electromaps

El primer cambio que ha acometido Electromaps ha sido la renovación de la imagen corporativa. Se trata de algo poco relevante de cara a la funcionalidad (incluso banal, desde el punto de vista del usuario), pero se traduce en un nuevo logotipo (el viejo y algo abigarrado «electromaps» escrito en caligrafía da lugar a una sola «e» que ya no está tumbada y a una escritura en mayúsculas) y en un cambio en el tono de verde.

En cuanto a las funciones clave, la aplicación las mantiene todas… aunque ha cambiado un poco la manera de acceder a algunas de ellas, y otras se han ampliado.

Así, mientras que en la ‘antigua’ Electromaps se accedía a toda la información de los puntos ‘de golpe’, y mediante un largo scroll o deslizamiento vertical, en la nueva aplicación vas a encontrar los cuatro apartados independientes que ves arriba: información sobre los conectores, información general del punto, fotos de los usuarios… y la más importante de todas, las opiniones más recientes, donde podrás comprobar si el punto ha funcionado recientemente y cual es su historial de fiabilidad.

En general, si los últimos tres o cuatro usuarios de Electromaps cuentan que el punto ha funcionado, y se trata de valoraciones con menos de una semana de antigüedad, podrías atreverte a apostar de que el punto va a funcionar cuando llegues con tu coche.

ejemplos de funciones 1
De izquierda a derecha, perfil personal, historial de recargas, menú para agregar un nuevo punto y ventana de filtros de búsqueda.

Se acabó el prepago

Otro de los cambios es que ya no tendrás que recargar un ‘monedero virtual’ de cara a pagar tus recargas, sino que los cargos se realizarán en tiempo real en tu tarjeta de crédito registrada. De esta manera, te evitas que se acumulen ‘bolsas de dinero’ bloqueado, como nos ha ocurrido a nosotros con esos 27,57 euros… que cargamos en su día, y que siguen estando disponibles, ahora bajo el epígrafe de ‘saldo promocional’.

El aspecto de otras funciones fundamentales de Electromaps también se ha mejorado, como son los menús del historial de cargas, el que permite a cualquier usuario incorporar nuevos puntos de carga o el que permite aplicar filtros en las búsquedas. Este es uno de los de los menús más importantes de Electromaps, porque permite seleccionar los puntos que se muestran en el mapa, discriminando por tipo de conector (CCS2, ChadeMo…), potencia máxima entregada (hasta 200 kW) y accesibilidad (vía pública, parquing privado, hotel, restaurante, gasolinera…).

Finalmente, y gracias a una carita sonriente que aparece junto a cada icono de punto de carga en el mapa, ahora se puede ‘intuir’ qué tal funciona ese punto. Al elegir punto de carga, eso simplifica las cosas al realizar la criba inicial, ya que antes tenías que entrar a cada uno de los puntos y, si había varios en la zona, podía resultar una labor un poco liosa.

Lo bueno, lo malo… y nuestros deseos

  • Se conservan todas las funciones clave conocidas.
  • Interfaz modernizado.
  • Es posible hacerse una idea de la ‘salud del punto’ de un vistazo.
  • Puedes activar muchos puntos gratuitos.
  • Ofrecen un llavero RFID para no depender del móvil.
  • Ha desaparecido el monedero virtual.
  • Con frecuencia, las tarifas con Electromaps son más elevadas que con la app ‘nativa’ del operador.
  • Cuesta acostumbrarse a que la información de los puntos aparezca en cuatro apartados independientes.
  • Acceder a la información requiere registro.
  • Un filtro para elegir la tensión del punto del carga (por ejemplo, «Nivel L: hasta 1000 voltios»).
  • Que se puedan activar cargadores sin estar junto a ellos.

En definitiva, desde Autofácil recomendamos encarecidamente el empleo de Electromaps a la hora de moverse en coche eléctrico. Como guía sobre puntos de carga, es la mejor del mercado, con muchísimas diferencia, ofreciendo información más fiable que la recogida por los propios operadores (es frecuente que un operador como, por ejemplo, Endesa X, diga en su app que un punto ya está en servicio… y tengas que recurrir a Electromaps para descubrir que aún no está activado).

Como agregador de puntos de carga (es decir, como app que permite activar puntos de distintos operadores) tiene sus pros y sus contras. Existen muchos puntos de carga en corriente alterna gratuitos y activables a través de Electromaps. Y es una aplicación que también permite activar muchos puntos de pago. Y, aunque la tarifa pueda ser un poco más elevada que la oficial, es posible que consideres que, para un uso puntual, el ahorro en términos de bajarte una aplicación oficial (otra más…), abrirte una cuenta, compartir los datos de tu tarjeta, etc… no justifica el pequeño ahorro que vas a conseguir.