¿Pagarías 47,6 millones de euros por un coche? Es lo que ha costado el Ferrari 250 GTO más caro jamás subastado

Enrique Espinós
Enrique Espinós
Ya te lo anunciamos el pasado agosto. El 13 de noviembre RM Sotheby´s subastaba un Ferrari 250 GTO de lo más especial… que podría llegar a alcanzar los 60 millones de dólares. Finalmente, se ha quedado en 51,7 millones de dólares o 47, 6 millones de euros… lo que le ha valido para ser el Ferrari más caro jamás subastado.

Vale, no llegará a ser el coche más caro jamás subastado (este honor corresponde a uno de los dos únicos Mercedes-Benz 300 SLR existentes, subastado en 2022), pero un Ferrari 250 GTO de 1962 se acaba de convertir, nada más y nada menos que en el Ferrari más caro jamás subastado.

Es cierto que, si bien el responsable de la subasta, la casa RM Sotheby´s, esperaba adjudicarlo por un precio cercano a los 60 millones de dólares (55,3 millones de euros), finalmente, el coche ha sido adjudicado a un comprador anónimo por `sólo’ 51,7 millones de dólares o, lo que es lo mismo, 47,6 millones de euros.

Si quieres un coche nuevo con descuento, haz click aquí

Esa cifra le convierte, como señalábamos, en el Ferrari más caro jamás subastado. Porque, aunque en 2018, un multimillonario norteamericano, el CEO de la empresa WeatherTech, pagó cerca de 70 millones de euros por otra unidad de los únicos 36 Ferrari GTO; aquella transacción fue más bien una venta privada y no una subasta.

ferrari 250 GTO trasera e1692608801849

Un Ferrari 250 GTO llamado «El único»

Sea como fuere, el Ferrari 250 GTO protagonista de esta noticia cuenta con muchos argumentos para ser el Ferrari más caro jamás subastado. De entrada, es uno de los únicos 36 Ferrrari 250 GTO fabricados por la marca del cavallino rampante entre 1962 y 1964; todos ellos destinados a competición. Pero aún hay mucho más, y es que esta unidad fue la única que se quedó la propia Scudería Ferrari e hizo competir con sus colores. El resto de Ferrari 250 GTO se vendieron a equipos o a pilotos privados. Es por ello que desde RM Sotheby´s no dudan en referirse a esta unidad como “El único”.

Hay que recordar que los Ferrari 250 GTO equipaban un motor V12 de 3.0 L proveniente del Ferrari 250 Testa Rossa; que, alimentado por hasta seis carburadores Weber de doble cuerpo, otorgaba 300 CV a 7.500 rpm y 294 Nm de par a 5.500 vueltas.

ferrari 250 GTO motor e1692608693534

Unido a una caja manual de cinco velocidades y la tracción trasera, ese motor propulsaba al 250 GTO hasta los 280 km/h aunque, curiosamente, y como estos deportivos fueron creados por y para la competición, su habitáculo era tan espartano que no contaba siquiera con un cuentakilómetros y sus asientos, por supuesto, estaban tapizados en tela.

Pero si hablamos de la unidad subastada, también hay que destacar que su palmarés incluye un segundo puesto en los 1.000 km de Nürburgring en 1962, así como la participación en las 24 Horas de Le Mans de ese mismo año. Aunque, este Ferrari 250 GTO, que en aquella prueba fue conducido por Lorenzo Bandini y Mike Parkes, no terminó la famosa carrera.

Esta cantidad le situaría por encima de otro GTO, subastado asimismo por RM Sothebys que, en 2018, alcanzó un precio final de 45 millones de dólares (en aquel entonces, más de 48 millones de euros).

Una vez finalizada su vida en competición, a finales de 1962, Ferrari vendió ese coche a un piloto italiano llamado Pietro Ferraro; y en los siguientes años fue pasando de mano en mano; aunque siempre se fue vendiendo a pilotos más o menos profesionales.

ferrari 250 GTO interior 2 e1692608901310

Finalmente, en 1974, el coche llegaría a manos de Fred Leydorf, un directivo del Ferrari Club Of América, quien lo mantendría en su poder hasta que, en 1985, se lo vendió a un coleccionista particular de Ohio, Jim Jaeger, quien lo ha tenido hasta ahora.

Desde luego, Jaeger hizo un buen negocio, porque aunque a lo largo de estos años ha restaurado el coche de manera exhaustiva e impecable, hace 38 años pagó ‘únicamente’ medio millón de dólares por él.