¿Por qué el precio del combustible supera los 2 euros si ha bajado el precio del barril?

Precio de la gasolina gasolinera
¿Por qué el precio del combustible supera los 2 euros si ha bajado el precio del barril?
Antón Quintiá
Antón Quintiá
Aunque el barril de petróleo de Brent está 30 dólares más barato que en 2008 (cuando se alcanzó el máximo histórico de 140 dólares), el litro de gasolina 95 cuesta casi un euro más que entonces. ¿Por qué existe esta diferencia entre el precio del petróleo y el precio del combustible?

Tras varios meses de contienda bélica entre Ucrania y Rusia, el precio del combustible no han hecho más que subir. En las primeras jornadas de invasión rusa, el precio del petróleo se disparó y, con ello, el de la gasolina. Sin embargo, tras varias semanas, el barril de petróleo fue estabilizándose, para situarse en precios inferiores a los vistos en 2008 (cuando se registró el máximo histórico de 140 dólares/barril).

A la fecha de publicación de este artículo (01/07/22), el barril de Brent se sitúa en 111,75 dólares; unos 10 dólares más que el 24 de febrero de este año, primer día de la invasión. Pero, aunque el crudo continúa encareciéndose, no lo hace al mismo ritmo que los combustibles, cuyos precios presentan un agudo crecimiento. Si el primer día de contienda el litro de gasolina 95 en España rondaba los 1,60 euros, al inicio de julio ha alcanzado ya los 2,124 euros (un alza que, eso sí, se está pudiendo contener en cierta medida gracias a la ayuda estatal de 20 céntimos por litro).

Los gasolineros advierten: la gasolina va a superar muy pronto los 3 euros

¿Cuántos impuestos pagan la gasolina y el gasoil?

El precio del combustible, víctima de los efectos cohete y pluma

¿Cómo se explica entonces esta disociación entre el precio del petróleo y el precio del combustible que se derivan del mismo? Hay varios motivos, pero el principal es el conocido como “efecto cohete” y “efecto pluma”. Esta teoría viene a demostrar que los precios de productos con una demanda altamente inelástica (es decir, difíciles de sustituir) suben rápido como un cohete, pero una vez pasado el temporal bajan lentos como una pluma. 

Dólar y euro, casi iguales

Asimismo, hay un factor de fondo importante: la equivalencia entre euro y dólar. Mientras que en el año 2008 un euro equivalía a 1,47 dólares, en julio de 2022 están casi equiparados y 1 euro equivale a 1,05 dólares. Aunque el barril de petróleo es hoy 30 dólares más barato que en 2008, para un comprador europeo el de 2008 era mucho más barato en términos comparativos, ya que al devaluarse el euro se 'encarece' el producto. 

De esta forma, el barril que en 2008 se podía comprar por 95,2 euros, ahora se sitúa en 104,76 euros, aunque su precio en dólares sea inferior. Esto, inevitablemente, se termina trasladando al precio del producto final, aunque ese solo es uno de los motivos por el que hay casi 1 euro de diferencia entre los precios de las gasolineras de hoy y los de hace 14 años.

Petróleo, gasolina y el desmadre de los precios

Baja capacidad para refinar combustible

Esta situación se completa con un tercer factor. Con la popularización de las energías renovables y la apuesta (aparentemente) seria de los gobiernos por descarbonizar sus economías, la inversión en localizar nuevas bolsas de petróleo se ha visto reducida. Asimismo, la capacidad de refino para transformar el petróleo en combustible también está en niveles bajos, y no dan abasto para refinar todo el petróleo extraído. Y, cuando la demanda es superior a la oferta, el precio del combustible sube.

grafica gasolina

La gasolina y el gasoil cada vez pagan más impuestos

Por último, debemos mencionar la carga impositiva. En la actualidad, en torno al 50% de lo que se paga en España por el litro de combustible son impuestos. En 2009, el IVA que se le aplica a los hidrocarburos pasó del 12 al 21 %. Pero también aumentó el impuesto específico sobre los combustibles (de hecho, en otoño de 2020 el ejecutivo amagó con subir el del diésel), y se introdujo el conocido como “céntimo sanitario”

Estamos, por tanto, ante una situación compleja en la que intervienen diferentes factores de índole local e internacional, con fuertes condicionantes macroeconómicos de fondo. Es así que se explica que, a precios de petróleo similares, el precio del combustible sea tan caro.