Prueba BMW iX3 2021: el nuevo BMW X3 eléctrico

Prueba exclusiva en carretera del Nuevo BMW iX3 | El BMW X3 eléctrico
Álvaro Sauras
Álvaro Sauras

Con una batería de 74 kWh de capacidad, tracción trasera y 286 CV, el nuevo BMW iX3 es la versión eléctrica del todocamino BMW X3.


El nuevo todocamino eléctrico de BMW, el iX3, ya está disponible en dos acabados (Inspiring e Impressive), con un precio de 72.300 y 77.650 euros respectivamente. Mide 4,73 metros de largo y ofrece 510 litros de capacidad de maletero. Su motor eléctrico trasero de 286 CV le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos, mientras que la velocidad máxima está autolimitada a 180 km/h. El consumo medio homologado es de 17,5 kWh/100 km, mientras que la media real en carretera es un poco más alta; entre 21 y 23 kWh/100 km. Con estas cifras, el iX3 ofrece una autonomía máxima para viajar de unos 350 kilómetros (la autonomía homologada según ciclo WLTP es de 460 km).

Aunque las primeras entregas se realizarán en marzo de este año, BMW nos dió la oportunidad de probar una unidad de preserie del iX3 durante un recorrido de Madrid a Barcelona. El iX3, por cierto, se fabrica en China, en la factoría de Shenyang que BMW tiene con su socio Brillance. Según BMW, el motivo es logístico, ya que la mayor parte de los iX3 producidos se van a quedar en el país asíático.

Por fuera: nada llamativo

BMW iX3 frontal

Al contrario de marcas como Audi o Mercedes, que han procurado dotar a sus modelos eléctricos (como el etron o el EQC, respectivamente) de una apariencia distintiva, el iX3 se integra perfectamente dentro de la gama X3. Lo único que le delata son detalles en color azul en los estribos y en la parte trasera, así como el empleo de unas llantas de aleación diseñadas para reducir la resistencia aerodinámica.

Según BMW, estas llantas de aluminio con piezas insertadas reducen la resistencia aerodinámica en un 5%, además de ser un 15% más ligeras que unas llantas convencionales. En la práctica, eso se traduce en una reducción del consumo del 2%, equivalente a una reducción de 0,4 kWh/ 100 km durante el ensayo en ciclo WLTP.

Por dentro: buena ergonomía y acabado lujoso

BMW iX3 interior

Como ocurre en el exterior, el interior del iX3 luce detalles en color azul indicativos de que nos encontramos ante una versión eléctrica. Puede que la banqueta del conductor se sitúe en una posición algo más elevada de lo esperado pero, en general, la postura de conducción es excelente, los reglajes del volante son muy generosos y todos los mandos quedan a mano.

Las plazas traseras permitirán viajar con confort a pasajeros de cualquier estatura, mientras que el maletero, de formas perfectamente regulares, ofrece unos generosos 510 litros de volumen. Son 40 litros menos que en un X3 ‘convencional’, aunque la merma de espacio se refiere al hueco que ofrecen el resto de X3 bajo el suelo del maletero, de manera que no representan una renuncia importante.

En marcha: con el típico tacto de un BMW

BMW iX3 trasera

En marcha, lo que distingue al iX3 de sus rivales es su enfoque racional. A diferencia del Mercedes EQC o el Jaguar iPace, no ofrece ni una potencia desmesurada (286 CV frente a los 400 de los anteriores) ni tracción a las cuatro ruedas. La capacidad de la batería también es levemente inferior (74 kWh frente a los aproximadamente 80 de Mercedes o Jaguar. 80 del Mercedes o los 90 del Jaguar). Y, por supuesto, la aceleración también es peor (el Mercedes EQC 400 declara 5,1 segundos para acelerar de 0 a 100 km/h, mientras que el Jaguar lo hace en 4,8 segundos).

Al volante, el iX3 ofrece todas las virtudes propias de un modelo eléctrico. Es cómodo, estable y silencioso. La suspensión ofrece el típico tacto seco pero confortable de BMW, y la dirección ofrece un tacto ‘durito’, también muy característico de BMW. El acelerador ofrece una respuesta lineal y muy dosificable. En la práctica, las prestaciones son buenas, aunque no impactantes. Al acelerar a fondo no experimentas el fuerte empuje del Mercedes EQC o la aceleración casi violenta del Jaguar I-Pace. Sin embargo, también hay que tener en cuenta que, por motivos de autonomía, las prestaciones de estos dos modelos no son muy utilizables. A la hora de realizar adelantamientos o incorporaciones de autopista, el empuje es bastante convincente y más que suficiente. Además, parece que disponemos de un par máximo elevado durante una horquilla de velocidades más amplia de la habitual. Eso se traduce en que el coche gana velocidad con alegría incluso cerca de su velocidad máxima.

BMW iX3 propulsor

Puede que esta buena aceleración en todo el rango de velocidades esté relacionada con el tipo de motor eléctrico que BMW ha empleado en el iX3. Se trata de un motor trifásico síncrono, pero que emplea bobinas en lugar de imanes permanentes para generar los campos magnéticos del rotor. En las ilustraciones y fotografías que ha proporcionado BMW se observa claramente la presencia del sistema de escobillas para inyectar corriente en el rotor. En principio, este sistema no debería dar problemas en toda la vida del vehículo.

En cuanto a la recarga, el iX3 incorpora un cargador embarcado de 11 kW de potencia, y se puede cargar hasta a 150 kW de potencia en corriente continua (aunque este tipo de cargadores escasea mucho en España), de manera que su batería puede alcanzar el 80% de estado de carga en un mínimo de 36 minutos. La autonomía en carretera ronda los 350 km con una sola carga (es un valor en la parte optimista dentro de los reales). Por supuesto, como la carga se ralentiza mucho a partir del 80%, hay que descontar un 20% de esa cifra, de manera que la autonomía práctica real de cara a viajar se sitúa en unos 280 kilómetros.

En conclusión: un modelo ‘racional’

Es difícil no ver al iX3 como un modelo de transición entre la primera hornada de eléctricos de BMW (como el i3, altamente experimentales) y los nuevos modelos que están por llegar (como el iX, que va a ser terriblemente novedoso). Con su ausencia de tracción total, su batería de ‘sólo’ 74 kWh, su nivel de potencia moderado y su precio a partir de 72.300 euros, el iX3 se sitúa una pizca por debajo de sus principales rivales premium (los comentados Jaguar I-Pace y Mercedes EQC). Durante nuestra prueba ha arrojado un consumo inferior al de estos rivales que podría compensar la capacidad levemente inferior de su batería.

 

BMW X3