Se fabricarán 311 unidades

Lotus 3-Eleven: una competición diaria

Lotus 3-Eleven: una competición diaria
Karam El-Shenawy
Karam El-Shenawy
Lotus sobrepasa sus propios límites con este 3-Eleven, un monoplaza fabricado sobre un chasis de aluminio que le permite rebajar su peso hasta los 900 kilos para que los 450 CV que entrega su motor 3.5 V6 turbo le permitan acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 3 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 290 km/h.


El Festival de la Velocidad de Goodwood siempre es una buena excusa para que los fabricantes saquen toda su artillería. Lotus es uno de los que nunca se pierde la cita y para esta edición ha decidido poner toda la carne en el asador. Así, la marca inglesa, dado que jugaba ´en casa´, dejó a todos boquiabiertos con su última creación: el 3-Eleven.
 
Gracias a su carrocería abierta y, sobre todo, a que estamos hablando de un monoplaza, bien podría aventurarse a dar el salto a los circuitos de Fórmula 1. Aptitudes no le faltan ya que anuncia un motor 3.5 V6 turbo, el mismo que emplea el Evora, pero potenciado hasta los 450 CV. Potencia más que de sobra para mover los exiguos 900 kilos de peso que le acelerar de 0 a 100 km/h en menos de 3 segundos, alcanzar una velocidad máxima que podrá ser de 280 o 290 km/h dependiendo de la versión que tengamos.
Lotus 3-Eleven, interior
 
Sí, porque una de las peculiaridades de este Lotus 3-Eleven es que tendrá dos tipos de configuraciones: una para circuito y otra de calle. Curiosamente, la primera –cuyas fotos acompañan a estas líneas- es la que consigue el registro de velocidad más bajo, hecho que se debe por el montaje de unos alerones más grandes que si bien le confieren una mayor carga aerodinámica, de 215 kg a 240 km/h, aumenta la resistencia aerodinámica.
 
Esa, junto con una caja de cambios Xtrac secuencial de seis relaciones que monta la variante de competición, es la única diferencia reseñable pues ambas comparten el resto: chasis de aluminio, suspensión de doble triángulo y la eliminación total de parabrisas, puertas o todo elemento de confort que te puedas imaginar. Un volante, un asiento tipo bacquet con cinturones de cuatro y seis puntos de anclaje, una pantalla TFT a modo de cuadro de instrumentos, una jaula antivuelco situada en la parte trasera€ y poco más.
 
Aunque se trata de una edición limitada a 311 unidades, Lotus ha fijado un precio muy goloso para los que tengan algo de dinero ahorrado. Y es que su rango de precios irá desde los 115.000 euros de la variante de calle hasta los 162.000 euros más apta para los circuitos; aunque habrá que esperar hasta febrero para ver cómo sale la primera unidad de la cadena de montaje. 

Lotus 3-Eleven, trasera