Mercedes-AMG One, el superdeportivo de más de 1.000 CV con alma de Fórmula 1

30 Mercedes-AMG One, el superdeportivo de más de 1.000 CV con alma de Fórmula 1
Fotos Mercedes-AMG One 2022
Javier Jiménez
Javier Jiménez
Tras un extenso programa de pruebas que ha durado más de cinco años, el nuevo Mercedes-AMG One está listo para su lanzamiento. Con esta espectacular propuesta, la firma de la estrella traslada la tecnología que emplean los motores de sus monoplazas de Fórmula 1 a un modelo de calle.

Al fin podemos confirmar la noticia de que el Mercedes-AMG One está con nosotros. El lanzamiento de este exclusivo coche de carreras matriculable coincide con el 55º aniversario de la división deportiva de la marca alemana. Con una producción limitada a tan sólo 275 unidades para todo el mundo, este superdeportivo biplaza está llamado a convertirse en un verdadero objeto de deseo para los coleccionistas de coches más distinguidos del mundo. Su puesta de largo tendrá lugar en el Festival of Speed en Goodwood, que tendrá lugar entre los próximos 23 y el 26 de junio.

Mercedes-AMG One puertas

Como ya te hemos contado en más de una ocasión, el esquema mecánico del nuevo Mercedes-AMG One equipa una variante que deriva de la unidad de potencia que le ha dado a Mercedes-AMG Petronas ocho campeonatos consecutivos de constructores de Fórmula 1. En concreto, hablamos de un sistema híbrido de altas prestaciones que combina un motor de combustión interna y cuatro motores eléctricos y desarrolla una potencia total de 1.063 CV. El Aston Martin Valkyrie y el McLaren Senna se posicionan como dos de sus rivales directos.

El eslogan ‘‘Coche de Fórmula 1 para la carretera’’ es mucho más que un simple ejercicio de marketing. Y es que, más allá de la variante del sistema de propulsión EQ POWER+ del coche de Lewis Hamilton, el superdeportivo germano también se beneficia de los últimos avances tecnológicos extraídos del mundo de la competición. Entre ellos, una chasis construido a partir de un monocasco de fibra de carbono, componentes aerodinámicos activos, un tren de rodaje «Push rod» con varillas de empuje o el sistema de tracción integral variable AMG Performance 4MATIC+ con eje trasero de propulsión híbrida, eje delantero de propulsión eléctrica y Torque Vectoring.

Mercedes-AMG One

El motor de combustión de gasolina V6 de 1.6 litros que equipa el Mercedes-AMG One se fabrica en las instalaciones de Brixworth, la misma sede que también acoge la línea de montaje de los motores Mercedes de Fórmula 1. Este bloque se combina con otros cuatro motores eléctricos. Un motor está integrado en el turbocompresor, otro se encuentra junto al motor de combustión interna, unido directamente con el cigüeñal, y los dos restantes impulsan las ruedas delanteras. El V6 en sí ofrece una potencia nominal de 572 CV a 9.000 rpm, con un limitador de revoluciones máximas de 11.000 rpm (2.500 rpm menos que mononoplaza de las escudería alemana).

El motor recibe el apoyo de un turbocompresor de alta tecnología. La turbina de gases de escape y la turbina del compresor están dispuestas en lugares separados y unidas por medio de un árbol. Esto hace posible una posición de montaje más baja del turbocompresor. Sobre este árbol se monta un motor eléctrico de unos 90 kW de potencia (122 CV). Este motor impulsa directamente con regulación electrónica el árbol del turbocompresor, acelerando la rueda del compresor hasta un régimen máximo de 100.000 rpm antes de que el caudal de gases de escape asuma esta tarea.  Esta unidad se designa en el lenguaje de Fórmula 1 Motor Generator Unit Heat (MGU-H).

Mercedes-AMG One

Al mismo tiempo, la electrificación del turbocompresor hace posible alcanzar un par motor más elevado a bajas revoluciones, lo que incrementa asimismo la agilidad y optimiza la capacidad de aceleración. Esta tecnología es capaz de mantener constante la presión de sobrealimentación, también en el caso de que el conductor retire el pie del acelerador, o incluso pise el freno. De ese modo se garantiza una respuesta directa en todo momento.

La transmisión de fuerza a las ruedas traseras se lleva a cabo a través de un cambio manual de 7 marchas totalmente nuevo, desarrollado especialmente para el Mercedes-AMG One. El diferencial autoblocante está integrado en el cambio. A diferencia de la configuración que encontramos en los monoplazas de Fórmula 1, el sistema de escape del superdeportivo de la firma de la estrella incluye un silenciador, un convertidor catalítico y dos filtros de partículas que hacen que el coche cumpla con las normativas de emisiones de gases contaminantes.

A partir de aquí, hay dos motores eléctricos más que impulsan el eje delantero, que en conjunto producen 240 kW (326 CV). Estos accionan cada rueda de forma independiente y permiten una vectorización completa del par. Las celdas de la batería de iones de litio, su configuración, conectores y refrigeración líquida de celda directa, heredan toda la experiencia del equipo de F1. Sin embargo, el sistema de alto voltaje de 800 voltios tiene alrededor de cuatro veces la capacidad utilizada en un monoplaza.

Mercedes-AMG One

En concreto, la capacidad de la batería asciende a 8,4 kWh, cifra suficiente para conducir 18,1 kilómetros en régimen exclusivamente eléctrico. Para la carga se utiliza corriente alterna mediante el cargador integrado de 3,7 kW. Por lo demás, también es posible cargar la batería mediante recuperación o utilizando la energía generada por el motor de combustión interna. 

Con todo ello, las prestaciones que anuncia el coche son sencillamente asombrosas. El Mercedes-AMG One tan solo requiere de 2,9 segundos para completar el 0 a 100 km/h y de apenas 7 segundos para alcanzar los 200 km/h desde parado. Por su parte, la velocidad máxima del bólido germano está limitada electrónicamente a 352 km/h. El peso en seco del coche es de 1.700 kg.

Mercedes-AMG One

Los elementos aerodinámicos activos, con accionamiento hidráulico, refuerzan la carga sobre el eje delantero y el eje trasero y mejoran también la eficiencia aerodinámica. En función de las preferencias del conductor y el programa de conducción seleccionado están a disposición tres reglajes aerodinámicos diferentes: Highway, Track y Race DRS. Así pues, tanto las branquias de los pasos de ruedas, como el alerón trasero pueden ser ajustados en distintas posiciones.

El tren de rodaje consta delante y detrás de una construcción de aluminio con cinco brazos en cada eje y dos montantes telescópicos ajustables. La suspensión con resortes ajustables presenta varias particularidades. Los dos montantes telescópicos con varilla de empuje están dispuestos en posición transversal. La innovadora disposición de la unidad de suspensión y amortiguación asume la función de un estabilizador transversal convencional de tubo. Esta solución impide los movimientos de balanceo, incluso al efectuar cambios muy rápidos de dirección. La amortiguación adaptativa regulable puede adaptarse mediante la selección del programa de conducción, llegando a reducir la altura hasta en 37 mm en su modo de pista más agresivo.

Mercedes-AMG One

El sistema de frenos del coche está formado por unos discos carbocerámicos de 398 mm y pinzas de seis pistones sobre el eje delantero y unos discos de 380 mm y pinzas de cuatro pistones en el eje trasero. Hay dos diseños de ruedas disponibles, ambos vienen con apliques aerodinámicos de fibra de carbono. De serie, encontramos unas llantas de 10 radios de aluminio forjado, siendo opcionales un diseño de magnesio de 9 radios. Las ruedas delanteras son de 19 pulgadas y las traseras de 20 pulgadas. El neumático elegido es un Michelin Cup 2R.

Con todo este despliegue tecnológico, este Fórmula 1 matriculable tan solo estará al alcance de unos pocos clientes afortunados. Sin contar impuestos, el precio de venta del exclusivo Mercedes-AMG One supera los 2,3 millones de euros. Cada uno de los 275 ejemplares que serán construidos a lo largo de los próximos meses ya tiene dueño.

 

0 Comentarios