Los coches de la boda real entre Harry y Meghan

14 Los coches de la boda real entre Harry y Meghan
Los coches de la boda real entre Harry y Meghan
Álvaro Ruiz
Álvaro Ruiz
El enlace real entre el Príncpe Harry y Meghan Markle ha dado mucho que hablar en el plano automovilístico. Repasamos los coches que protagonizaron la boda de la familia real británica, algunos de ellos son auténticas joyas de la automoción.


Una boda real siempre es motivo para hablar de moda, sobre todo si hablamos de la realeza británica, pero Reino Unido no solo es popular por sus sastres, sino que también presume de una potente industria automotriz. Como no podía ser de otra manera, el enlace entre Harry y Meghan ha sido una buena muestra de las últimas tendencias, aunque más allá de los vestidos, los trajes y las pamelas, también ha servido para sacar a pasear alguna que otra joya de la automoción británica.

La familia real británica ya ha demostrado su buen gusto a la hora de elegir coche en más de una ocasión, pero un evento de estas características siempre es motivo para lucir sus mejores joyas. Por supuesto, no faltaron los Range Rover blindados para garantizar la seguridad del Príncipe Harry, Meghan Markle y los invitados, pero también pudimos ver otros modelos menos habituales en cualquier cita real.

Uno de ellos fue el Jaguar E-Type Zero en el que se montaron los recién casados después del enlace. Se basa en el Jaguar E-Type roadster de 1968, pero bajo su bonita carrocería se esconde un sistema de propulsión eléctrico y un interior equipado con la última tecnología en el que no falta la instrumentación digital o una pantalla táctil multifunción de grandes dimensiones.

Jaguar E-Type ZeroDe esta forma, el nieto de la Reina y su mujer pudieron disfrutar de uno de los clásicos ingleses más representativos con la ventaja de respetar el medio ambiente gracias a sus cero emisiones. El descapotable biplaza tampoco se queda atrás en el apartado de prestaciones, puesto que solo necesita 5,5 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h y cuenta con una autonomía de 270 km. A modo de curiosidad, cabe destacar que su matrícula señala la fecha de la boda: 19 de mayo de 2018.

Exclusividad y estilo británico

Rolls-Royce Phantom IVOtro de los coches que pudimos ver en el enlace fue el Rolls-Royce Phantom IV con el que acudió la novia al Castillo de Windsor. Se trata de la primera unidad de las 18 que fueron construidas y su carrocería fue diseñada por el especialista Mulliner. Como pudimos ver, se encuentra en un estado de conservación excepcional.

Un habitual de cualquier evento de la realeza británica es el Bentley State Limousine de Elisabeth II. Es un modelo expresamente creado para la Reina y se diferencia del Bentley Arnage R en el que está basado por la altura elevada de su techo. Está equipado con un motor V8 de 6.75 litros que produce 400 CV, suficiente para que, con sus 6,22 metros de longitud, alcance una velocidad máxima de 210 km/h. Solo se fabricaron dos unidades de este Bentley, por lo que es todavía más exclusivo que el Rolls-Royce Phantom IV de Mulliner.

Mini Royal WeddingAunque también pudimos ver algún que otro Mercedes Clase V, llamó más la atención el Mini expresamente creado para la boda real. Este one-off se basa en el Mini Cooper S con carrocería de tres puertas y presenta una decoración exclusiva, tanto por fuera como por dentro. Los colores de la Union Jack han sido plasmados en vinilos 3D y algunos elementos de la línea Mini Your Customised celebran el evento, como los umbrales de las puertas con la frase “Mini loves you” o las luces led de los retrovisores que proyectan en el suelo la frase “Just married” -recién casados-.