Para incentivar la movilidad sostenible

Estados Unidos está pensando en un impuesto para el petróleo

obama1
Estados Unidos está pensando en un impuesto para el petróleo
Victor Delgado
Victor Delgado
El Gobierno de Estados Unidos querría fomentar así la proliferación de iniciativas ecológicas en trasnsporte y, a su vez, ser menos dependientes de fuentes energéticas extranjeras.


El Gobierno de los Estados Unidos, con Barack Obama al frente, está por la labor de aplicar un gravamen al petróleo para favorecer el cambio de la movilidad global en su país hacia un modelo más sostenible y respetuoso con el medio ambiente. No obstante, también existe otra razón de peso: minimizar la dependencia que Norteamérica tiene con el petróleo, reduciendo su obligación de compromiso con economías extranjeras e iniciando un autoabastecimiento.

Y es que a pesar de poseer sus propias fuentes de fracking –obtención del petróleo por medio de la fractura hidráulica-, la necesidad de obtención de ‘oro negro’ por parte de Estados Unidos es todavía mayor. ¿Cuál sería entonces la forma más rápida de disminuir esta tendencia? Reduciendo su consumo, algo que debería ocurrir si al petróleo se le aplica un impuesto que, por otra parte, ayude a financiar políticas para la incentivación de la movilidad sostenible.

En principio se ha hablado de aplicar aproximadamente 25 centavos de dólar por galón, una cantidad pequeña que puede no representar mucho en la factura final de un usuario medio, pero que al Gobierno le reportaría unas ganancias importantes. De éstas, se destinarían aproximadamente 20.000 millones de dólares a la reducción del tráfico -principalmente fomentando el uso del coche compartido-, otros 10.000 millones a desarrollar mejoras en el transporte público y unos 2.000 millones para financiar la creación de medios de transporte más eficientes.

Lógicamente, el bando republicano se opone enérgicamente a esta medida que, de ser aprobada por el Congreso, entraría en vigor el año que viene. De esta forma, el candidato ganador de las elecciones generales -que se celebrarán a finales de este 2016- llegaría ya con la decisión tomada, tanto si es aceptada como si es rechazada.