Horizonte complicado

¿El fin de los urbanos con motor diésel? Renault así lo piensa

renaultdiesel
¿El fin de los urbanos con motor diésel? Renault así lo piensa
Pablo Gutiérrez
Pablo Gutiérrez
Renault piensa en el abandono de los motores diésel del segmento de los urbanos, algo que ya hemos visto en varias marcas japonesas.


El jefe de competitividad de Renault, Thierry Bollore, ha realizado recientemente unas declaraciones en las que señala que las inversiones en motores diésel están disminuyendo de manera clara debido a unas exigencias medioambientales cada vez más estrictas que complican la viabilidad de los proyectos.

De esta manera, predice que las futuras normativas anticontaminación harán desaparecer las motorizaciones diésel del segmento de los urbanos –como el Renault Clio-, tal y como ha ocurrido en el segmento directamente inferior en el que se ubica el Renault Twingo.

El coste de producción de estos bloques se eleva de manera significativa, por lo que a medida que avancen las normativas, el precio de adquisición de un vehículo diésel será cada vez más alto. Se estima que en el año 2020 sería muy complicado ver un Renault Clio con motor diésel, pero también podría afectar a determinados modelos del segmento compacto, como el Renault Mégane cinco puertas.
Fijándonos atentamente esto no resulta del todo nuevo para nosotros ya que dentro de la oferta de los micro-urbanos nos resulta muy complicado encontrar vehículos con motorización diésel salvo alguna excepción como los Fiat 500 1.3 Multijet de 95 CV y Fiat Panda 1.3 Multijet 95 CV.

Asimismo, en el mercado estamos viendo transformaciones poco a poco, como la desaparición de las versiones diésel de la gama Toyota Yaris –ahora sólo disponible en gasolina o híbrido- y también en el reciente Mazda 2, que inicialmente estaba disponible con la versión 1.5 Skyactiv-D con 105 CV.
De esta manera, se estima que el futuro se sustentará en avanzados motores gasolina así como los modelos híbridos y eléctricos, que, gracias a la disminución en el precio de las baterías, se mostrarán mucho más accesibles a la vez que conseguirán unas cifras de autonomía cada vez más interesantes.

Por el momento, veremos un auge de los denominados «mild hybrid«, consistentes en un motor eléctrico que ayude al motor de combustión en determinadas fases de aceleración para reducir los consumos y emisiones contaminantes, sistemas ya presentes en el mercado con motores gasolina, como el Suzuki Baleno 1.2 SHVS con 90 CV, y también con motores diésel como el nuevo Renault Scénic 1.5 dCi Hybrid Assist con 110 CV.