El coronavirus pone en jaque a la industria del automóvil

fabricacocheschina
El coronavirus pone en jaque a la industria del automóvil
Nicolás Merino
Nicolás Merino

Marcas como Toyota, Tesla, Renault o Hyundai están sufriendo retrasos en la entrega de coches y, en algunos casos, han optado por el cese de actividades hasta que la situación se haya controlado.


Tal y como te avanzábamos hace unos días, Hyundai fue una de las primeras marcas en informar del cese de sus actividades por el coronavirus. Y es que la mayoría de fabricantes de coches tienen sus fábricas ubicadas en China, lo que ha provocado un descenso en la actividad productiva del sector del automóvil.

Lo sucedido con Hyundai se ha replicado a marcas como Tesla, Renault, BMW o Volkswagen. Por ejemplo, la planta de Tesla en Shangai, cerrada desde el pasado 29 de enero, ha recuperado la actividad, según indica Reuters. Esto ha provocado retrasos superiores a la semana en la producción del Model 3.

La clave en todo está en la falta de piezas. Ante el cierre de las fábricas de origen chino por el coronavirus, el recambio y lo elementos necesarios no han llegado a las plantas de las principales marcas en China, lo que les ha obligado a detener la producción. Es lo que le ha pasado, entre otros muchos, a Volkswagen, que retomará la actividad productiva el próximo 17 de febrero, según informa Automotive News.

En este sentido, Toyota, BMW o Nissan también han visto como su cadena de suministros quedaba detenida. Aunque es de esperar que reanuden la producción a partir de la segunda quincena de febrero. Renault, con una de sus plantas principales en Wuhan, el epicentro del brote del coronavirus, también ha optado por el cierre de la misa hasta el 13 de febrero. Lo mismo sucede con su filial de Corea del Sur que, al no llegar las piezas procedentes de China, se ha visto obligada a suspender el desarrollo de vehículos hasta el 15 de febrero.