Desde 40.800 euros, descuento promocional incluido

Prueba del Infiniti Q50 Hybrid, un híbrido con carácter deportivo

infinitiq5001
Prueba del Infiniti Q50 Hybrid, un híbrido con carácter deportivo
Miguel Tineo
Miguel Tineo
Infiniti reduce la gama del Q50, que deja de estar disponible con motor diésel para comercializarse sólo con una potente -y más cara- mecánica híbrida de 364 CV.


La demonización política del diésel y las normativas relacionadas con las emisiones y consumos están provocando que las marcas tengan que realizar ajustes en sus gamas de modelos. Un ejemplo es Infiniti, la marca de lujo de Nissan, que se ve obligada a reducir la gama del Q50 a una sola versión híbrida no enchufable, con un motor 3.5 V6 gasolina y otro eléctrico y 364 CV. La gama se ha reducido a la variante Hybrid, que se ofrece con el acabado Sport y tracción trasera o con la terminación Sport Tech con tracción total -52.133 euros-. En ambos casos, el cambio es automático de siete marchas. Esto significa la desaparición del 2.2 diésel de 170 CV, una variante con la que esta berlina de cuatro puertas y 4,81 m de largo se convertía en una alternativa a los Audi A4 2.0 TDI, BMW 320d o Mercedes C 220 d.

La eliminación de esta mecánica supone la apuesta por una solución a priori más ecológica, pero tiene su lado negativo: el precio es más elevado, el consumo también -el diésel gasta 4,8 L/100 km frente a 6,2 L- y el volumen de maletero se ve reducido de 500 a 400 L. Por lo menos, es una berlina exclusiva y va muy bien. Cumple con nota como híbrido de calidad y carácter deportivo, pero pierde potenciales clientes frente al diésel.

Un interior diferente

Infiniti Q50

El puesto de conducción del Q50 tiene un diseño poco arriesgado y una excelente calidad, tanto por los materiales empleados como por los ajustes y remates. Cuesta un poco habituarse a la disposición de sus mandos o al manejo de la pantalla central, pero no es grave. En el ‘debe’, la plaza central trasera es justa, así como su maletero de 400 litros.

En marcha

Infiniti Q50

El Q50 Hybrid incorpora una mecánica que destaca por suavidad y buena insonorización, con una respuesta progresiva que le convierte en un modelo muy indicado para realizar viajes largos. Eso puede hacer que el coche parezca más lento de lo que es, pues sus prestaciones son muy buenas: tarda 5,1 segundos en pasar de 0 a 100 km/h. Homologa un consumo medio de 6,2 L100 km, si bien en la práctica es difícil bajar de 7,0 L. El cambio automático de siete marchas también destaca por agrado, pero no tanto por rapidez. En cuanto al comportamiento, su punto fuerte es el aplomo y la sensación de control más que la agilidad.

  • Lo mejor: Está muy bien hecho, tiene unas prestaciones elevadas y un buen comportamiento.
  • Lo peor: Es más caro que el Q50 diésel -y algunas berlinas similares- y, en la práctica, más gastón.

Versión recomendada: Hybrid Sport

Infiniti Q50

Motor Híbrido, 6 cilindros en V, 3.498 cc, 4 válvulas por cilindro
Potencia 364 CV a 6.800 rpm
Par 350 Nm a 5.000 rpm
Largo / ancho / alto 4,81 m / 1,82 m / 1,43 m
Velocidad máxima 250 km/h
0-100 km/h 5,1 segundos
Consumo mixto 6,2 l/100 km
Emisiones CO2 144 g/km
Maletero 400 litros
Peso 1.842 kg
Cambio Automático, 7 velocidades
Tracción Trasera

 

Infiniti Q50