Tiene un valor de 30.000 euros

Volkswagen deberá reembolsar el precio de un vehículo por el ‘dieselgate’

vw2 11
Volkswagen deberá reembolsar el precio de un vehículo por el ‘dieselgate’
Nicolás Merino
Nicolás Merino
Un tribunal alemán ha obligado a Volkswagen a devolver al propietario de un Golf de 2012 el precio íntegro del vehículo. A su vez, este tendrá que entregar el vehículo al fabricante, que ya ha anunciado que recurrirá la sentencia.


El pasado 14 de noviembre, un tribunal de la ciudad alemana de Augburgo dictaminó sentencia contra Volkswagen por el ‘dieselgate’. En ella, se obligaba a Volkswagen a reembolsar el precio íntegro de un Golf —unos 30.000 euros—, al propietario del mismo. El modelo en cuestión, un Golf Plus Trendline de 2012 con el motor diésel EA 189, deberá ser devuelto a la marca.

El tribunal alega que Volkswagen ha actuado de manera ‘inmoral’ tras conocerse el escándalo del ‘dieselgate’, en el que se instaló software que alteraba las emisiones de una gran cantidad de vehículos diésel. Asimismo, el fabricante germano se ha defendido mediante un comunicado apuntando que no existe una base legal para las quejas que recogen varios clientes, ya que estos no han sufrido daños materiales o físicos a causa del ‘diéselgate’.

Volkswagen recurrirá la sentencia

vw1 2

Volkswagen ha anunciado que recurrirá la sentencia, poniendo como ejemplo los más de 9.000 fallos en relación con este tema, donde la mayoría de las denuncias interpuestas por los clientes no han tenido éxito. «La decisión del tribunal de Augsburg está en contradicción con los fallos múltiples de otros tribunales en casos comparables», explicó la compañía.

En cualquier caso, el conocimiento y el posterior escándalo del ‘dieselgate’ ha sido un duro mazazo para la credibilidad del conglomerado alemán, el cual asumió una serie de multas en Estados Unidos y se comprometió a recomprar 500.000 vehículos contaminantes. Sin embargo, en Europa la situación es diametralmente diferente, donde Volkswagen no ha alcanzado un acuerdo parecido al de Norteamérica. En este sentido, el fabricante de vehículos se enfrenta a reclamaciones provenientes de inversores y clientes.