Necesitaba una buena restauración

Compra un Ferrari 250 GTE y le instala un motor americano

ferrari2 5
Compra un Ferrari 250 GTE y le instala un motor americano
Victor Delgado
Victor Delgado
Este hombre compró un Ferrari 250 GTE sin motor y en unas condiciones muy malas de conservación: le ha devuelto la vida con un motor americano.


Si te preguntamos sobre uno de los coches de cuatro plazas más representativos de la marca italiana Ferrari, seguro que se te viene a la cabeza el 250 GTE. De hecho, fue el primer modelo de la firma del Cavallino Rampante en disponer de cuatro asientos. Para ello situó su motor V12 de 3.0 litros y 240 CV en una posición más delantera de lo común. Por lo tanto, se trata de un clásico muy codiciado actualmente: el precio de algunas unidades se ha situado cercano al medio millón de euros.

El protagonista de esta historia es Gary Briggs, un hombre de California -Estados Unidos-, que vio a la venta un ejemplar del Ferrari 250 GTE a un precio excepcionalmente bajo. En un primer momento pensó que se trataba de una réplica; sin embargo, el ´problema´ no era ese, sino que se encontraba en un estado deplorable y sin motor. Aun así, eso no le asustó y acabó comprando un coche cuya restauración le serviría de entretenimiento tras jubilarse. ¿El resultado? Ha sido su padre, con 80 años de edad, el encargado principal de realizar a este italiano un buen lavado de cara.

Ferrari 250 GTE en mal estado

La mejora más llamativa la encontramos en su motor. Para que pudiera recorrer las carreteras de nuevo se le instaló una mecánica de origen Chevrolet -del modelo 383- con ocho cilindros en disposición de V y 6.3 litros. Éste va asociado a una caja de cambios Tremec manual de cinco velocidades y, según las especificaciones del fabricante norteamericano, entrega una potencia de 320 CV y un par motor máximo de 600 Nm.

Lo más sorprendente de todo es que este hombre de 80 años ha tardado tan solo dos años en darle una segunda oportunidad al deportivo italiano, que después de ver las condiciones en las que estaba en la foto que ilustra este artículo, resulta un espacio de tiempo bastante corto. Por último, este aficionado a los clásicos también dispone en su garaje de un ´aparato´ muy especial: un camión American LaFrance de 1971 en un estado impoluto. ¿Que para qué lo quiere? Para transportar sus coches.

Ferrari 250 GTE encima de un camión American LaFrance de 1971