Ahora disponible con motor gasolina o diésel

Primera prueba: nuevo Ford Focus ST

Primera prueba: nuevo Ford Focus ST
Rogelio Camargo
Rogelio Camargo
El nuevo Ford Focus ST mantiene intactas las cualidades de su antecesor, como una gran deportividad y una excelente relación entre precio y prestaciones, y mejora algunos aspectos, como el tacto de la dirección. Además, añade a la gama una variante con motor diésel. Ya está la venta, desde 32.875 euros.


El Ford Focus ST es, por el momento, la variante más potente de la gama del compacto americano. Ha acompañado a todas las generaciones: en la primera, equipaba un motor 2.0 atmosférico de cuatro cilindros y 170 CV, mientras que en la segunda fue reemplazado por un 2.5 turboalimentado de cinco cilindros. En la tercera entrega se regresó al bloque de cuatro cilindros y 2,0 litros, aunque dotado de la tecnología EcoBoost, que incluye turboalimentación e inyección directa, además de estar también disponible con carrocería familiar Sportbreak. En el modelo de 2015 se mantienen invariadas ambas características y se añade una segunda posibilidad mecánica, un motor turbodiésel 2.0 TDCi de 185 CV.

Ford Focus STEn el exterior, el Ford Focus ST adopta la imagen del resto de la gama Focus, incluida la parrilla frontal típica en los últimos lanzamientos de la marca; eso sí, en el Focus ST es de tipo nido de abeja, mientras que en los demás está formada por láminas horizontales. Mide 4,36 metros de longitud „4,56 el Sportbreak„, apenas cuatro milímetros más que el resto de Focus, debido al diferente diseño de los paragolpes. Hay disponibles seis colores para la carrocería, dos de ellos, el Gris Stealth y el Amarillo Sport, exclusivos de esta versión. Las llantas de aleación de serie son de 18 pulgadas en gris plata, aunque opcionalmente puede optarse por unas del mismo diámetro en gris grafito o por otra de 19 pulgadas. En ambos casos, se incluyen unas pinzas de freno en color rojo.

Ford Focus ST asientosEn el habitáculo del Focus ST también encontramos importantes diferencias, como el volante exclusivo o los tres relojes en la parte superior del salpicadero, que informan de la temperatura del aceite del motor, de la presión de soplado del turbocompresor y de la presión del aceite. Aunque los que realmente llaman la atención son los asientos delanteros, firmados por Recaro, que ofrecen lo que aparentan, una sujeción excelente de todo el cuerpo. Por el contrario, tienen un respaldo algo estrecho, incluso para personas de complexión normal, si bien, con el paso de los kilómetros, se van adaptando mejor al cuerpo. El aspecto más criticable es que las voluminosas alas laterales de la banqueta no favorecen el acceso al puesto de conducción o al del acompañante.

En cuanto a las plazas traseras, ofrecen habitabilidad de sobra para dos adultos, con una buena anchura y espacio para las piernas. El maletero, por otra parte, mantiene la capacidad del resto de la gama: 363 litros en el Focus ST de cinco puertas y 490 en el Sportbreak. El primero se sitúa en la media del segmento, mientras que el segundo está por debajo del único modelo de la competencia que ofrece unas versiones similares, el Seat León ST.

Deportivo y razonablemente cómodo

Los dos motores del Ford Focus ST ofrecen unas prestaciones acordes al tipo de vehículo ante el que nos encontramos. En el gasolina, la velocidad máxima es de 248 km/h en ambas carrocerías; en aceleración, en cambio, el cinco puertas realiza la maniobra de 0 a 100 km/h en 6,5 segundos, por 6,7 del Sportbreak. En cuanto al 2.0 TDCi, alcanza los 217 km/h y también hay una diferencia de 0,2 segundos en el 0 a 100: 8,1 del cinco puertas frente a 8,3 del Sportbreak.

Ford Focus STLa forma de entregar la potencia es bastante diferente según el motor. El diésel muestra más contundencia, sobre todo a partir de 2.000 rpm, gracias a un par motor de 400 Nm, frente a los 360 del 2.0 EcoBoost. En cambio, en este último se produce en un rango de vueltas muy superior, ya que, desde apenas 1.200 rpm, ya se aprecia una notable respuesta, aunque no es hasta las 4.000 vueltas cuando muestra todo su carácter. En lo referente al consumo, la diferencia es muy clara a favor del 2.0 TDCi: 4,2 frente a 6,8 litros cada 100 kilómetros.

En cuanto al comportamiento, el Ford Focus ST muestra una gran eficacia en zonas de curvas, gracias a la excelente puesta a punto del chasis, con una suspensión rígida, pero que permite un razonable grado de confort a los ocupantes. Uno de los principales problemas de la anterior generación, los ´tirones´ en la dirección al acelerar a fondo, se ha mejorado con la recalibración del sistema EPAS, aunque debido a la enorme cantidad de par que llega al eje delantero, sigue precisando de alguna corrección por parte del conductor.

Por último, el equipamiento es muy completo: incluye de serie, entre otros elementos, el sistema de navegación, los asientos deportivos con reglajes eléctricos, el control de estabilidad desconectable en tres fases…

Precios de la gama Ford Focus ST 2015:

  • Ford Focus Berlina ST 2.0 EcoBoost Auto-Start-Stop – 32.875 euros
  • Ford Focus Sportbreak ST 2.0 EcoBoost Auto-Start-Stop – 33.825 euros
  • Ford Focus Berlina ST 2.0 TDCi Auto-Start-Stop – 33.325 euros
  • Ford Focus Sportbreak ST 2.0 TDCi Auto-Start-Stop – 34.275 euros

 

Ford Focus