Prueba Mercedes-Benz EQA 250 2021: ¿cómo va la versión eléctrica del GLA?

30 Prueba Mercedes-Benz EQA 250 2021: ¿cómo va la versión eléctrica del GLA?
Fotos: Mercedes-Benz EQA 2021
Álvaro Sauras
Álvaro Sauras
El EQA es la versión 100 % eléctrica del GLA. Se trata del segundo SUV eléctrico de Mercedes, tras el EQC de 2019… y el primero de muchos que están por llegar.

Mercedes-Benz está siendo, en lo que llevamos de año, uno de los líderes en el mercado de híbridos enchufables. El secreto reside en contar con mecánicas que ofrecen una buena autonomía en eléctrico… pero también en tener una amplia gama, capaz de satisfacer las necesidades más caprichosas.

Con los vehículos 100 % eléctricos va a emplear la misma fórmula, y para eso están preparando el desembarco de un buen grupo de modelos propulsados a baterías que van a hacer compañía a los no muy exitosos EQC y EQV. El EQA de esta prueba es el primero de ellos, pero este verano llegará el EQS y, a finales de año, conoceremos las versiones eléctricas del Clase E, del GLE, y del GLB (dotado de hasta siete plazas).

El propio EQA inaugura una tendencia innovadora entre los eléctricos, consiste en ofrecer diversas versiones con potencias y sistemas de tracción diferentes. En esta ocasión hemos probado el EQA 250, dotado de un motor delantero de 190 CV y que, además del más asequible, probablemente sea el más interesante de toda la gama, ofreciendo buena autonomía y unas prestaciones aceptables.

Dentro de la oferta actual de eléctricos, el EQA 250 se posiciona como un SUV eléctrico premium capaz de permitir una movilidad sin ninguna clase de agobios en entornos interurbanos, e incluso la realización de algún viaje puntual, pero teniendo siempre en cuenta que es difícil superar los 300 km de autonomía en carretera, y que cada parada para recargar va a suponer alrededor de una hora.

¿Cómo es la gama del Mercedes-Benz EQA?


Sólo existe un tipo de batería (con 66 kWh de capacidad utilizable), tres niveles de potencia y la posibilidad de optar por tracción a las cuatro ruedas (incorporando un motor por eje).

  • Mercedes-Benz EQA 250 E 190 CV, desde 49.900 euros
  • Mercedes-Benz EQA 300 4MATIC 228 CV, desde 54.400 euros
  • Mercedes-Benz EQA 350 4Matic E 292 CV, desde 56.675 euros

Un interior con una elevada sensación de calidad

Mercedes-Benz EQA interior

Los acabados, materiales y diseño del interior del EQA son, sin duda, su principal punto fuerte. A pesar de sus contenidas dimensiones exteriores, ofrece un habitáculo muy elegante, propio de modelos pertenecientes a segmentos superiores; especialmente si, como en la fotografía, equipamos las dos pantallas de 10», incluidas en el paquete premium, que cuesta desde 2.977 euros y añade también la apertura y arranque sin llaves.

Al pasar a analizar la habitabilidad puede decirse que cumple, pero sin alardes. El espacio en las plazas traseras es correcto pero, debido a la presencia de la batería, la altura de la banqueta es un poco escasa. El maletero, de 340 litros, no es de los más grandes, pero cuenta con formas muy regulares.

Mercedes-Benz EQA plazas traseras
Mercedes-Benz EQA maletero

Desde el punto de vista técnica el Mercedes-Benz EQA es un GLA eléctrico

es la versión eléctrica del GLA, y emplea su misma plataforma. Como consecuencia, el vano delantero está bastante vacío (a pesar de lo cual, no dispone de un maletero delantero), el maletero pierde algo de capacidad (tiene 340 litros en lugar de 435),
y el suelo de las plazas traseras está un poco más alto de lo normal.

Agradable de conducir y con prestaciones razonables

Mercedes-Benz EQA

Como suele ocurrir con todos los eléctricos, el EQA es un coche confortable, silencioso y fácil de conducir, capaz de moverse con soltura y que enmascara bastante bien sus dos toneladas de peso.

La dirección ofrece un tacto suave y preciso, y el acelerador tiene una respuesta directa y progresiva. A pesar de ser tracción delantera, no hay problemas de motricidad, ni siquiera cuando se acelera a fondo. No obstante, Mercedes debería mejorar el tacto del freno, ya que cuesta ajustar con precisión el punto de detención. Es un problema habitual en coches eléctricos, pero debería de estar más cuidado en una marca como Mercedes.

El control de crucero por radar y el mantenimiento de carril funcionan muy bien. El mantenimiento de carril de emergencia funciona aplicando los frenos, y su intervención podría ser más suave. Junto con una suspensión confortable, buenos asientos y excelente silencio, este coche es un lugar muy confortable para sobrellevar cualquier atasco.

No obstante, igual que ocurre con el EQC, el elevado peso penaliza los consumos, que suelen situarse holgadamente por encima de los 21 kWh. Eso no es ningún problema en una utilización cotidiana, durante la que siempre veremos autonomías indicadas de más de 100 kilómetros, pero sí a la hora de viajar, ya que va a ser muy difícil recorrer más de 300 km del tirón. En casa, puede cargarse en unas 5 horas (a 11 kW) y, en un cargador rápido de 100 kW, en unos 40 minutos.

La opinión de Autofácil

El Mercedes-Benz EQA es un eléctrico con una calidad de acabados y sistemas de asistencia a la conducción fantásticos (aunque opcionales). Sin embargo, la batería no está pensada para largos viajes.

Ficha técnica del Mercedes-Benz EQA 250

Mercedes-Benz EQA radiografia
  • Motor: Eléctrico, delantero, trifásico asíncrono
  • Potencia máxima: 190 CV (140 kW)
  • Par máximo: 375 Nm
  • Tracción: A las ruedas delanteras
  • Caja de cambio: Una relación
  • Frenos delantera/trasera: Discos ventilados/discos
  • Dimensiones: 446 x 183 x 162 cm
  • Peso: 2.040 kg
  • Neumáticos: 235/55 R18
  • Maletero: 340 litros
  • Batería (útil): 66,5 kWh
  • Velocidad máxima: 160 km/h
  • Aceleración: 0-100 km/h 8,9 segundos
  • Consumo medio: 17,9 kWh/100 km
  • Autonomía real: 315 km

 

Mercedes-Benz EQA

Mercedes-Benz EQA

Lo sentimos, no existen videos de ésta categoría