Coches clásicos: el Citroën GS cumple 50 años

23 Coches clásicos: el Citroën GS cumple 50 años
Fotos: el Citroën GS cumple 50 años
Miguel Tineo
Miguel Tineo

El Citroën GS es, sin duda, uno de los modelos que ha hecho grande a toda una marca como Citroën. Cuando apareció en 1970, hace ya 50 años, fue una completa revolución tanto por diseño como por tecnología.


Hace 50 años, el mundo del motor era muy diferente a como lo conocemos hoy día. Por eso, la llegada del Citroën GS fue todo un hito. Un hito que ahora, justamente, cumple esos 50 años. Con una longitud de 4,12 metros -sí, 2 cm menos que lo que hoy día mide un Citroën C3 Aircross-, el GS se posicionaba como una alternativa a las berlinas medias, situándose a medio camino entre el 2CV y los DS.

citroen_gs_trasera

El Citroën GS de 1970 lucía una especie de curiosa y original carrocería de cuatro puertas en la que, en realidad, no se abría todo el portón: la luna trasera permanecía fija, de manera que sólo se abría la portezuela que quedaba formada por la parte de chapa ubicada entre los faros. El GS era obra de Robert Opron, quien también diseñó los míticos SM o CX. Si su exterior era llamativo, qué decir de su interior. Un volante con un solo brazo dejaba entrever una completa instrumentación que incluía un rudimentario sistema para indicarnos cuántos metros íbamos a necesitar para detener el coche en función de la velocidad a la que fuésemos en ese momento.

citroen_gs_salpicadero

Un adelantado a su tiempo

En el aspecto mecánico era donde aparecían novedades en prácticamente todos los apartados. Por ejemplo, contaba con cuatro frenos de disco, y el freno de mano actuaba sobre el eje delantero en vez de sobre el trasero. Además, equipaba una suspensión hidroneumática que le otorgaba un nivel de comodidad y, al mismo tiempo, de estabilidad que no tenía ninguno de sus rivales.Y no sólo eso: a través de una palanca permitía elevar la altura de la carrocería.

Citroën cumple 100 años: estos son los mejores modelos de su historia

En cuanto a las mecánicas, estrenó una nueva gama de motores de cuatro cilindros opuestos, lo que permitía rebajar el centro de gravedad… y hasta ubicar la rueda de repuesto encima del propio motor -bueno, en realidad, un poco más atrás- algo que, por otro lado, no debía ser muy bueno para la integridad de la goma de la propia rueda… Estos motores estaban refrigerados por aire, no por agua, y Citroën afirmaba que su mantenimiento era especialmente sencillo y asequible. Estas mecánicas tenían entre 1.0 y 1.3 litros, por supuesto, sin turbo ni inyección, así que su potencia se situaba entre los 55 y 65 CV.

Todos los Coches del Año en Europa (1964 – 2020)

Con todo, el GS llegó a ser Coche del Año en Europa en 1971, y se convirtió en el coche más vendido en Francia entre 1975 y 1978, con una producción anual de más de 200.000 unidades. En total, se construyeron cerca de 2,5 millones de GS, de ellos 478.000 con la carrocería familiar Break. Aunque la mayoría de unidades salieron de la planta de Rennes la Janais -Francia-, en España se fabricaron 153.983 unidades en la factoría de Vigo entre 1984 y 1986.

citroen_gs_break

En 1979, con portón

Tras el lanzamiento de la versión break en 1972 y un ligero restyling en 1976, el GS evolucionó con la llegada de los años 80, convirtiéndose en el Citroën GSA. Se trata del primer Citroën con 5 puertas, pero no el último: desde entonces, el portón trasero está presente en la práctica totalidad de los modelos Citroën comercializados hasta la fecha.

citroen_gsa

En 1979, el GS estrenó una ligera actualización donde lo más llamativo fue la aparición de un portón trasero completo para el maletero. Fue el primer Citroën en utilizarlo y, desde entonces, la inmensa mayoría de modelos de la marca ha optado por esta solución. Aquel GS renovado de 1979 se denominó GSA, y estuvo a la venta hasta 1986, momento en el que el GSA dejó su lugar al BX.