Los 10 errores más comunes que cometen los conductores en verano

Los 10 errores comunes que pueden perjudicar el estado de un coche en verano
Los 10 errores más comunes que cometen los conductores en verano
Javier Jimenez
Javier Jimenez
Con la llegada del calor y las vacaciones de verano, los vehículos particulares requieren una serie de cuidados mínimos para garantizar su correcto estado y mantenimiento. A continuación, presentamos una lista de recomendaciones que pueden ayudar a evitar errores e imprevistos durante el viaje. 

Estacionar cerca de la playa, dejar el vehículo a altas temperaturas, no acudir a un centro de lavado después de un viaje o conducir con ropa inadecuada suelen ser algunas de las malas prácticas que pueden poner en jaque el estado de un coche o comprometer la seguridad de sus ocupantes. En este sentido, la red de talleres y repuestos Norauto propone una lista de consejos que nos puede ayudar a evitar 10 errores habituales entre los conductores este verano.

  1. Estacionar en primera línea de playa. La arena y el salitre afectan directamente a la pintura del coche, a los cristales e incluso a los faros. Lo más recomendable es evitar aparcar cerca de la playa o, en todo caso, estacionar el vehículo de espalda a la costa, en una zona con sombra. De lo contrario, la brisa marina podría generar corrosión en los materiales y afectar tanto al exterior como al interior del vehículo, pudiendo deteriorar incluso los elementos metálicos y el motor.
  2. No proteger el vehículo del sol. En el caso de no tener la posibilidad de estacionar el vehículo en un parking techado, se recomienda cubrirlo con una funda para exterior para que ni el salitre ni el sol afecten a la pintura y la carrocería. Además, así se disminuye el calor y su afectación sobre elementos electrónicos o la propia batería.
  3. No lavar el coche con frecuencia. Para eliminar los restos de arena de la carrocería se debe limpiar el coche de manera frecuente. Además de ayudar a mantener la pintura exterior, esta práctica permitirá al conductor y pasajeros viajar de manera más cómoda. Se recomienda aspirar las alfombrillas y eliminar toda la arena que pueda haber en su interior y que afecta a los materiales del interior y al confort. También hay que limpiar bien los espejos retrovisores, los faros y el parabrisas para que no interfiera en la visibilidad.
  4. Coger el coche mojados o con restos de arena. Antes de ponerse al volante, tanto el conductor como sus acompañantes deben estar completamente secos y sin arena. Se aconseja el uso de fundas en los asientos. De esta forma, se evitan daños en la tapicería.
  5. Conducir con ropa inadecuada. Esta situación afecta a la integridad del coche y la seguridad de los pasajeros. Además de estar castigado con una multa de tráfico, conducir con calzado inadecuado aumenta significativamente las posibilidades de sufrir un accidente de tráfico.
  6. No limpiar en profundidad el coche antes del viaje de regreso de vacaciones. Al igual que en el momento de partida, no se debe descuidar la limpieza del coche a la hora de regresar de vacaciones. En primer lugar, hay que eliminar toda la arena antes de echar agua sobre el coche y frotar. Por ello, se aconseja el uso de aire a presión y un aspirador potente para el interior del vehículo, así como aire y agua a presión para limpiar la carrocería. Hay que recordar limpiar los bajos y las ruedas.
  7. Revisar los principales elementos de seguridad del automóvil. El exceso de calor en los neumáticos, sumado a un asfalto muy caliente, puede provocar un desgaste prematuro. Se recomienda su revisión de forma periódica y mantener una presión adecuada, así como revisar el dibujo del neumático (el mínimo legal es 1,6 mm pero se recomienda su sustitución con 2 mm).
  8. Mantener una temperatura inadecuada.  Se debe procurar mantener una temperatura interior lejos de cualquier extremo. El exceso de calor puede suponer un deterioro de algunos de los materiales del habitáculo. Esto se puede conseguir, por ejemplo, con el uso de un parasol. Las altas temperaturas también pueden alterar los niveles de los líquidos, que deben también ser revisados, especialmente el líquido refrigerante, nivel de aceite y limpiaparabrisas.
  9. Evitar la humedad. El exceso de humedad puede afectar al funcionamiento del sistema eléctrico del vehículo. Los fallos más comunes relacionados con este tema están relacionados con componentes como el alternador, el motor de arranque, la correa o los latiguillos de los frenos.
  10. Disminuir la precaución. Al volante siempre hay que mantener la atención y la concentración. Se debe estar al tanto de las circunstancias de la vía, realizar descansos frecuentes y evitar los excesos con el acelerador. Igualmente y bajo ningún concepto se debe conducir bajo los efectos del alcohol u otras sustancias.