La DGT estrena 75 nuevos radares y 28 drones de vigilancia en 2021

122190316 624x415 1
La DGT estrena 75 nuevos radares y 28 drones de vigilancia en 2021
Javier Jimenez
Javier Jimenez

Con la intención de reducir al máximo el número de accidentes registrados, la DGT ha instalado 75 nuevos radares en diferentes carreteras convencionales y travesías de la red española. La dotación para 2021 también incluye 28 nuevos drones de vigilancia.


Según los datos que maneja la Dirección General de Tráfico (DGT), el 61% de las infracciones por exceso de velocidad producidas durante la pasada campaña se concentraron en carreteras convencionales y travesías. Ante esta situación y, teniendo en cuenta que este tipo de conducta es uno de los principales motivos de accidente en nuestras vías, el organismo dependiente del Ministerio del Interior ha decidido equiparse con una nueva partida de radares.

Una decisión que ya anticipó el propio Pere Navarro, director de la DGT, el pasado mes de enero durante una conferencia organizada por Pons Seguridad Vial. Y es que, en materia de cinemómetros, España aún se encuentra muy por detrás de otros países europeos como Francia o Reino Unido que cuentan con 4.000 y 8.000 unidades, respectivamente.

Radares en Google Maps: cómo verlos en ruta

drones DGT

En concreto, la DGT ha instalado 75 nuevos radares en diferentes carreteras convencionales que disponen de un único carril. De todos ellos, 45 son radares fijos y 30 radares móviles. A ello, hay que sumarle 28 nuevos drones de vigilancia: 20 ayudarán a detectar conductas ilícitas y otros 8 se emplearán para formar a nuevos agentes de tráfico. Con todo, España cuenta a día de hoy con más de 1.300 radares, de los cuales 764 son fijos, 548 móviles y 80 de tramo.

Recordemos que las multas establecidas por rebasar la velocidad máxima permitida en carreteras convencionales y travesía oscilan entre los 100 y 600 euros o incluso la pérdida de dos a seis puntos del carné de conducir, en función de si las infracciones son consideradas como graves o muy graves.

En este sentido, la última modificación del Reglamento General de Circulación (RGC) dictaminó la prohibición de llevar un detector o inhibidor de radares en el interior del vehículo. La instalación de un detector se considera una infracción grave y está penada con una multa de 200 euros y la pérdida de 3 puntos del carné de conducir. Aún más grave resulta el uso de inhibidores. Este dispositivo, a diferencia de los de detectores, interfiere directamente en el funcionamiento del cinemómetro, impidiendo que detecte la velocidad a la que circula un vehículo y, por lo tanto, evitando cualquier posibilidad de multa. Su uso conlleva una multa de hasta 6.000 euros y 6 puntos.

Conoce la ubicación de todos los radares con el buscador de Autofácil

radar movil DGT

Por otro lado se encuentran los avisadores de radares. En este caso, el organismo señala que “avisar de la ubicación exacta de un radar fijo es totalmente lícito, ya que se trata de una información pública y que la DGT difunde”. En el caso de los radares móviles, la DGT publica un listado con los tramos de carretera en los que suele situar controles de velocidad, pero no especifica el punto exacto donde se encuentran. Así pues, revelar su posición exacta sí resulta ilegal. De hecho, la Fiscalía de Seguridad Vial trabaja en un informe jurídico para determinar si las aplicaciones móviles que ofrecen este tipo de servicio son sancionables.