Seat y el Grupo Volkswagen invertirán más de 7.000 millones de euros para impulsar la electrificación del sector del automóvil en España

Seat y el Grupo Volkswagen invertirán más de 7.000 millones de euros para impulsar la electromovilidad en España
Seat y el Grupo Volkswagen invertirán más de 7.000 millones de euros para impulsar la electrificación del sector del automóvil en España
Javier Jiménez
Javier Jiménez

Seat y el Grupo Volkswagen acaban de anunciar su intención de invertir más de 7.000 millones de euros para electrificar España como parte de su compromiso para impulsar el desarrollo del vehículo eléctrico. Esto supondría la mayor inversión industrial de la historia de nuestro país. El programa Future: Fast Forward incluiría la instalación de una fábrica de baterías ubicada en Sagunto (Valencia). Todos los planes e inversiones están aún sujetos a la asignación final de los fondos del PERTE (Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia).

“Este proyecto es muy importante para Volkswagen, para España y para toda Europa. Nuestra ambición es electrificar España y estamos dispuestos a invertir más de 7.000 millones de euros junto con proveedores externos para la electrificación de nuestras plantas de Martorell y Pamplona, y localizar la cadena de valor de la producción de baterías eléctricas en Valencia”, ha dicho Thomas Schmall, miembro del Consejo de Administración de Volkswagen AG, responsable de Tecnología y presidente del Consejo de Administración de SEAT S.A.

Seat y el Grupo Volkswagen invertirán más de 7.000 millones de euros para impulsar la electromovilidad en España

El Grupo Volkswagen tiene como objetivo alcanzar una capacidad de producción anual de 40 GWh y prevé emplear a más de 3.000 personas en la nueva factoría de Valencia. Para cumplir con los planes previstos de iniciar la producción en 2026, la construcción de la planta debería comenzar a finales de este mismo año. 

El primer paso debe ser el resultado positivo de la presentación del PERTE y la finalización de los permisos por parte de la administración. “En Valencia, fabricaremos nada menos que la próxima generación de células: una fábrica estandarizada, que producirá la innovadora célula unificada de Volkswagen y se abastecerá de energía renovable, lo que permitirá una producción de baterías sostenible. La planta también creará un fuerte efecto de arrastre a lo largo de toda la cadena de valor de las baterías en España y más allá del país”, ha explicado Schmall.

Por su parte, Wayne Griffiths, actual CEO de SEAT, ha señalado que: “Future: Fast Forward tiene el potencial de transformar la industria española del automóvil y democratizar la movilidad eléctrica en toda Europa. Los más de 7.000 millones de euros que el Grupo Volkswagen y SEAT S.A. movilizarán para este proyecto representarían la mayor inversión industrial de la historia de España”.

Los planes de futuro de Cupra

Recientemente, la marca deportiva Cupra ha anunciado la llegada de un nuevo SUV electrificado que será presentado en 2024. Este modelo, que contará con versiones mild-hybrid y plug-in-hybrid, disfrutará de una autonomía eléctrica de hasta 100 km. Su producción tendrá lugar en la planta de la marca en Hungría.

Cupra Tavascan

Este todocamino será uno de los cuatro nuevos modelos que se sumarán a la gama Cupra en los próximos años. En 2024, el Cupra Tavascan y el nuevo SUV llegarán al mercado, seguidos por un urbano eléctrico en 2025, y un modelo adicional del que aún no hay datos. A su vez, la compañía de Martorell prevé duplicar sus ventas a lo largo del presente año gracias a una serie de planes que pasan por duplicar su red de puntos de ventas, número de comerciales expertos, la apertura de nuevos Cupra City Garages en diferentes ciudades del mundo y su entrada en el metaverso.

Durante el pasado ejercicio, Cupra triplicó sus ventas, alcanzando casi los 80.000 coches comercializados, y la facturación creció de 932 millones de euros en 2020 a casi 2.200 millones de euros en 2021. Por otro lado, las ventas de Seat superaron los 391.000 ejemplares. Esto representa un descenso del 2% con respecto a 2020, debido a la escasez de semiconductores. En conjunto, las ventas de modelos electrificados de ambas marcas se cuadruplicaron y crecieron de 15.000 a 61.000 coches.