También implantar peajes en las autovías y en el acceso al centro de las ciudades

Quieren subir el impuesto de matriculación, el de circulación… ¡y los de los combustibles!

Impuesto matriculación: un concesionario
Impuesto matriculación: un concesionario
Enrique Espinós
Enrique Espinós
Un comité de expertos ha presentado ante el Ministerio de Hacienda el Libro Blanco sobre la reforma fiscal, un informe que se centra en los tributos referentes al automóvil, especialmente en el impuesto de matriculación; y cuyas sugerencias permitirían que el Gobierno recaudara 11.913 millones de euros adicionales cada año.

El Comité de Personas Expertas para la Reforma del Sistema Tributario, formado por 17 académicos y economistas, hizo entrega hace unos días a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero; de su informe o Libro Blanco sobre la reforma fiscal, que propone hasta 118 medidas para aumentar la recaudación fiscal del Estado.

Estas medidas, que Montero ya se ha encargado de anunciar que no se aplicarán próximamente, son “una propuesta a largo plazo” y “no anticipan las medidas que adoptará el Gobierno”; se centran en los impuestos medioambientales y, de forma específica, en aquellos relacionados con el automóvil. Analizamos las principales propuestas presentadas por el comité de expertos.

Emisiones de CO2
Emisiones de CO2

Impuesto de matriculación

Frente a las peticiones del sector del automóvil de derogar el actual impuesto de matriculación, y aplicar a cambio otro por el uso del automóvil teniendo en cuenta la contaminación de cada vehículo; los expertos abogan por mantenerlo y endurecerlo. Y es que, según reza el informe, este tributo “promueve la adquisición de vehículos de bajas emisiones” y es “más eficaz para dirigir las decisiones de compra que los impuestos anuales de circulación”.

Con el actual modelo del impuesto de matriculación, en 2021, se recaudaron 4.698 millones de euros: están exentos de pagarlo aquellos automóviles que emiten menos de 120 gramos de CO2/km; pagan el 4,75 % los que tienen unas emisiones de entre 120 y 160 gramos de CO2/km; el 9,75 %, entre 160 y 200 gramos de CO2/km; y el 14,75 %, los que emiten más de 200 gramos de CO2/km. Por su parte, el Libro Blanco llega a plantear tres propuestas relativas a un nuevo impuesto de matriculación.

Estas propuestas supondrían recaudaciones previstas de 862 millones, 1.847 millones y 2.335 millones de euros anuales, respectivamente. Y todas ellas, además de una variación en el tramo impositivo según las emisiones del vehículo, incluirían un agravante de 10 euros por cada kilo de peso superior a los 1.800 kilogramos, para disuadir de la compra de vehículos más grandes y contaminantes.  

La primera propuesta pasa por dejar exentos del pago del impuesto de matriculación a los vehículos que emitan hasta 127 gramos de CO2/km; que abonen un 5 % aquellos que registren entre 127 y 152 gramos de CO2/km; un 10 % para aquellos entre 152 y 175 gramos de CO2/km; y el 15 % para los que superen los 175 gramos de CO2/km.

Mientras tanto, la segunda iniciativa propone tramos impositivos superiores. Del 5 % para los coches que emitan entre 55 y 127 gramos de CO2/km; del 10 % para aquellos cuyas emisiones oscilen entre 127 y 152 gramos de CO2/km; del 15 % para los de entre 152 y 175 gramos CO2/km; y del 20 % para aquellos que superen los 175 gramos de CO2/km.

Por último, la tercera propuesta para el nuevo impuesto de matriculación, que sigue el modelo holandés de impuestos sobre la adquisición de vehículos, aboga por el pago unitario de una determinada cantidad de dinero por cada gramo que vaya a emitir el automóvil.

Así, aquellos que emitan hasta 86 gramos de CO2/km, abonarían 0,33 euros por gramo; los que emitan entre 87 y 111 gramos de CO2/km, 20 euros por gramo; y entre 112 y 155 gramos de CO2/km, 44 euros por gramo. El baremo a pagar seguiría duplicándose y aquellos vehículos que emitieran entre 156 y 172 gramos de CO2/km, abonarían 72 euros por cada gramo de emisiones; y los que superasen los 173 gramos de CO2/km tendrían que pagar hasta 144 euros por cada gramo de emisiones a la atmósfera.

Si se impusieran estas recomendaciones, el impuesto de matriculación, que alcanzó en 2021 una media de 521 euros, pasaría a suponer entre 1.050 y 2.300 euros por vehículo, en función del modo que finalmente se estableciera.

Impuesto sobre los carburantes gasolinera

Impuesto sobre los carburantes

El Libro Blanco sobre la reforma fiscal aboga por finiquitar cuanto antes la diferencia a favor del diésel en el impuesto especial de hidrocarburos. Un tributo que, en 2020, por ejemplo, recaudó casi 14.000 millones de euros.

Pero, además, los expertos señalan que sería necesario aumentar estos gravámenes al combustible (incluido el queroseno de aviación, que ahora mismo no abona ningún impuesto). Ello permitiría lograr una recaudación extra de 6.850 millones de euros.

Impuesto de Circulación

Los expertos creen que el impuesto de circulación, creado en 1989 y cobrado por los distintos ayuntamientos, debería “ambientalizarse, sustituyendo en su diseño el gravamen en función de la potencia fiscal por indicadores representativos del daño medioambiental”. En la práctica, y según publican medios como El Mundo, eso supondría añadir a las tasas municipales actuales un gravamen (de entre 1 y 50 euros) en función de las emisiones de CO2 del vehículo, aplicándose los mismos tramos que en los nuevos modelos del impuesto de matriculación. En función del modelo escogido, los expertos calculan que se recaudarían entre 276 y 611 millones de euros extra anuales.

Eso sí, esto significaría que quien tuviera un coche antiguo abonaría un impuesto superior. Algo que debería contrarrestarse, según este informe, con incentivos para la renovación de vehículos que, según recomiendan los expertos, deberían destinarse «únicamente a los hogares con menor renta».

pago por uso carreteras

Peajes en las autovías

El Libro Blanco también se muestra a favor de una de las medidas más polémicas de este Ejecutivo, y que ya planteado de cara a 2024: los peajes por uso de las carreteras. Hay que recordar que el Gobierno ya se ha comprometido con la Unión Europea a instaurarlos de cara a recibir subsidios.  

Sin embargo, según parece, la propuesta del Ejecutivo aboga por el pago, durante los próximos años, de una viñeta (un canon fijo) por cada vehículo; mientras que el informe de este comité de expertos apuesta en cambio por el pago directo por cada kilómetro recorrido.

Un peaje que se controlaría mediante pórticos electrónicos que irían leyendo las matrículas (al igual que ya ocurre en Portugal) y para el que recomiendan el pago de 1 céntimo por kilómetro para turismos y vehículos ligeros y de entre 3 y 4,9 céntimos por kilómetro para vehículos pesados. Estos peajes supondrían una recaudación extra de entre 1.172 y 1.398 millones de euros anuales.

Y peajes de entrada al centro de las ciudades

El informe de los expertos también aboga por la creación de nuevos tributos municipales para los vehículos que quieran acceder a las zonas más céntricas de las ciudades, a semejanza de lo ya ocurre en otras capitales europeas como Londres (Inglaterra), Milán (Italia) o Estocolmo (Suecia). Se trataría, en suma, de que los usuarios vieran gravado acceder de forma privada a estas zonas y evitar así la creación de congestiones.

Pero, como el informe también entiende que estas medidas podrían resultar algo injustas, ya que no diferenciarían a los afectados en función de su capacidad económica, propone destinar parte de la recaudación a mejorar el transporte público, lo que redundaría en mejorar el tráfico en estas zonas céntricas.