La versión 4x4 se comercializará más adelante

Primera prueba del Fiat 500X 2019

55 Primera prueba del Fiat 500X 2019
Fotos del nuevo Fiat 500X
Pablo J. Poza
Pablo J. Poza
Más de seis décadas después de que el minimalista utilitario italiano revolucionara la historia del automóvil, Fiat sigue explotando su imagen en un todocamino que viene ahora cargado de vanguardistas novedades.


Si Dante Giacosa, el renombrado ingeniero y diseñador italiano responsable del Fiat 500 original, hubiera podido viajar en el tiempo, probablemente no se creería cómo las líneas maestras de su creación siguen vivas seis décadas después… y lo que les queda. De hecho, este renovado Fiat 500X cambia muy poco en el exterior… o, más bien, cambia bastante pero de forma muy sutil. Pero lo verdaderamente noticiable está en «las tripas».

De entada, bajo el capó encontramos una nueva gama de motores de gasolina, que conserva el 1.6 atmosférico de 110 CV como escalón de entrada y añade dos unidades de la nueva familia modular FireFly, sobrealimentada por turbocompresor: un 1.0 tricilíndrico de 120 CV y un 1.3 con un cilindro más y 30 CV extra.

Fiat 500X

Los diésel son los ya conocidos 1.3, 1.6 y 2.0, con 95, 120 y 150 CV, respectivamente. Y solo el más potente podrá pedirse asociado al sistema de tracción total, que lleva también aparejado el cambio automático ZF de nueve velocidades y engranajes planetarios acoplado mediante convertidor de par. De los nuevos motores, podemos decir que son bastante agradables. El 1.3 mueve con soltura el vehículo, si bien el cambio automático, de pares de engranajes acoplados por embragues alternos, no es todo lo suave que nos gustaría, y su lógica de actuación tampoco nos parece siempre la acertada.

Fiat 500X

Otra importante novedad de la familia 500 es la introducción de numerosos asistentes a la conducción, así como un equipo de información y entretenimiento compatible con Car Play y Android Auto. La mayoría de las ayudas electrónicas pasan desapercibidas durante la conducción, si bien el asistente que más «se manifiesta» es el que previene nuestra salida del carril. Es muy útil, en líneas generales, ya que puede salvarnos la vida si nos despistamos (que tire la primera piedra quien nunca haya «metido la rueda» en el carril que no debía), pero el problema es que a veces interviene demasiado en el volante, metiendo suficiente par como para hacernos pensar que estamos subvirando.

En cualquier caso, lo mejor de este 500X es que todos estos añadidos no han alterado su polivalencia o su habitabilidad, dos grandes virtudes de un vehículo que soporta casi cualquier tipo de uso.

 

Fiat 500X