Presentado en París

Las cinco claves del BMW Serie 3 2019

Las cinco claves del BMW Serie 3 2019
Álvaro Ruiz
Álvaro Ruiz
BMW acaba de estrenar la séptima generación de uno de sus modelos más populares, el Serie 3. En comparación con su predecesor es más grande, más tecnológico y más eficiente, pero también promete mejorar en el apartado dinámico; te contamos todas sus claves.


BMW escogió la denominación interna E21 para identificar a su nueva berlina de tamaño medio en 1975; aquel año nacía el BMW Serie 3 y más de cuarenta años después la marca alemana ha elegido el Salón del Automóvil de París para desvelar la séptima generación del que ya es el modelo más vendido de su historia. Llegará a los concesionarios en 2019 para remplazar al Serie 3 F30, que fue lanzado en 2012, y será conocido como G20 de manera interna. Te contamos cuáles son los cambios con respecto a su predecesor.

Habitáculo más amplio

BMW Serie 3 2019 interior

Para empezar, es más grande. Ahora mide 4.70 m de longitud (85 mm más), 1.82 m de ancho (16 mm más) y 1.44 m de alto (1 mm más); la batalla también es 41 mm más larga -2,85 m-, lo que unido al mayor ancho de sus vías -43 mm delante y 21 mm detrás- se traduce en más espacio interior, especialmente en las plazas traseras. El maletero ofrece el mismo volumen que el del modelo anterior, es decir, 480 litros, pero unos huecos a los lados permiten añadir otros 36 litros de espacio de carga para dejar objetos más pequeños.

Sin sorpresas en el apartado estético

BMW Serie 3 2019 exterior

A simple vista, el diseño es muy similar al de su predecesor. Bien es cierto que cambia por los cuatro costados, pero BMW ha apostado por el continuismo, con un buen equilibrio entre elegancia y deportividad, aunque igual de tradicional que las anteriores generaciones del Serie 3. Sus formas, por tanto, son las de una berlina clásica de cuatro puertas, si bien el paquete opcional M permite poner un punto de agresividad al conjunto.

Más tecnológico

Instrumentación digital BMW Serie 3 2019

El diseño interior es el típico de BMW, con un puesto de conducción más bajo de lo habitual, la consola central orientada hacia el conductor y una disposición de los mandos muy tradicional. El salto tecnológico, eso sí es evidente. Lo principal novedad es la instrumentación digital, que forma parte del nuevo Sistema Operativo 7.0 de BMW, ya implementado en otros modelos de la firma, como el nuevo BMW X5. También evoluciona la pantalla táctil central, que ahora está mejor integrada en el diseño del salpicadero y la consola central. En materia de calidad y ajustes, es previsible que BMW haya dado un paso adelante; además, la oferta de materiales, tapicerías y molduras decorativas es muy amplia y se completa con la nueva iluminación ambiental led, que permite dar un toque más personal al habitáculo. Por otro lado, la mayor dotación tecnológica incluye más sistemas de asistencia a la conducción, por lo que el Serie 3 2019 será un vehículo más seguro y más cercano a la conducción autónoma.

Más variedad mecánica

BMW Serie 3 2019 trasera

De inicio, el nuevo BMW Serie 3 estará disponible con dos motorizaciones, una alternativa de gasolina y un diésel, ambos con el mismo bloque de cuatro cilindros turboalimentado. El de gasolina es el 330i de 258 CV y 400 Nm de par, mientras que el diésel es el 320d de 190 CV con la misma cifra de par. Ambos irán asociados a una caja de cambios manual de seis velocidades, pero también podrán asociarse a una transmisión automática Steptronic de ocho velocidades. En los dos casos hay que hablar de un sistema de tracción trasera de serie, si bien el 320d también podrá contar con un sistema de tracción total xDrive. Pocos meses después de su llegada al mercado, la oferta mecánica se ampliará con nuevos propulsores diésel y gasolina de cuatro y seis cilindros con distintos niveles de potencia. Más adelante también llegará un híbrido enchufable basado en el 330i y, con el tiempo, el M3 se convertirá en la alternativa más deportiva de la gama, aunque también habrá variantes firmadas por M Performance, como ya sucede en los últimos modelos de la marca.

Apuesta por el dinamismo

BMW Serie 3 2019 ruedas

Como cualquier BMW, el Serie 2019 hace del comportamiento dinámico uno de sus grandes argumentos. Es más ligero que su predecesor -55 kg menos- y respeta la distribución de peso 50:50, mientras que, según BMW, la rigidez del bastidor y de los apoyos de la suspensión se han incrementado significativamente. También mejora en el apartado aerodinámico, mientras que la suspensión de serie y la opcional deportiva M incluyen, por primera vez en un BMW, amortiguadores con función de desplazamiento. La marca alemana, además, ofrecerá un diferencial deportivo M para las dos motorizaciones disponibles en el lanzamiento, lo que permitirá mejorar sensiblemente el comportamiento en curva. Opcionalmente también podrá equipar frenos deportivos M. Todo esto, unido al mayor rendimiento de los motores disponibles, contribuye a que el nuevo Serie 3 gane puntos en el terreno dinámico.

 

BMW Serie 3