La marca va a seguir apostando por lo mismo que la ha llevado al éxito

Aquí está el verdadero secreto del éxito de Dacia (y no es el precio)

dacia duster 2023 1
Aquí está el verdadero secreto del éxito de Dacia (y no es el precio)
Miguel Tineo
Miguel Tineo
Cuando uno piensa en Dacia, lo primero que se viene a la venta es que se trata de un coche barato. Pero, en realidad, esa es una visión demasiado superficial. Hemos hablado con ellos y eso nos ha permitido entender mejor su personalidad.

La globalización tiene muchas cosas buenas pero, también, tiene sus aspectos negativos. Sin entrar a hacer una estúpida tesis doctoral al respecto, se puede decir que, en el caso de los grupos automovilísticos, esto de la globalización ha hecho que nos encontremos con diferentes marcas que hacen coches idénticos para compartir motores y plataformas. Sólo cambia el diseño y la marca.

Y eso puede estar bien desde el punto de vista de los costes de producción y desarrollo, pero quizá sea un error que esos mismos coches sean rivales entre sí. O no. Ellos sabrán si les salen las cuentas o no.

Dacia Sandero Stepway


La cuestión es que, en la Alianza Renault-Nissan-Mitsubishi, cada uno tiene muy claro cuál es su mercado objetivo y, aunque compartan muchas cosas entre sí, sus productos no están pensados para que rivalicen entre sí de una forma tan directa cómo sí ocurre en otros grupos.

Dacia es un claro ejemplo de ello. Sería muy fácil para ellos ir a la nevera, abrirla y tomar la plataforma de un Clio con todas sus posibilidades de equipamiento y toda su gama de motores para hacer un Dacia Sandero mejor que el que conocemos ahora. Pero, sin duda, el precio del coche subiría. No sería tan caro como el Clio, pero no quedaría lejos. Y, en vez de tener dos productos tan diferenciados como lo están ahora y para un público tan diferente, tendrían básicamente lo mismo con otro diseño y ligeras diferencias en puesta a punto o cosas así.

Dacia Sandero 2021


Así que, durante el evento Dacia Talks organizado por la marca en España, Francisco Hidalgo, director general de Dacia Iberia, realizó una reflexión que me pareció muy lógica e interesante sobre el verdadero secreto de Dacia. Básicamente, se reduce a un concepto: el secreto no es el precio, es el peso.

¿Pero qué dices? ¿El peso? Sí, el peso. Eso es lo que, en realidad, después les permite ofrecer un producto a un precio muy bueno. ¿Cómo? La cosa empieza en el mismo momento en el que se elige la plataforma, que en el caso de los Dacia como el Sandero o el Jogger es la CMF-B LS del Grupo. ¿Qué es eso de LS? Pues son las siglas de Low Specifications, mientras que un Clio, por ejemplo, emplea la CMF-B HS (High Specifications). Estructuralmente, ambas son iguales, pero la HS está preparada para incorporar sistemas que la LS no puede llevar. Y que, en el caso del cliente de un Dacia, no suelen ser relevantes. ¿Un ejemplo? El sistema de aparcamiento automático, o algunos sistemas de ayuda a la conducción de los más avanzados.

Dicen en Dacia que ellos ofrecen a sus clientes las posibilidades de equipamiento que ellos les demandan y que, en la marca, saben que va n a utilizar. “Si hay un solo sistema en un Dacia que el cliente no va a usar nunca, es que estamos haciendo mal nuestro trabajo”, nos comentaba Hidalgo.

La elección de la plataforma es, por tanto, fundamental para todo lo que sigue. Menos elementos significa menos peso, y eso permite también contar con motores más pequeños y eficientes que puedan mover al conjunto con suficiente soltura. Y eso, también, sigue ayudando a que el peso sea más bajo, pues no es lo mismo llevar un motor tricilíndrico de 1.0 litros que un cuatro cilindros de 1.6 litros, por ejemplo.

Dacia Duster 2023

Que el motor sea más pequeño y que el conjunto sea más ligero también ayuda a que el coche consuma menos y, por tanto, también emita menos. Y eso, más allá del coste diario de kilometraje, afecta directamente a la tasa de emisiones del coche, algo que a su vez está directamente relacionado con cosas como las multas que impone la UE por emisiones o, incluso, el impuesto de circulación en países como el nuestro.

Lógicamente, si sumamos todo esto, entendemos mejor por qué el precio del Dacia puede ser bastante más bajo que el de un Clio equivalente. Después ya se pueden valorar otras cosas, como la propia estrategia de la marca, el bajo gasto en márketing, el bajo margen que le pueda quedar al concesionario o que sus revisiones no sean precisamente baratas (hay que tener en cuenta que la posventa deja más margen al concesionario/taller que la venta directa del coche). Pero, si partiésemos de una plataforma más equipada y pesada, toda la cadena se complicaría y, finalmente, el precio no podría ser el que es.