¿Quién cubre los daños en el coche ocasionados por la borrasca Filomena?

cochearbolnieve
¿Quién cubre los daños en el coche ocasionados por la borrasca Filomena?
Autofácil
Autofácil

Por norma general, ningún seguro se hará cargo de los gastos si tu coche sufre daños por culpa de algún fenómeno natural y solo podremos reclamar en el Consorcio de Seguros. Sin embargo, el caso de los daños ocasionados por la borrasca Filomena es distinto.


La borrasca Filomena ha dejado en distintos puntos de España estampas poco habituales, con coches y motos atrapados en la nieve. Sin embargo, también en distintos telediarios se han podido ver pequeños accidentes, cómo los árboles se derrumbaban sobre los coches por culpa del peso de la nieve, o tejados que, debido al peso cedían cayendo sobre los vehículos. ¿Quién se hace cargo de los gastos en estos casos?

Más información

Cómo afecta a tu coche la nieve, el hielo y las bajas temperaturas

HELADAS: Será el principal problema en los próximos días, para los que se esperan temperaturas bajo cero en toda la Península. Si el mantenimiento del coche está al día, no habrá problemas. Sólo podrían darse si las temperaturas descienden durante varias horas por debajo de –20 ºC. En este caso, el líquido refrigerante y el aceite del motor podrían congelarse, provocando el reventón de alguna pieza interna. También pueden congelarse las cerraduras o las escobillas.

NEVADAS: No son peligrosas aunque el vehículo quede totalmente sepultado, siempre que esté perfectamente cerrado y su mantenimiento esté al día. Lo que sí es recomendable es limpiar la nieve cuanto antes para evitar que se congele -en este caso será mucho más complejo quitarla-.

¿Quién tiene que arreglar tu coche?

Desde el 1 de julio de 2016 todo los automóviles con una póliza de seguro de responsabilidad civil pasan a estar cubiertos por el Consorcio de Compensación de Seguros (CCS), en caso de catástrofe natural «siempre que la póliza esté vigente en el momento de producirse los daños y el asegurado se encuentre al corriente del pago de la prima».

Así las cosas, el Consorcio se haría cargo de desastres causados por inundaciones extraordinarias, terremotos, tornados y vientos con una velocidad superiores a 120 km/h, volcanes, pero no de los daños ocasionados por granizo, nevadas de cualquier intensidad o acumulación de nieve.

¿Qué quiere decir esto? Que serán las aseguradoras serán las que, finalmente, tendrán que encargarse de reparar los daños en los coches afectados por siniestros provocados por la nieve o las heladas de forma directa, como pueden ser caídas de árboles, desprendimientos de nieve en cornisas o tejados, accidentes por desplazarse en carreteras nevadas…

Eso sí, tal y como señala Carlos Lluch, Director Técnico de Lluch & Juelich, para ello «deberás leer detenidamente tu póliza ya que, solo los seguros a todo riesgo cubrirán los desperfectos… pero no en todos los casos. Y es que las pólizas no están obligadas a cubrir nada de lo excluido en el contrato. Y, en determinadas compañías, el desplome de nieve hielo o tejado podría entenderse como un daño externo ajeno a la póliza».

Por otro lado, «sí que quedarán cubiertos por las compañías aseguradoras los vehículos con una póliza a todo riesgo que no excluya la cobertura de daños meteorológicos. De hecho, es una cláusula muy recomendable, ya apenas encarece el seguro en 20 euros al año y puede ser muy útil en situaciones como la actual».