Por riesgo de incendio

BMW llama a revisión a 1,4 millones de vehículos

bmw 14
BMW llama a revisión a 1,4 millones de vehículos
Antonio Moraleja
Antonio Moraleja
BMW ha llamado a revisión en Norteamérica a un total de 1,4 millones de vehículos por eventuales problemas que podrían provocar riesgo de incendio en algunos modelos de la marca.


Problemas en el cableado del sistema de calefacción y aire acondicionado podrían ser los principales culpables de la llamada masiva a revisión que ha aplicado BMW en Norteamérica. La marca alemana ha llamado a pasar por el taller a un total de 1,4 millones de vehículos para intentar solucionar este problema que podría causar un sobrecalentamiento del coche, aumentando el riesgo de incendio. Este problema afecta a diversos modelos de BMW, pero la mayor parte son BMW Serie 3.

Los BMW Serie 3 que podrían estar afectados por este fallo se cifran en 670.000 unidades. Todos estos modelos habrían sido fabricados entre 2007 y 2011, es decir, que se corresponden con la quinta generación del Serie 3, justo la que precede a la que actualmente está disponible en el mercado.

BMW Serie 3Además del Serie 3 y los posibles problemas en el cableado de calefacción y aire acondicionado, BMW ha advertido de que otros 740.000 vehículos, producidos entre 2007 y 2011, de los modelos 128i, Serie 3, Serie 5, X3, X5 y Z4 también podrían tener que pasar por el taller para corregir un posible defecto en una válvula con riesgo a oxidarse y provocar que el coche se incendie. No obstante, BMW ha querido tranquilizar a los propietarios asegurando que esta posibilidad es algo muy «raro».

Aunque la llamada a revisión solo afecta a Estados Unidos y Canadá, BMW ha afirmado que ésta llamada a revisión podría extenderse a otros países si se detecta que el fallo afecta a modelos fabricados en otros lugares. BMW aún no ha recibido ninguna llamada de clientes reportando fallos relacionados con estas incidencias y es solo una maniobra de prevención.

Cabe recordar que en 2014, BMW ya se vio obligada a llamar a revisión a 1,6 millones de unidades del BMW Serie 3 por un fallo del aribag del pasajero que hacía que hubiese la posibilidad de que pudiesen estallar unos generadores de gas, con el peligro que ello conllevaba para el ocupante del vehículo.