¿En qué ciudades se pueden introducir patinetes eléctricos en el transporte público?

Ruth García Gómez
Ruth García Gómez
Tras varios incidentes con los patinetes eléctricos son varias las ciudades que han prohibido o restringido su uso en el transporte público.

Los patinetes eléctricos se han convertido en una parte importante de la nueva movilidad y es que cada vez es más frecuente ver a personas utilizando este medio de transporte. Desde su popularidad este medio de transporte ha estado en el punto de mira, primero por sus velocidades y sus zonas de uso, pero posteriormente se ha destacado su importancia en el transporte público.

En grandes ciudades, es habitual que la población combine el uso de patinetes eléctricos con el transporte público, lo que en apariencia era inofensivo se ha convertido en un problema significativo.

Hace apenas unas semanas, un patinete eléctrico explotaba en la estación de la Elipa, la línea 2 del Metro del Madrid, teniendo que ser detenido el servicio durante más de dos horas, al causar daños en el suelo y en la puerta del vagón, además de llenar tanto el tren como la estación de humo.

patinete madrid

Ciudades con limitaciones para los patinetes eléctricos

Debido a este incidente las autoridades se plantearon si continuar permitiendo la entrada de estos sistemas de transporte. Apenas hace unos días, se confirmó la prohibición de la entrada de patinetes eléctricos en el Metro de Madrid, tanto en las instalaciones como en los trenes, a partir del 4 de noviembre y sin fecha de finalización establecida. Tampoco se pondrán introducir en los autobuses de la EMT, interurbanos y urbanos entre municipios, ni en los intercambiadores.

Lo mismo ocurre con Barcelona, donde explotó un patinete en la estación de Sant Boi de Llobregat en noviembre del pasado año. En respuesta, el Ayuntamiento de Barcelona decidió prohibir la entrada de patinetes en todo el transporte público, incluyendo el metro, autobús, Rodalies, tranvía, etc. a partir del 1 de febrero. En principio esta norma se mantendría durante seis meses, terminando el 31 de octubre, pero finalmente se prolongará de manera indefinida y la multa por incumplimiento es de 200 euros.

En Sevilla, las restricciones implementadas desde el 1 de febrero no son tan severas como en Madrid y Barcelona. Solo se prohíbe la entrada con patinetes eléctricos los días laborales durante las horas punta, es decir, en horario de 7.30 a 9.30 horas de la mañana, de 13.30 a 15.30 horas y de 18.30 a 20.30 horas de la tarde, así como de los servicios especiales o de alta ocupación.

campana voi no viajar pareja patinete electrico

Además, para poder entrar el Metro en estas franjas horarias deberán llevar el patinete plegado en una bolsa y colocarse en las zonas habilitadas para bicicletas. Cabe recordar que en algunas estaciones de Metro de Sevilla hay instaladas zonas de estacionamiento para poder cargar los patinetes.

Sin embargo, tal y como indican desde NIU (empresa de vehículos eléctricos de dos ruedas), Valencia y Bilbao permiten que estos vehículos de movilidad personal puedan acceder a todo tipo de transporte público sin ningún tipo de restricción.