Servicios

Mantenimiento

llave inglesa

¿Cuánto va a costar la próxima revisión de tu coche? Averígualo aquí.

Tasación

coche y lupa

¿Vas a comprar o vender? Conoce el valor real de tu coche en el mercado.

Concursos

trofeo

Descubre todos los regalos que puedes conseguir si participas.

Consultorio

interrogación

Plantéanos tus dudas sobre coches y nosotros te las resolveremos.

¿Cuál me compro?

dinero

Envía tu pregunta y sigue los consejos para decidir qué coche comprar.

Kiosco LUIKE

revista y móvil

Descubre todas las publicaciones de LUIKE en soporte impreso y digital.

Porsche 911 Paraíso GT

Porsche 911 GT3 vs. Porsche Cayman GT4

Comentar Publicado el jueves 25 de enero de 2018
Porsche 911 GT3 vs. Porsche Cayman GT4

Una carretera de montaña desierta. Kilómetros de curvas con bucólicos paisajes otoñales. Podría ser la perfecta descripción del cielo para los amantes del automóvil. Y qué mejor que disfrutar de ello al volante de los dos mejores GT de Porsche: el 911 GT3 y el Cayman GT4.

Reunir estos dos modelos en un mismo reportaje es, casi con toda probabilidad, el mejor homenaje que le podemos hacer a Andreas Preuninger, máximo responsable del departamento GT de Porsche. Después de probar el salvaje GT2 RS por carreteras portuguesas, no se nos ocurre mejor forma de continuar con esta catársis de modelos GT que comparar los que, casi con toda probabilidad, son los Porsche más puros y genuinos de la era moderna.

Por un lado, tenemos el 911 GT3. Esta segunda iteración de la generación 991 se puede elegir con un cambio manual de seis marchas... como el que tenemos aquí. En el primero que surgió de esta generación, el propulsor 3.8 tan sólo se podía asociar a una transmisión automática de siete marchas. Sin embargo, en esta ocasión la mecánica 4.0 atmosférica también puede trasladar sus 500 CV al suelo a través de una caja de cambio manual de seis relaciones, algo que le convierte en un modelo ya de por sí excepcional.



En el caso del Cayman, estamos ante el que muchos consideran uno de los mejores deportivos ´asequibles´ de la historia. Y decimos asequible porque, en su día, se quedaba justo por debajo de los 100.000 euros, lo que hacía que fuera un chollo respecto a lo que pedían por el 911 GT3. Una auténtica obra maestra de motor central capaz de hacer palidecer a vehículos mucho más potentes y caros.

Pero estos dos vehículos tienen en común no sólo su origen en el departamento de productos especiales de la firma de Stuttgart, sino que ambos exigen un ´piloto´ activo, que se implique en el acto de conducir. Porque ambos modelos son de esos que proporcionan unos valiosísimos nexos de unión entre hombre y máquina tan difíciles de encontrar en los deportivos de hoy. Exigen que la persona que se posicione tras el volante entienda que debe interactuar de forma constante para sacar el máximo partido a la obra maestra que tiene entre manos.

La distancia en el tiempo me obliga a empezar por el Cayman GT4. Esta versión llegó al mercado en el año 2015 y fue, sin lugar a dudas, un ejercicio de riesgo de la marca alemana ya que, como sospechábamos los que nos dedicamos a esto de probar coches, el día que Porsche se atreviera a meter potencia al chasis del Cayman, resultaría complicado no recomendarlo frente al omnipresente 911. Y el GT4 era justo eso: el producto perfecto por debajo de las seis cifras de precio.



Casi tres años después, nuestras sospechas se han confirmado. Unas cualidades extraordinarias junto con una producción limitada han provocado que el precio de las unidades de segunda mano a la venta se haya disparado a cifras cercanas a los 130.000 euros. Hay pocas inversiones que, en menos de tres años, reporten unos beneficios tan ingentes. Pero este artículo no pretende ahondar en el supuesto problema de la ´especulación´. Lo que pretendemos con este homenaje es disfrutar de los mejores exponentes GT de la firma.

La unidad que tenemos hoy aquí pertenece a Daniel, un amigo de EVO Magazine España, y está en perfecto estado. Lo cierto es que pintado en gris, su agresivo diseño pasa un poco más desapercibido. Lo que evidentemente llama la atención es el alerón trasero fijo, aunque tampoco hay que pasar por alto las llantas de 20´´, la suspensión rebajada que acerca muchísimo la carrocería al suelo, el paragolpes delantero ensanchado o los generosos discos de freno de 380 mm procedentes de un 911 Carrera S. Pero lo que sin duda resulta destacable por su ausencia es la denominación Cayman. No lo pone por ningún lado; de hecho, al natural este automóvil es un Porsche GT4. Tal cual.



Se trata de una máquina de aspecto atlético, y el kit aerodinámico le da un toque muy de carreras sin caer en la vertiente macarra. El alerón trasero ofrece unas cuantas posibilidades de ajuste. Según el ángulo, se puede incrementar la presión sobre el eje trasero, aunque para que esto tenga efecto hay que quitar un par de tapas a la altura del eje delantero para generar un canal de aire y que el difusor trabaje como es debido –Porsche advierte de que esto es sólo recomendable para circuito–.

Pasar al habitáculo es siempre un placer, ya que es un lugar que cuida como pocos el acto de conducir. La postura adecuada se logra con facilidad y es perfecta, con un volante de pequeño diámetro forrado en piel vuelta, unos pedales bien alineados con un asiento que, si bien no son los baquets opcionales, ofrece el compromiso adecuado entre agarre y comodidad, al menos para circular en carretera abierta –en circuito, la cosa cambia–.

Pero sin duda, la ´estrella´ en el habitáculo del GT4 es algo llamado palanca de cambio y está emplazada entre los asientos. También hay un tercer pedal cerca del suelo para controlar el embrague. En este coche, el conductor tiene la obligación de sincronizar el movimiento de su mano derecha con el de su pie izquierdo cuando pretenda operar la palanca antes mencionada. Esto implica que esta ´radical´ transmisión ofrece infinitas posibilidades de cambio de marcha, con la única limitación de la habilidad/velocidad con la que el conductor sea capaz de manejar la mencionada palanca. Evidentemente, estoy exagerando el tema, pero en un mundo como el de los deportivos, plagado de transmisiones automáticas y levas adosadas a un volante, se agradece disponer de este elemento que te conecta de manera directa con las complejas entrañas mecánicas que llevas en alguna parte ahí debajo.



Arrancar es un espectáculo, puesto que la banda sonora es ese bronco y agudo traqueteo tan característico de la mecánica con seis cilindros bóxer atmosférica. Es un ruido muy reconocible y que te pone los pelos de punta cada vez que lo escuchas; sobre todo ahora que toda la gama Boxster/Cayman cuenta con propulsores de cuatro cilindros turboalimentados –a la espera del próximo GT4–. Además, también ayuda el hecho de que aquí la mecánica está más cerca del conductor que en un 911, lo que hace que la experiencia se amplifique de alguna manera.

El propulsor procede del 911 Carrera S del momento, el conocido 3.8 atmosférico con la potencia rebajada de 400 a 385 CV a 7.400 rpm. El par alcanza los 420 Nm a 4.750 rpm, lo que no le deja muy lejos de los 460 Nm del actual 911 GT3. No es una mecánica obra de Porsche Motorsport –departamento de competición–, por lo que no se revoluciona hasta el infinito –la zona roja del cuentarrevoluciones empieza en 7.800 rpm–, pero cuenta con un volante de inercia más ligero que permite una subida de vueltas más fluida y emocionante.

Muchos puntos en común

Hablar del Cayman GT4 es hablar del 911... por varias razones. El motor es el 3.8 del 911 Carrera S de 2015, con la potencia rebajada de 400 a 385 CV. No obstante, es capaz de alcanzar el régimen de potencia máximo más rápido gracias al empleo de un volante de inercia más ligero –se trata de la pieza que regula el movimiento del cigüeñal, encargado de accionar los pistones–. Su mayor cilindrada –es el propulsor más grande que ha llevado el Cayman– exige girarlo 180 grados y recolocarlo al lado contrario de lo habitual cerca del eje trasero.

Por supuesto, más potencia obliga a una profunda modificación de varios elementos del chasis. El tren delantero procede directamente del 911 GT3 así como la dirección, lo que supone un ensanchamiento del paragolpes anterior para ´hacerle sitio´. Esto implica una mejora en la entrada a las curvas, ganando precisión. El GT4 lleva la suspensión adaptativa PASM –ajusta, de forma activa y continua, la dureza de la amortiguación en cada rueda; permite elegir entre dos modos– y se rebaja la altura de la carrocería en 30 mm para lograr un centro de gravedad más bajo. Por otra parte, los frenos mejoran su rendimiento gracias a la inclusión de los enormes discos de 380 mm en ambos ejes del 911 GT3 –en un Cayman GTS de 2015 eran de 330 mm delante y 299 mm detrás–.

El cambio es una ´tradicional´ caja manual de seis marchas, desechando la automática de doble embrague PDK. Además, la transmisión se asienta sobre unos soportes que varían su rigidez para que los movimientos de la caja de cambios –oscilaciones y vibraciones– afecten en la menor medida posible.

En el caso del 911 GT3, esta es la última evolución de la versión que llegó al mercado en 2013. En aquel momento, la única opción disponible a nivel transmisión era la PDK de siete velocidades, especialmente puesta a punto para sacar el máximo partido al propulsor 3.8 de 475 CV.

Sin embargo, con la llegada del último restyling al GT3 en 2017, el radical modelo recibió la mecánica 4.0 atmosférica de 500 CV procedente de la competición y, como gran novedad, la posibilidad de elegir entre la PDK o un cambio manual de seis marchas.

Como recordábamos, circular con el Cayman por carreteras sinuosas es un placer que casi se escapa a lo terrenal. Todo fluye con naturalidad, con la suspensión adaptativa mostrando una capacidad de filtrado más que notable a pesar de que, como es lógico, es firme y no permite movimientos amplios de la carrocería. Configurarla en el modo más duro fuera del liso y perfecto asfalto de un circuito no tiene demasiado sentido; sobre todo si queremos que el coche se comporte de la manera más eficaz posible.

Aumentar el ritmo implica que la cosa se ponga más que interesante, ya que la velocidad de paso por curva es insultante. Los neumáticos Michelin Pilot Sport Cup 2 específicamente desarrollados para este coche ofrecen un nivel de adherencia surrealista –siempre sobre asfalto seco y habiendo cogido temperatura; si están fríos, la cosa cambia–, lo que te hace alcanzar un nivel de confianza bestial a poco que tengas cierta habilidad. El tren delantero, heredado del 991 GT3 mk1, entra en los giros sin atisbo de deslizamiento, y el trasero le sigue con diligencia, permitiendo un nivel de tracción óptimo que te autoriza a pisar el acelerador apenas has superado el vértice. Las curvas caen con una facilidad pasmosa, y las zonas enlazadas se convierten en un vertiginoso eslalon difícil de concebir con las leyes de la física en la mano.

Ya te digo que la cosa pinta tan bien, que pronto querrás al menos intuir dónde está el límite. Esta unidad viene con unos frenos con pinzas rojas. Esto significa que son discos de hierro fundido, pero la capacidad y progresión en la frenada no desmerece en absoluto. Recomendar los frenos cerámicos –distinguibles por las pinzas amarillas– en los 911 y Cayman sólo tiene sentido si el uso intensivo va a ser muy frecuente... ya que proporcionan una mejora en potencia, son más duraderos y ofrecen una resistencia a la fatiga más elevada.

Las ayudas electrónicas disponibles funcionan extremadamente bien, en el sentido en que su intervención es siempre sutil y lógica. También ofrece la oportunidad de apagarlas por completo. Si lo haces, la conducción alcanza un nivel de pureza e implicación sideral, y enseguida te puedes dedicar a ´atacar´ los giros disfruntando de una manera más directa de las reacciones del coche. Como recordábamos, el Cayman se muestra neutral, y sólo se produce un sutil deslizamiento del eje delantero cuando alcanzas el límite del agarre –generalmente en curvas muy lentas y cerradas–. Te da la confianza para mostrarte incluso agresivo, pero también te ofrece la opción de levantar el pie del acelerador en mitad del apoyo en curva cuando notas que el eje anterior está soportando demasiado peso. Desde ese momento puedes volver a pisar el acelerador para provocar que el GT4 entre en una deliciosa fase donde parece flotar. Con la parte trasera deslizando, se requiere una mínima corrección desde el volante para recuperar el equilibrio dejando que el diferencial mecánico trasero haga su trabajo.

Como puedes comprobar, los puntos flacos de este modelo son más bien pocos. Tan sólo unos desarrollos algo largos provocan que tengas que estar pendiente del cambio para moverte entre las 4.000 y las 7.000 rpm. Ahora bien, como manejar la palanca es tan placentero –hay que acostumbrarse a un embrague bastante duro–, pasas por alto este mísero inconveniente. Sólida, precisa y de recorridos cortos, su accionamiento es una oda a la interacción con la máquina. En las reducciones, el coche efectúa automáticamente la maniobra de punta-tacón de forma magistral; aunque te recomiendo que, para que la experiencia sea plena, lo hagas por ti mismo.



El Cayman GT4 está enfocado a ser lo más efectivo posible en las trayectorias, frenadas y en la economía de órdenes desde el volante. Consigue involucrar al conductor como un engranaje más de un mecanismo difícil de igualar. Este modelo es tan especial porque utilizar una fórmula que está en desuso en nuestros días. Motor atmosférico central, cambio manual y tracción trasera. Y puedes conducir el GT4 despacio e incluso usarlo a diario, pero siempre se encarga de transmitirte que el reto de conducirlo rápido está ahí. Me encanta eso.

Y si hay algo que puede representar un paso más allá del GT4 es, sin duda, el GT3 que tenemos hoy aquí. Se trata de una unidad de color rojo. Con 500 CV. Y... ¡cambio manual! Un auténtico unicornio, ya que la mayoría de los que se venden se asocian a la transmisión de doble embrague y siete marchas de la marca, conocida como PDK.

Ese paso más allá se nota en detalles como las llantas de 20´´ monotuerca, las enormes entradas de aire delanteras, el llamativo difusor posterior y una carrocería ensanchada que genera una estética dramática que transmite movimiento incluso en parado.

Por supuesto, el tradicional alerón posterior también denota que estamos ante el 911 más puro y emocional de todos, y la inscripción 4.0 en los laterales presenta al que seguramente sea el actor principal de todo el conjunto, que no es otro que el propulsor seis cilindros bóxer... el único de la actual gama del modelo que emplea una aspiración natural y no forzada. Directamente derivado del 911 GT3 Cup y del RSR, el 4.0 es una obra de arte de la ingeniería. Y arrancarlo, como es obvio, un acto que podríamos hacer el resto de nuestra vida. Ese traqueteo desacompasado, estresado, técnico... Un sonido reconocible por cualquier aficionado. Un ralentí totalmente personal que puede que no sea tan brillante como el de algún rival de origen italiano o británico, pero que sin duda cuenta con la misma a mayor personalidad que aquellos. Y eso, al final, es lo que cuenta.



El puesto de conducción es también excelente, aunque la mayor amplitud visual respecto del Cayman hace que parezca que estamos a bordo de un coche grande, cuando en realidad no lo es tanto. Todos los mandos, palancas o botones que se te ocurra tocar transmiten una solidez y precisión que es difícil de experimentar en otros modelos. Por su parte, el detalle de la instrumentación de cinco relojes en lugar de los tres que lleva el Cayman también denota que este GT3 es algo más. Porque, si te fijas en el enorme reloj central que es el cuentarrevoluciones verás un 10 al final de la escala, con la zona roja comenzando a la altura de las 9.000 rpm –en el GT4 aparece un 9 y la zona roja a 7.500 rpm–; y ahí, amigo, es donde está la magia. Un reducto de revoluciones que pueden llegar a la médula que habita bajo tu columna vertebral como el mayor manojo de sensaciones que pensabas ya perdidas a la hora de ponerte tras un volante.

Después de conducir un GT4, reconozco que para que el GT3 te llegue a sorprender tienes que hacer cosas algo fuera de lo normal. Y eso implica que debes entrenar a tu cerebro a la hora de exprimir el motor. De hecho, experimentas varias fases; por debajo de 3.000 rpm, todo es sencillo, amable, idílico. Lo ideal para la ciudad. A unas 3.800 rpm cambia el sonido de admisión, poniéndote en alerta; a 4.500 rpm se agudece la ´nota´ del motor y aumenta el empuje; y la historia se repite pasadas las 5.000 y hacia las 6.500 rpm. Y, a partir de ahí, el GT3 se transforma en una oda a la velocidad ´en crudo´. La mecánica se desmelena de tal manera, que te cuesta creer que estés al volante de un modelo homologado para circular por la calle. Experimentas un empuje sobrenatural acompañado de una banda sonora metálica... ensordecedora.

No obstante, a lo que tienes que acostumbrar a tu cabeza es a no cambiar a una marcha superior a 7.500 rpm. A ese régimen es donde llegas cuando quieres buscar los límites del GT4. Pero a bordo del 911 GT3, te quedan 1.500 rpm que te hacen tocar el cielo y retorcer la piel vuelta del volante para dejar marcas de pasión y respeto. El corazón se te sale por la boca, las extremidades de tu cuerpo se quedan frías, sin sangre. Y todo se acerca demasiado rápido. Parece mentira que un motor con ´sólo´ seis cilindros sea capaz de funcionar de esta manera.

Es difícil pero cuando te llegas a medio habituar, no querrás vivir nunca más fuera de esas 1.500 rpm. Y, si te acompaña alguien en el asiento del copiloto, sus jadeos, gritos y suspiros denotarán su miedo a despegar en algún momento.

En lo que respecta al comportamiento, este GT3 no plantea problema ninguno a pesar de la disposición de sus elementos mecánicos. En algún momento, como en todos los 911 de la historia, te planteas si la mecánica colgada por detrás del eje trasero puede generar alguna clase de inercia que complique la vida a los neumáticos traseros y no puedan seguir el ritmo que imponen los Michelin Pilot Sport Cup 2 delanteros. Sin embargo, los Dynamic Engine Mounts o anclajes de motor de rigidez variable –ajustan su dureza en función del estado del asfalto para que el peso del motor influya lo menos posible en el comportamiento del eje trasero– se aseguran de que esto no ocurra, con un nivel de motricidad imbatible y el característico ´hundimiento de culo´ propio este modelo.

La cualidad que define a cualquier 911 es la forma en la que reacciona a las órdenes del conductor y, en este sentido, este GT3 es lo mejor de la gama sin duda alguna. En ninguna circunstancia tienes que estar pendiente de jugar con su peculiar distribución de pesos, porque el diferencial activo –cuando una rueda patina, traslada la potencia a la otra, con mejor adherencia–, el sistema de dirección de las ruedas traseras y los mencionados anclajes de motor se ocupan de todo eso por ti. Y las ayudas electrónicas favorecen tanto que tu ritmo resulte salvaje, que en ningún momento se te ocurre desactivarlas por completo. Llegado el caso corrigen tus errores únicamente para ´enseñarte´ que existe otra forma de hacerlo, una más eficaz y suave. La intervención de los controles nunca provoca un sentimiento de frustración en el conductor, si no más bien de alivio y satisfacción.

Lo cierto es que, al poco tiempo, enlazas curvas al mismo ritmo que en el Cayman GT4, con la diferencia de que si la carretera ´pica´ hacia arriba, con el GT3 es probable que consigas abrir hueco respecto al valiente coupé de motor central. La dirección, por mucha crítica que haya recibido desde que se hizo eléctrica, funciona perfectamente tanto por precisión como por la resistencia que transmite o el nivel de información que traslada al conductor de turno. En este sentido, aquí no vas a leer pegas.

En lo que respecta a los frenos, un calco al GT4. Potencia de sobra, buen nivel de modulación a través del pedal central y resistencia a la fatiga más que razonable teniendo en cuenta la velocidad a la que puedes llegar a circular.

No me quiero dejar un pequeño párrafo para el cambio manual de seis relaciones –no de siete, como en otras versiones del 911–. El dueño de esta unidad, Fran, lo puso como requisito imprescindible cuando encargó el coche. Estoy seguro de que el comercial que se lo vendió le insistió mucho en que el PDK era más adecuado, y lo cierto es que no tener que apartar la mano del volante en ningún momento ayuda a conducir más enfocado esta punta de lanza roja. Sin embargo, la configuración de esta unidad creo que es perfecta, ya que la experiencia de conducir un ´bicho´ con un propulsor atmosférico de 500 CV capaz de alcanzar las 9.000 rpm, y tener que pisar el embrague para dar un férreo golpe de muñeca y cambiar de marcha me parece que te puede transportar a una época pasada. A unos años en los que los coches potentes se comunicaban con el piloto de manera clara, pura, cruda y hasta violenta. El simple hecho de pisar el rígido pedal izquierdo y jugar en la H hace de este 911 GT3 uno de los modelos más entretenidos de conducir de los que han pasado por estas páginas. Ah, y para los interesados en especular, sí... un GT3 manual estará más cotizado con el paso de los años, te lo garantizo.


  FICHA TÉCNICA
  Porsche Cayman GT4 Porsche 911 GT3
Motor 6 cilindros bóxer, 3.800 cc 6 cilindros bóxer, 3.996 cc
Potencia 385 CV a 7.400 rpm 500 CV a 8.250 rpm
Par 420 Nm de 4.750 a 6.000 rpm 460 Nm a 6.250 rpm
Transmisión Manual de 6 velocidades, tracción trasera, dif. autoblocante Manual de 6 velocidades, tracción trasera, diferencial autoblocante
Suspensión delantera McPherson, amortiguadores adaptativos, resortes helicoidales, barra estabilizadora MacPherson, amortiguadores adaptativos, resortes helicoidales, barra estabilizadora
Suspensión trasera McPherson, amortiguadores adaptativos, resortes helicoidales, barra estabilizadora Multibrazo, amortiguadores adaptativos, resortes helicoidales, barra estabilizadora
Frenos Discos ventilados de 380 mm en ambos ejes Discos ventilados de 380 mm en ambos ejes
Llantas 8,5 x 20" delante y 11 x 20" detrás 9 x 20" delante y 12 x 20" detrás
Neumáticos 245/35 R20 delante y 295/30 R20 detrás 245/35 R20 delante y 305/30 R20 detrás
Peso 1.415 kg 1.430 kg
Relación peso/potencia 3,67 kg/CV 2,86 kg/CV
0-100 km/h 4,4 segundos 3,9 segundos
Vel. máxima 295 km/h 320 km/h
Precio 99.094 euros 175.437 euros
Valoración evo ***** *****
 
0
 

Mazda MX-5

El Mazda MX-5 recibe nuevos acabados
El Mazda MX-5 recibe nuevos acabados

El Mazda MX-5 recibe nuevos acabados

El Mazda MX-5, roadster japonés, acaba de renovar su gama en España cambiando todos los niveles de...

BBR lanza un nuevo kit de potenciación para el Mazda MX-5

BBR lanza un nuevo kit de potenciación para el Mazda MX-5

El preparador británico BBR acaba de anunciar la disponibilidad de un nuevo kit de potenciación...

Mazda presenta el MX-5 ST Red Heritage

Mazda presenta el MX-5 ST Red Heritage

Mazda ha revelado una nueva versión del Mazda MX-5, uno de los roadster más míticos de la...

Mazda restaurará los MX-5 de primera generación

Mazda restaurará los MX-5 de primera generación

El fabricante japonés Mazda lanza un programa de restauración para que los MX-5 de primera...

Coches Eléctricos

Vídeo: Probamos el Peugeot Partner Tepee Electric

Nos ponemos a los mandos de la versión eléctrica del Peugeot Partner Tepee, un comercial ligero de...

UPS contará con una flota de furgonetas eléctricas

UPS contará con una flota de furgonetas eléctricas

UPS y Arrival acaban de firmar un acuerdo de colaboración mediante el cuál la compañía de...

Servicar, la apuesta de Gas Natural Fenosa por el coche eléctrico

Servicar, la apuesta de Gas Natural Fenosa por el coche eléctrico

Gas Natural Fenosa ha decidido apostar por el coche eléctrico a través de Servicar, un nuevo...

Línea Directa
Seguros Genesis
Seguros Regal

Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Porsche.
Precios del Porsche 911 Diesel, gasolina, híbridos, eléctricos...

Vídeos de motor

Vídeo: así funciona el control de estabilidad de remolques del Citroën Berlingo

La nueva generación Citroën Berlingo 2018 ya está a la venta. El comercial ligero francés ya nos...

Servicios

Mantenimiento

llave inglesa

¿Cuánto va a costar la próxima revisión de tu coche? Averígualo aquí.

Tasación

coche y lupa

¿Vas a comprar o vender? Conoce el valor real de tu coche en el mercado.

Concursos

trofeo

Descubre todos los regalos que puedes conseguir si participas.

Consultorio

interrogación

Plantéanos tus dudas sobre coches y nosotros te las resolveremos.

¿Cuál me compro?

dinero

Envía tu pregunta y sigue los consejos para decidir qué coche comprar.

Kiosco LUIKE

revista y móvil

Descubre todas las publicaciones de LUIKE en soporte impreso y digital.

Autofácil.es es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de autofácil.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Luike
Otros medios del grupo: logo Luike | logo formulamoto

Síguenos en

  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Instagram
  • Síguenos en Google+
  • RSS