5 errores que te pueden costar caro al circular por una rotonda

rotonda
5 errores que te pueden costar caro al circular por una rotonda
Javier Jiménez
Javier Jiménez
Las rotondas son uno de los puntos que más controversia generan entre los conductores. A continuación, repasamos las cinco infracciones más habituales y peligrosas que se comenten en este tipo de intersecciones.

Según los datos que maneja la Dirección General de Tráfico (DGT), uno de cada tres conductores implicados en siniestros en glorietas en 2020 cometían algún tipo de infracción mientras circulaban por una intersección de este tipo. Entre los principales motivos detrás de estos incidentes se encuentran distintos factores como no respetar las normas de prioridad, el exceso de velocidad o la distancia de seguridad.

Entre las tres infracciones mencionadas, el respeto por la prioridad continúa siendo la gran asignatura pendiente entre los conductores de nuestro país. Recordemos que la normativa establece que los vehículos que circulan por el interior del anillo tienen la prioridad sobre los que entran (siempre que una señal –semáforo, marca vial– o un agente no ordenen lo contrario).

Los 5 errores que te pueden costar caros al circular por una rotonda

Más allá de poner en riesgo la seguridad del resto de conductores y usuarios de la vía, circular de forma temeraria por una glorieta está castigado con importantes multas de hasta 500 euros y la retirada de 6 puntos del carnet. A continuación, repasamos los cinco errores más comunes.

1. Velocidad excesiva

Los excesos con el pedal del acelerador pueden suponer un grave peligro tanto para los vehículos que circulan por el interior de una rotonda como para los peatones que se encuentran en sus inmediaciones. El acceso a una velocidad excesiva puede ocasionar una colisión con otros vehículos que circulan de manera reglamentaria. La velocidad también aumenta el riesgo de atropellos en los pasos de peatones que se sitúan en sus salidas. Esta infracción está catalogada como un delito de conducción temeraria y puede llegar a suponer una multa de 500 euros y la pérdida de 6 puntos del carnet de conducir.

2. Entrada sin respetar prioridad

El vehículo accede al interior de la glorieta sin ceder el paso a los que ya están dentro. Esta maniobra puede provocar una fuerte colisión lateral contra el vehículo que goza de prioridad. Además, la frenada brusca también puede desencadenar en alcances entre varios vehículos en la intersección. No respetar la prioridad de los vehículos al acceder a una rotonda está castigado con multas de 200 euros y la retirada de 4 puntos del carnet de conducir.

3. Indisciplina de carril

Los cambios continuos de carril en el interior de una glorieta, sin señalización previa y sin mantener una distancia de seguridad adecuada respecto a otros vehículos, pueden causar colisiones laterales y alcances por frenadas bruscas. No respetar la prioridad en un cambio de carril conlleva una multa de 200 euros sin detracción de puntos del carnet.

4. Salida cruzada desde el interior

Este gesto resulta una de las maniobras más peligrosas que se pueden llegar a producir en una rotonda y se da cuando un vehículo sale directamente desde un carril interior, cruzándose por delante del resto de carriles. Provoca riesgo de colisión contra los que circulan correctamente por el carril exterior y de alcances por frenar bruscamente. Los agentes de tráfico pueden considerar este tipo de infracción como un delito de conducción temeraria, que está castigado con una multa de 500 euros y la retirada de 6 puntos del carnet de conducir.

5. Salida sin dar prioridad la ciclista

Esta situación se produce cuando el conductor del coche pretende salir de la glorieta sin fijarse en la situación de un determinado ciclista que circula correctamente. En la mayoría de los casos, el conductor del vehículo tampoco señaliza la maniobra, provocando un alto riesgo de colisión y atropello. Si los agentes de tráfico consideran que la maniobra puede llegar a poner vidas en peligro, la infracción será catalogada como un delito de conducción temeraria, que está castigado con una sanción económica de 500 euros y la retirada de 6 puntos del carnet de conducir.

Por otro lado, tal y como recoge  el artículo 57 del Reglamento General de Circulación, los conductores tienen la obligación de activar los intermitentes para advertir de las maniobras que van a realizar en una rotonda. Hacer caso omiso a esta norma está castigado como una infracción de tipo grave,  por lo que conlleva una multa de 200 euros. En este otro artículo te contamos cómo utilizar correctamente los intermitentes en una rotonda.

 

0 Comentarios