¿Qué coches de segunda mano puedes comprar por 1.000 euros?

Seat Arosa
¿Qué coches de segunda mano puedes comprar por 1.000 euros?
Eduardo Alonso
Eduardo Alonso
Es una cuestión un poco peliaguda, pero que mucha gente se plantea. Si tienes poco (muy poco) presupuesto, ¿qué coches puedes comprarte?

Hay un máximo común denominador en tiempos de crisis: cuando no hay dinero, la edad del parque automovilístico particular aumenta y, con ello, la compraventa de vehículos baratos. Hoy en día vivimos una importante crisis, y por eso mucha gente que busca coche lo hace por importes muy bajos. Incluso 1.000 euros.

De eso en concreto va esta noticia. De qué puedes hacer si necesitas un coche y sólo puedes destinar 1.000 euros a la compra. Y digo a la compra porque, no olvidemos, que la adquisición de un coche no sólo conlleva lo que es la compra en sí, sino también asumir el coste de la transferencia (en un coche de 1.000 euros, te puede costar entre 120 y 150 euros) y el del seguro (en función de diversas circunstancias, entre 200 y 400 euros).

Pero centrémonos en el coche en sí. ¿Cuál puedes comprar? Bueno, si vas a invertir sólo 1.000 euros, conviene no centrarse en buscar modelos concretos, sino más bien buenas unidades. Es decir, vehículos que hayan sido aceptablemente mantenidos y que no tengan demasiados kilómetros.

Renault Mégane Classic
Renault Mégane Classic

Si vives en una gran urbe como Madrid capital o Barcelona capital, también es interesante que disponga de etiqueta medioambiental, cosa que sólo sucederá si el coche que elijas está sujeto a la normativa de emisiones EURO III (si es de gasolina) o EURO IV (si es diésel), algo que en la práctica se traduce en que si es de gasolina tendrá que ser igual o posterior al año 2000 y si es diésel igual o posterior a 2006, aunque hay excepciones.

En cualquier caso, ¿qué puedes comprar por 1.000 euros? Pues, prácticamente, coches de cualquier segmento. Desde microurbanos hasta coupés, todo terrenos, monovolúmenes, berlinas… Obviamente, ten en cuenta que los coches viejos tienden a consumir más que los actuales, y por supuesto también son más propensos a averiarse por pura lógica.

¿Cómo buscar el coche? Abre el buscador de coches de una página web de compraventa y, en los filtros, pon 1.000 euros como precio máximo (o, si quieres, 1.500 euros para después intentar negociarlo a la baja) y la provincia en la que residas (o, como mucho, también las adyacentes). No te recomendamos ir a ver coches demasiado lejos porque, tratándose de vehículos de 1.000 euros, es probable que al llegar te lleves un chasco.

Podrás encontrar de todo. Microurbanos como un Seat Arosa o un Fiat Seicento, urbanos como un Peugeot 206, un Seat Ibiza o un Ford Fiesta, compactos como un Ford Escort, un Fiat Bravo o, incluso, un Audi A3, berlinas como un Ford Mondeo, un Renault Laguna o un Alfa 156, monovolúmenes como un Citroën Xsara Picasso, coupés como un Hyundai Coupé o un Toyota Paseo…

Daewoo Nexia
Daewoo Nexia

En fin, el abanico de modelos es enorme. Lo crucial es que elijas un modelo que se ajuste a tus necesidades. Es decir, si vas a circular mucho por ciudad, escoge un coche pequeño. Si vas a llevar a tu familia, quizá un monovolumen se ajuste mejor. Y si lo destinarás a un uso mixto, puede que una berlina o un compacto sea lo más apropiado.

También la fiabilidad es un aspecto a considerar. Por lo general, si compras un coche de 1.000 euros, lo más probable es que ronde los 20 años de antigüedad. En ese caso, estadísticamente los de gasolina son menos propensos a fallar por el simple hecho de que son más sencillos, aunque los diésel bien mantenidos son auténticas rocas.

Una vez encuentres uno que te cuadre, inspecciona el estado de las cosas que te pueden costar dinero, como los neumáticos, los amortiguadores, el aire acondicionado, que no haya fugas importantes en el motor… y comprueba que la ITV esté pasada, ya que cuanto más viejo es un coche, más riesgo de no superarla habrá. También apunta cuándo se realizó el último mantenimiento al motor para tener controlado cuando le volverá a tocar.

Y cruza los dedos. Cuando lo compres ten siempre en mente que se trata de un coche de 1.000 euros y, así a ojo, 20 años de antigüedad y probablemente más de 200.000 km. Eso significa que, por lógica, las posibilidades de que falle alguno de sus elementos son mayores que en un coche más nuevo y con menos kilometraje. De hecho, lo más probable es que llegue un día en el que eso suceda. Mientras tanto, a mantenerlo como se debe y a disfrutarlo.