Dispositivo de la DGT en marcha

Todo lo que debes saber antes de irte de viaje esta Semana Santa

vacaciones 1
Las vacaciones de Semana Santa exigen tener muchas cosas en cuenta al ponernos al volante
Autofacil
Autofacil
El de hoy es uno de los días más complicados del año en las carreteras, ya que tiene lugar la Operación Salida de la Semana Santa 2013. ¿Sabes cómo estar al tanto de los atascos y las obras? ¿Has puesto tu coche a punto para tu viaje? Y ¿qué hacer ante determinadas averías? Te damos algunas respuestas.


El dispositivo preparado por la Direccion General de Tráfico entra en funcionamiento hoy, día 22 de marzo, y terminará el próximo 1 de abril. Se dividirá en dos fases: La primera dura hasta este domingo, 24 de marzo, y en ella se esperan 3,3 millones de desplazamientos; la segunda, entre el 27 de marzo y el 1 de abril, alcanzará los 7,5 millones. 10.000 agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil formarán parte del operativo que será movilizado, «intensificando turnos para estar donde más se les necesita», según ha informado la directora de la DGT, María Seguí.

La DGT calcula que los momentos más conflictivos para circular por las carreteras serán: Hoy entre las 17 y las 21 horas; el sábado 23 de marzo entre las 10 y las 13 h; el miércoles 27 entre las 13 y las 22 h; el jueves 28 de 9 a 15 h; el domingo 31 de 11 a 23 h, y el lunes 1 durante casi todo el día: De 11 a 20 horas.

Antes de salir€

Recuerda que conviene que planifiques tu viaje, enterándote de la situación de tu ruta en cuanto a tráfico, condiciones meteorológicas€ Para conocer las obras que te puedes encontrar a lo largo de tu trayecto, el Ministerio de Fomento pone a disposición de los usuarios una página en la que se pueden consultar las que tiene en ejecución, pudiendo buscarse por tipo de actuación y por ámbito geográfico. Además, en la web de la DGT encontrarás las alertas de tráfico en tiempo real.

En cualquier caso, no es recomendable emprender el viaje si no se ha dormido al menos siete horas o si se acaba de terminar la jornada laboral. Una vez de camino, lo mejor es parar a descansar cada dos horas o cada 200 km. Evita viajar por la noche, porque produce más fatiga y hay que hacer frente a la somnolencia. En este sentido, es importante comprobar que los asientos se encuentran en la posición correcta y que te resulte cómoda para conducir, así como todos los anclajes para el equipaje, sistemas de retención infantil, etc.

La DGT recomienda que lleves en tu vehículo una linterna de emergencia, una rasqueta, una bayeta antivaho y dispositivos como neumáticos de invierno o cadenas –con guantes para poder instalarlas- si vas a pasar por zonas con riesgo de helada o nevada. Tampoco está de más que incluyas en tu equipaje un juego de llaves de repuesto, un gato, un botiquín, gafas de sol, unas segundas gafas con tu graduación€ y una rueda de repuesto con la misma presión que las que lleves montadas.

A la hora de revisar tu coche antes de ponerte en marcha, deberás comprobar los niveles de todos los líquidos: Frenos, aceite, limpiaparabrisas, dirección y anticongelante, así como el nivel de carga de la batería y el estado de los bornes. Asegúrate de que los neumáticos mantengan la presión adecuada, además de vigilar su desgaste -por ejemplo, mirar si éste es irregular a lo largo de su superficie-. Otros elementos a comprobar son la suspensión –en especial el estado de los amortiguadores-, los frenos –discos, pastillas, posibles derrames, etc-, la dirección –observar si se corresponde la posición del volante con el alineado de las ruedas, y que no tenga holguras (que el volante se mueva ligeramente sin que giren las ruedas)- el estado del encendido y el alumbrado –en especial, que cuente con la altura correcta-. Deberán revisarse también las escobillas de los limpiaparabrisas y retirar la suciedad que acumulen por debajo –recuerda que hay que cambiarlas una vez al año, pues pierden capacidad para evacuar agua y, en consecuencia, restan entre un 20 y un 30 % de visibilidad al final de su vida útil-.

Qué hacer ante una avería

servicioasistenciaencarretera

– …En el motor: Casi con toda probabilidad se tratará de un problema que no se pueda solucionar en la carretera: Bielas, cigüeñal, cilindros… Tendrás que llamar a la grúa y acudir a un taller. Lo mismo sucede con las averías que se produzcan en la caja de cambios o en la transmisión: No hay forma de arreglarlo in situ, de modo que la grúa tendrá que transportar tu coche.

– …Por el combustible: Repostar el carburante equivocado tendrá consecuencias muy distintas para nuestro vehículo en función de sus características. Si has echado gasolina a un motor diésel con tecnología common rail, no te quedará más remedio que llamar a la grúa para que te lo lleve a un taller; allí le tendrán que realizar una purga completa. En cambio, en los diésel más antiguos un operario puede realizar el vaciado in situ, sin más complicaciones. Los daños producidos por echar diésel a un vehículo de gasolina dependerán de la cantidad: Si sólo hemos repostado un poco, el coche circulará, si bien emitirá un humo de color blanco. Pero si llevamos más de un cuarto de depósito de diésel, nos tendrán que limpiar los distintos elementos del motor en un taller, ya que en este casó sí pueden resultar dañados –inyectores, carburador, catalizador…-. Aunque inicialmente arranque, el vehículo se acabará parando.

– …En el encendido: Normalmente, los fallos de encendido se producen por problemas en una pieza concreta. Tener que acudir o no al taller dependerá en gran medida de si nuestro servicio técnico la tiene en stock y la puede llevar al lugar en el que nos hemos quedado tirados.

– …En las llaves: En el caso de que se desprograme la llave, si hay suerte el mecánico que acuda reseteará el sistema gracias a la conexión OBD. Pero si hay que reprogramarla, hará falta el código de arranque, que normalmente desconoce incluso el dueño, y el vehículo acabará en el taller.

– Alternador o motor de arranque: Sólo se puede arreglar in situ si el problema está en un fusible o un contador. Cualquier otra pieza exigirá que mandemos el coche a un servicio técnico. Algo parecido sucede con el sistema de inyección: Si se trata de sustituir un sensor, la operación es sencilla y se puede realizar en la carretera. Para el resto de casos, enviar el vehículo al taller es la única solución.

Y ante un atasco…

atasco

Puede que, a pesar de toda la planificación, nos veamos atrapados en un atasco de Semana Santa. En estas circunstancias, las mecánicas de los vehículos sufren, pero te ofrecemos algunos consejos para atenuar cualquier deterioro que pueda producir estar detenido de forma prolongada.

La temperatura se dispara cuando mantenemos nuestro vehículo arrancado pero no nos movemos. Esto se debe a que no circula aire por el vano motor, con lo que el aire caliente se acumula por encima del motor y justo por debajo del capó. Es habitual que se ponga en marcha el ventilador. Por eso, lo mejor es apagar el motor cuando veamos que vamos a estar parados durante un tiempo y, si es de noche, dejar encendidas solamente las luces de posición. Si el atasco dura más de veinte minutos, es bueno encender el motor durante unos cinco minutos para recargar la batería. Para que ésta dure a pesar de las continuas arrancadas, apaga todos los elementos de los que puedas prescindir. El embrague también sufre cuando pasamos mucho tiempo pisándolo. Úsalo sólo lo necesario, y pon punto muerto siempre que te pares –N en los automáticos (salvo si son DSG de Volkswagen)-. Pero, sobre todo, no pierdas la paciencia y empieces a cambiar constantemente de carril: No vas a llegar antes y corres el riesgo de quedarte parado entre dos carriles.