Vehículos compartidos: no seas víctima del gripesharing

gripesharing
Vehículos compartidos: no seas víctima del gripesharing
Autofácil
Autofácil

El frío del invierno combinado con las nuevas formas de movilidad compartida, pueden ser el caldo de cultivo perfecto para contagiarse con virus compartidos.


Carsharing, motosharing, patinete sharing… La forma de moverse ha cambiado y en las grandes ciudades son muchos los usuarios que han renunciado a tener un coche en propiedad en favor del pago por el uso. Y aunque eso parece una solución óptima de cara a la movilidad, puede serlo también para la transmisión de virus como el de la gripe o el resfriado. 

Y es que estornudar, toser o hablar es la vía de contagio más directa. De hecho, las microgotas de saliva de las personas infectadas pueden adheririse a la tapicería o la parte alta del salpicadero, donde el virus permanacerá actico durante 48 horas. Si lo tocas y a continuación te llevas la mano a la nariz o la boca, te habrás contagiado. Por eso, te mostramos qué precauciones debes seguir este invierno para que no seas víctima del gripesharing.

Mitsubishi Outlander PHEV: el SUV híbrido más completo

¿Cómo evitar el contagio en vehículos de movilidad compartida?

Por lo general, la primera recomendación de los médicos para evitar contagios es lavarse las manos a menudo y llevar un bote de alcohol desinfectante para manos, de esta forma podrás ‘desinfectarte’ antes y después de utilizar el vehículo. Por otro lado, si estás está acatarrado o griposo, usar una mascarilla para evitar toser o estornudar sobre partes del vehículo accesibles con la mano, evitará que contagies tu enfermedad a otros usuarios.

Motosharing: En este caso, la mejor forma de evitar el contacto es ponerse sotocasco antes de usar el casco compartido y, si es posible, utilizar tu propio casco. Además, conviene llevar siempre guantes de moto y ponérselos antes de tocar cualquier superficie de la moto, en especial las manillas. 

Patinete sharing

Patinetesharing: Las precauciones a seguir serían similares a las del motosharing: utilizar siempre, en la medida de lo posible, tu propio caso y sotocasco. Por supuesto, llevar guantes y ponérselos antes de tocar cualquier superficie también es fundamental. Esta recomendación se hace también extensible al bicisharing.

Car sharing: En este caso las precauciones que hay que tomar son algo distintas. Los plásticos del salpicadero, volante y palanca de cambios pueden acumular secreciones infectadas de virus viables. Así que en temporada invernal, merece la pena limpiar el volante y todas las palancas adyacente, así como la palanca de cambios, con una solución hidroalcohólica.

Por otro lado, una vez bajemos del vehículo de car sharing es conveniente lavarse las manos con agua y jabón. Si no es posible, desinfectar las manos con un líquido de solución hidroalcohólica es muy recomendable.