Exigen que se les reparen sus coches

Un grupo de propietarios de Tesla en Noruega, ¡en huelga de hambre!

Enrique Espinós
Enrique Espinós
Un grupo de propietarios de vehículos Tesla en Noruega se ha puesto en huelga de hambre. ¿Qué pretenden? Llamar la atención de Elon Musk, Ceo y fundador de la empresa, para que se les arreglen sus coches.

Noruega es un pequeño paraíso para los vehículos eléctricos. Y, siendo así, la marca americana de vehículos eléctricos Tesla es una de las más vendidas en Noruega. Aunque eso no quiere decir que los propietarios de sus vehículos estén especialmente contentos…

Cualquier aficionado al automóvil sabe que los Tesla no destacan precisamente por su falta de problemas. Y que, en los últimos años, el nombre de la marca se ha visto envuelto en polémicas con mecánicos, fallos de seguridad o importantes llamadas a revisión. Y, en el país nórdico, un grupo de propietarios, hartos de varios fallos de sus vehículos y, también, de la actuación del servicio postventa de la marca, se han puesto en huelga de hambre para tratar de llamar la atención de Elon Musk, el fundador de la empresa y que este tome cartas en el asunto.

¿De qué se quejan los propietarios de Tesla en Noruega?

Estos propietarios, agrupados en la web teslahungerstrike.com, se quejan, entre otros muchos problemas menores, de que sus Tesla no arrancan bajo temperaturas muy frías (en algunos casos, tampoco se abren las puertas correctamente en estas circunstancias), de ruidos provocados por malos ajustes, de asientos mal acabados o de filtraciones de agua de lluvia en los maleteros de sus coches.

También son habituales los problemas con el sistema de conducción autónoma Autopilot, problemas de conexión lenta a Internet en sus coches, fallos en el ordenador de a bordo, ventanas que no se cierran por completo, malos acabados en la pintura, problemas con el sistema de carga, reducción de potencia o una vida útil de las baterías inferior a la que la marca prometía.

Y a todos estos fallos, se les suman quejas sobre el servicio oficial de Tesla. Ya sean largas esperas al teléfono, promesas inclumplidas de devoluciones de llamadas o, lo peor, una resolución no satisfactoria de los citados problemas.