Primera prueba: Suzuki Swift Sport 48V Mild Hybrid 2020

21 Primera prueba: Suzuki Swift Sport 48V Mild Hybrid 2020
Fotoprueba del Suzuki Swift Sport 48V
Miguel Tineo
Miguel Tineo

Suzuki modifica la mecánica del Swift Sport para incluirle un sencillo sistema eléctrico de 48V para convertirlo en un pequeño y rabioso GTI con etiqueta ECO de la DGT.


Hasta la fecha, el Suzuki Swift Sport era uno de nuestros GTI favoritos. Y, ahora, con la llegada de sistema microhibridado de 48V, hemos tenido la ocasión de comprobar que sigue siendo igual de bueno, y eso que hay algunos pequeños matices que lo diferencian de su antecesor y que conviene destacar.

Para empezar, hay que aclarar que las diferencias estéticas son prácticamente nulas. El exterior permanece invariable, y lo más llamativo desde el aspecto visual son los nuevos asientos de tipo semibaquet, más deportivos que los que traía su antecesor. A nivel de chasis no hay diferencias, más allá de mínimos reajustes que se hayan podido realizar para reubicar los 45 kilos más que pesa ahora este Suzuki tras incluir todo el sistema SHVS de microhibridación, formado por un motor eléctrico de 48V denominado ISG (Integrated Starter Generator), una batería de iones de litio de 48V y un convertidor de 48V a 12V.

Suzuki Swift interior

En cuanto al motor, el Swift Sport sigue contando con un 1.4 Boosterjet sobrealimentado por turbo, pero en vez de ser el K14D anterior, ahora emplea el K14C, que cuenta con una mayor relación de compresión (10,8:1 en lugar de 9,9:1) modificaciones en la válvula EGR y en la de admisión de aire, unos nuevos inyectores de siete orificios para pulverizar mejor el combustible y una nueva gestión eléctrónica del motor.

Sin embargo, el principal objetivo de estas modificaciones está orientado a la reducción de emisiones, algo a lo que todas las marcas se están viendo abocadas. Por eso, el Swift Sport pasa de 140 a 129 CV, si bien el par máximo aumenta levemente para situarse en los 235 Nm en vez de los 230 Nm anteriores, gracias a la ayuda del motor eléctrico a bajo y medio régimen.

Con esta pérdida de potencia, el Swift Sport acelera ahora de 0 a 100 km/h en 9,1 segundos, cuando antes lo hacía en 8,1 segundos. En cambio, los buenos consumos que ya conseguía antes se han visto ahora más reducidos todavía: el dato oficial baja de 6 a 5,6 L/100 km, mientras que las emisiones de CO2 pasan de 135 a 127 gr de CO2/km.

¿Cómo va el Suzuki Swift Sport?

Suzuki Siwft Motor

En marcha, el Swift Sport sigue siendo un modelo ágil, de buena respuesta y divertido de conducir en carreteras de curvas, con un nivel de comodidad y un consumo real que le convierte en un perfecto utilitario para usar a diario y con el que divertirse también en carreteras secundarias. El Swift Sport sigue teniendo cambio manual de seis marchas y tracción delantera.

Aun así, hay diferencias en la conducción respecto al anterior que conviene destacar. Para empezar, ese pequeño aumento en el par a medio régimen se hace notar más de lo esperado, de forma que si es asfalto está sucio o resbaladizo, se aprecia alguna que otra pérdida de tracción si se acelera con decisión, algo que también le hace ser un poquito subvirador.

Gran parte de la culpa es de los Continetal ContiSportContact 5 que llevaba nuestra unidad de serie (además, relativamente estrechos: 195/45-17), pues estamos convencidos de que con otro neumático como un Michelin Pilot Sport 4 el resultado sería mucho mejor. En aceleración pura, en cambio, sí que se aprecian los 13 CV de menos, pues se echa en falta ese brío que tenía por encima de las 4.500 rpm el anterior Sport de 140 CV.

Por consumo, el resultado es bueno: es fácil moverse en medias de 6,5 L/100 km, incluso moverse por debajo si se conduce con cierta suavidad y a velocidad sostenida. Por cierto, se agradecería un depósito un poco más grande, pues los 37 litros de capacidad se quedan justos para hacer una buena ruta con conducción un tanto deportiva.

Por lo demás, el Swift Sport sigue siendo un buen coche de tacto deportivo. La dirección podría transmitir un poco más de información, pero es precisa. La suspensión, con unos tarado algo más blando de lo habitual en un GTI (y eso que nos ha parecido un poco más firme que la del anterior), tiene la dureza justa para sujetar bien los movimientos de la carrocería al tiempo que permite copiar bien las irregularidades del asfalto, algo muy de agradecer si el asfalto está roto o bacheado.

Suzuki Swift trasera

La ligereza del coche, que pesa 1.020 kilos en orden de marcha (45 kilos más que el anterior), le permite cambiar con facilidad de dirección, y sus ágiles reacciones son también muy fáciles de controlar, haciendo que la conducción del Sport tenga una buena mezcla entre diversión y controlabilidad en todo tipo de vías secundarias, si bien se lleva mejor con los tramos lentos y bacheados que con los rápidos y bien asfaltados.

Por lo demás, el Swift sigue siendo un modelo más pequeño que los Renault Clio, Ford Fiesta, Seat Ibiza y compañía. Con una longitud de 3,89 metros, la mayor diferencia respecto a sus rivales está en el maletero, que se queda en 265 litros. Detrás, dos adultos no van mal, mientras que el puesto de conducción es cómodo, con unos asientos que sujetan muy bien el cuerpo. Por calidad, los ajustes son buenos, si bien no es tan vistoso como sus rivales más modernos.

En cuanto al precio, el Suzuki Swift Sport sale por 21.680 euros, un precio que ha subido comparado con los 19.370 euros de su antecesor, si bien aquel no estaba microhibridado ni tenía etiqueta ECO de la DGT. Eso sí, el equipamiento de serie es rico: a los sistemas de frenado autónomo de emergencia con detección de peatones, de alerta de cambio de carril y de fatiga del conductor que ya equipaba el anterior Sport, se añaden el de detección de ángulo muerto BSM (Blind Spot Monitor), el de alerta de trafico posterior RCTA (Rear Cross Traffic Alert) y el de reconocimiento de señales de tráfico TSR (Traffic Sign Recognition).

Y no faltan el arranque sin llave, asientos deportivos y calefactados, climatizador automático, control de presión de neumáticos, radio digital con puerto USB, retrovisores plegables eléctricamente, tapicería exclusiva, volante multifunción de cuero y una pantalla táctil multifunción de 7 pulgadas bluetooth para realizar llamadas o escuchar música en streaming. Este sistema es compatible con Apple CarPlay, Android Auto y Mirrorlink.

 

Suzuki Swift