Ya a la venta, desde 31.900 euros

Primera prueba: Skoda Superb iV, el primer híbrido enchufable de la marca

30 Primera prueba: Skoda Superb iV, el primer híbrido enchufable de la marca
Fotos: Prueba del Skoda Superb iV
Enrique Espinós
Enrique Espinós

El Skoda Superb ha sido el modelo más sofisticado de la marca desde su lanzamiento en 1934. 85 años después y en su tercera generación desde que el modelo volviera a salir a la venta en 2001, estrena la primera mecánica híbrida enchufable de la Skoda, ¿cómo va?


La tercera generación del Skoda Superb se puso a la venta en 2015 y que, en este 2019, sufrió un leve restyling. Con esta renovación, la marca anunció el lanzamiento del primer Skoda híbrido enchufable, el Superb iV, que se acaba de poner a la venta y que ya hemos podido probar en las carreteras holandesas.

Mitsubishi Outlander PHEV: el SUV híbrido más completo

Skoda entra así en el segmento de las berlinas de representación híbridas, en el ya están presentes modelos como el Ford Mondeo Hybrid, el Toyota Camry, el VW Passat GTE, el BMW 330 e y el Mercedes C 300 e.

Skoda Octavia iV 2020 trasera

Skoda Superb iV: así es su motor

Más allá de algún cambio estético inherente a la electrificación –por ejemplo, la calandra de este iV es ahora una pieza sólida, que se abre únicamente para dar acceso a la toma de carga; o la presencia de las siglas iV en el portón trasero-, la novedad de esta versión se encuentra en su planta motriz, que ya estrenó dentro del Grupo VW el citado Volkswagen Passat GTE.

El Superb iV parte de un motor térmico gasolina 1.4 TSI de 156 CV de potencia, al que suma un propulsor eléctrico, situado en el interior de la caja de cambios, de 114 CV. Juntos entregan una potencia conjunta de 218 CV y 400 Nm de par, que gestiona una caja automática DSG de seis velocidades.

Las prestaciones son elevadas y el Superb iV alcanza los 224 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 7,7 segundos, pero lo más interesante es que, gracias a una batería de 13 kWh, es capaz de alcanzar una autonomía en modo eléctrico de hasta 62 km.

Skoda Superb iV 2020 recargando

Hablando de la citada batería, esta se puede cargar al 100% en 3,5 horas si conectamos el vehículo a un punto de recarga público o a un wallbox de 3,6 kW, mientras que si lo hacemos en un enchufe doméstico, de 2,3 kW, requiere unas 5 horas para recargarse por completo. Eso sí, la presencia de esta batería reduce la capacidad del maletero de las versiones iV del Superb. Así, la carrocería berlina pasa de ofrecer 625 L a cubicar 485 L; mientras que la versión familiar deja de ofrecer 660 L para reducirse hasta 510 L. Aún así, se trata de cifras de lo más destacable dentro de su segmento.

Skoda Superb iV: así es por dentro

Esta versión del Superb no tiene apenas cambios en el interior. Se caracteriza, eso sí, porque el modelo iV incorpora de serie un equipo de navegación con pantalla de 8” -de 9, 2” en el acabado superior Laurin&Klement-. Junto, este Superb iV incluye de serie la suspensión adaptativa DCC, que incluye hasta cuatro modos de conducción y que se seleccionan con un botón Mode situado a la derecha de la palanca del cambio.

Skoda Superb iv 2020 botón modos conducción

Y justo encima de este botón se sitúa el más importante del vehículo, el que regula el modo de utilización del vehículo entre puramente eléctrico -E-mode- e híbrido, modo en el que el Superb iV gestiona automáticamente la entrada en funcionamiento de ambos motores y modo el que anuncia una autonomía total -electrica más térmica, a raíz de un depósito de gasolina de 50 L- de hasta 930 km.

El Superb iV todavía cuenta con un tercer modo de uso, el Sport, en el que el coche acciona automáticamente ambos motores para conseguir el máximo rendimiento. ¿Cómo se selecciona? Con un tercer botón específico, situado justo encima del botón E-mode.

Además de lo anterior, cabe destacar que el Superb iV cuenta con un programa de recarga de batería denominado B. Se selecciona empujando hacia abajo del todo la palanca del cambio y, con él, el vehículo sufre una mayor retención de motor y de frenada, de forma que recupera más energía de lo habitual que introduce en su batería.

Skoda Superb iV: cómo va

La incorporación de la mecánica híbrida al Superb no ha supuesto un cambio demasiado significativo en el Superb. La berlina de representación mantiene su buena insonorización y aislamiento, además de un notable aplomo y un elevado confort de marcha, unido a una agilidad elevada para un coche de 4,87 m de longitud. Además, y aunque el Superb iV parte desde 1.730 kg, no parece que tenga ese peso: las prestaciones y especialmente las aceleraciones son buenas tanto en el modo eléctrico -con el que llegamos a recorrer unos 40 km a velocidades de 100 y 120 km/h por autopista- como en el híbrido.

Skoda Superb iV 2020 en marcha

En cuanto al consumo, este iV declara un gasto de entre 1,1 y 1,9 L -combinando el modo eléctrico y el híbrido; y según el protocolo de homologación WLTP-. Durante nuestra prueba, y prácticamente agotando la batería eléctrica, logramos un gasto medio de 2,2 L/100 km. Además, y como otro dato válido, en autopista, a 120 km/h y en modo híbrido, es fácil lograr medias inferiores a 5,0 L/100 km.

Skoda Superb iV: acabados y precios

La versión híbrida enchufable del Superb ya está a la venta en España, tanto en carrocería berlina como familiar -que supone un sobreprecio de 1.200 euros-. De igual forma, se comercializa con la gran mayoría de acabados: Ambition, Style, Sportline y L&K -Skoda no lo ha puesto a la venta ni en el acabado básico Active ni en el acabado campero Scout-. Puedes consultar la lista completa de precios, que incluyen 3.000 euros por financiación, en el siguiente enlace.

 

Skoda Superb