Héroes de los rallyes: Ford Escort RS Cosworth

12 Héroes de los rallyes: Ford Escort RS Cosworth
Fotos del Ford Escort RS Cosworth

El Ford Escort RS Cosworth es uno de los mejores compactos deportivos de la historia y, a la vez, uno de los que más se parecen a un coche de rallyes. ¿Qué pasa cuando se enfrenta al Mitsubishi Lancer TME, Lancia Delta HF Integrale...?




La era del Grupo A fue curiosa para Ford y su centro de desarrollo de Boreham (Inglaterra). Tanto el Sierra RS como el XR 4×4 se usaron en los primeros años, pero el Sierra se vio obstaculizado por la tracción trasera y el XR 4×4 se vio obstaculizada por tener poca potencia. El Sierra ganó una vez con Didier Auriol en Córcega en 1988, cuando obtuvo una rara victoria en medio del dominio casi completo de Lancia. El nuevo Sierra Cosworth 4×4 apareció en 1990 (con una caja de cambios manual de siete velocidades que se trasladaría a su sucesor), pero aún era demasiado grande y pesado. Y lo que es más: en realidad era sólo una pausa, porque Boreham ya tenía planes muy ambiciosos.

Ford Sierra Cosworth

En 1988, Stuart Turner, entonces jefe de Ford Motorsport, había convencido a quienes lo rodeaban de que sería una buena idea coger la plataforma y el tren de rodaje de un prototipo Sierra Cosworth 4×4 Sierra, cortar un poco del medio y colocar la carrocería de un Escort RS Turbo a su alrededor. Al instante fue brillante.

Los ejecutivos de Ford le dieron una vuelta arriba y abajo de la autopista A12 y les encantó pero, debido a que la próxima generación de Escort estaba concebida como un tracción delantera con motores transversales, a Turner y al resto se les dijo que pensaran en algo más sensato.

Ford Escort Cosworth

Afortunadamente, después de mucha perseverancia por parte de Boreham, el Escort RS Cosworth finalmente obtuvo el visto bueno. El proyecto fue designado ACE14 –A (por el Grupo A, y CE14 era el código para el nuevo Escort Mk5) y el prototipo se conocía simple y cariñosamente como Ace.

La producción inicial de 2.500 coches de calle, el número reducido requerido para la homologación en 1993, se realizó con el enorme turbocompresor Garrett T34. Y todos tenían ese famoso alerón trasero que el diseñador Frank Stephenson pretendía que fuera aún más ancho, salvaje y con tres niveles.

Estos primeros coches también tenían (o al menos deberían haber tenido; algunos controles al azar de la FIA descubrieron lo contrario) una serie de conductos y un depósito bajo los asientos traseros, equipamientos que no siempre conocieron los clientes. Al igual que el ST205 Celica, esos componentes existían en previsión de la instalación de un sistema de inyección de agua. Otro detalle de homologación del Grupo A es la altura de los revestimientos de los pasos de rueda traseros, los cuales se elevaron para ayudar a disponer del recorrido necesario para la suspensión del coche de rally.

Ford Escort

El coche que probaremos es una de las 200 ediciones de Monte Carlo de 1994, pintado en el poco frecuente color Jewel Violet, construido para celebrar la victoria de François Delecour en 1994 en la inauguración de la temporada. Fue una victoria particularmente dulce para el francés, ya que el triunfo le había sido cruelmente arrebatada un año antes en el debut del Escort WRC. El Monte Carlo de 1993 había visto a Delecour demostrar el impresionante ritmo del nuevo coche en asfalto y consiguió un liderato inatacable en las tres etapas de la noche final. Sin embargo, terminaría 15 segundos por detrás del sospechosamente rápido Toyota de Auriol. Los espectadores informaron que un olor curioso flotaba después de que el Celica hubiera pasado, y Toyota nunca combatió la especulación sobre bombonas con alguna clase de aditivo conectadas al motor.

El Cossie ganó cinco rallyes del WRC en 1993 pero ningún campeonato, y 1994 fue un mal año porque Delecour se rompió las dos piernas en un accidente en un Ferrari F40 en abril. A pesar de conseguir algunas victorias en los años subsiguientes, incluida la primera de Tommi Mäkinen en el WRC en su única participación, en Finlandia, el Escort RS Cosworth nunca cumpliría su promesa en el escenario mundial.