Las 10 zonas de bajas emisiones más pequeñas de Europa

aperturamadrid360 2
Las 10 zonas de bajas emisiones más pequeñas de Europa
Nicolás Merino
Nicolás Merino

El portal sobre zonas de bajas emisiones Green-Zones ha determinado las dimensiones de las zonas de bajas emisiones europeas más pequeñas, medidas por su longitud y anchura. Ni Madrid ni Barcelona figuran en esta lista.


El portal sobre zonas de bajas emisiones Green-Zones ha identificado zonas de bajas emisiones con formas y siluetas tan extravagantes que, o bien se parecen a cosas, o bien parecen salidas de un cuento de fantasía.

Kia ofrece un modelo electrificado para cada necesidad

En los puestos 9 y 10 de las zonas de bajas emisiones más extravagantes de Europa se sitúan la ciudad alemana de Siegen, cuyo contorno se asemeja a un dinosaurio que busca su alimento en las hojas de los árboles primitivos, y la ciudad francesa de Lille, donde la zona de bajas emisiones forma un triángulo casi perfecto. A pesar de las bonitas formas, para ingresar se necesitan los respectivos distintivos de Francia y Alemania, de lo contrario se imponen multas de 80 y 68 euros.

emisiones
Pincha en la imagen para descargarla

En mitad de la tablase sitúan las zonas de bajas emisiones de la ciudad alemana de Bonn y de la ciudad inglesa de Norwich, cuyas formas semejan un jamón y un bumerán. Lo que ambas tienen en común es que las zonas de bajas emisiones de estos países están siempre vigentes, es decir, las 24 horas del día, los 7 días de la semana. Esto no es siempre así en Europa, ya que cada vez más zonas europeas solo se aplican en determinados días y horas, o solo se activan cuando la calidad del aire es mala y, por lo tanto, son muy impredecibles, lo cual termina en desastre con multas para muchos conductores.

En el puesto número 1, la nueva zona de París ZFE liderala clasificación de las zonas más extravagantes de Europa, la cual recuerda a una raída alfombra circular, pues de los 79 alcaldes franceses de la zona de París, solo 47 se han podido poner de acuerdo sobre unas normas comunes para la zona de bajas emisiones. Se trata del clásico mosaico de normas diferentes, el cual tiene además un agujero enorme en el medio que conforma una tercera zona con otras normas diferentes (París ZCR) que dificulta aún más la circulación de los conductores.