Coupés en peligro de extinción: prueba del BMW 220i

Eduardo Alonso
Eduardo Alonso
La popularidad de los pequeños coupé ha decaído en los últimos tiempos. BMW se resiste a abandonar ese mercado con el Serie 2 Coupé, que además cuenta con una rica gama de motorizaciones.

Hubo un tiempo en el que comprarse un coupé compacto era lo más normal del mundo para ciertos conductores. E, incluso, era un automóvil aspiracional para muchos jóvenes, entre los que me puedo incluir. Y ya no hablo de modelos relativamente modestos como el Hyundai Coupé o el mítico Toyota Celica, sino también de otros más modernos como el Volkswagen Scirocco o el Peugeot RCZ y de alternativas premium como el BMW Serie 1 Coupé o el Audi TT, que ha estado más de dos décadas coliderando ese mercado.

Hoy en día el coche es cada vez un elemento menos aspiracional. Se ha perdido pasión por el motor y las prioridades del público son otras. De hecho, si quieres un coupé compacto de cuatro plazas, entendiendo por compacto que mida menos de 4,6 metros de largo, sólo tienes tres alternativas en el mercado: el Audi TT, el nuevo Toyota GR86 y el BMW Serie 2 Coupé.

BMW 220i interior

El primero ha perdido mucho peso en el mercado y, aunque es un gran coche, ahora su gama es más reducida y parece difícil que tenga un sucesor. El segundo es un coche eminentemente lúdico que pasará a la historia por ser uno de los más pasionales de conducir. Por su parte, el Serie 2 Coupé es el más polivalente de este trío, aparte del que más opciones mecánicas ofrece.

En concreto, cayó en nuestras manos un bonito 220i, que conforma el segundo escalón de la gama por encima del 218i. En la gama Serie 2 Coupé hay nada menos que cinco motorizaciones de gasolina y una diésel. Este 220i emplea el mismo motor 2.0 turbo que los 218i y 230i con una potencia intermedia: 184 CV, a priori suficientes para ofrecer buenas sensaciones desde el punto de vista prestacional. La transmisión es automática de convertidor de par y ocho relaciones.

BMW 220i asiento

Mide 4,53 metros de largo y presenta unas proporciones muy bien escogidas. Su precio es de 44.150 euros pero, siendo justos, esta unidad equipada hasta las trancas requiere mucho más, rondando los 60.000 euros. Pero si quieres un coupé compacto que combine una potencia moderadamente destacable, un consumo reducido y dos plazas traseras dignas, no existe mejor opción.

BMW 220i: así va

Rápidamente te das cuenta de que el Serie 2 Coupé es un coche plenamente utilizable en el día a día. No es incómodo incluso teniendo instalada la suspensión deportiva opcional contenida en el paquete M, consume unos 7,7 L/100 km en uso real y su habitáculo presenta un elevado nivel de calidad de construcción. Además, conserva la ‘antigua’ arquitectura interior de BMW, con el fantástico mando iDrive Touch que ha desaparecido en, por ejemplo, el Serie 2 Active Tourer y el X1.

Por otra parte, su maletero cubica 390 litros y las dos plazas traseras son utilizables, aunque bien es cierto que personas de más de 1,70 metros de altura tocarán en el guarnecido del techo con su cabeza.

De tal forma, en el día a día es del todo apto. Pero, ¿y a la hora de intentar disfrutar al volante? El Serie 2 Coupé conserva la propulsión al eje trasero, lo que le dota de un comportamiento focalizado en el disfrute, aunque no de forma tan descarada como en el Toyota GR86. No es un coche especialmente ligero pero sí ágil e incisivo y que proporciona muy gratas sensaciones. Hay un buen tacto en el freno y la suspensión deportiva, no regulable, es convenientemente dura sin pasarse.

BMW 220i

¿Y en lo relativo a motor? A nivel de rendimiento cumple de sobra, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos, por lo que ese apartado está bien cubierto de cara a disfrutar al volante. Si algo se le puede criticar es únicamente que, en esta configuración de 184 CV, quizá se siente algo capado en el último tramo de revoluciones, lo que le resta drama a la experiencia. Pero corre y se asocia con finura con la transmisión automática de convertidor de par, que efectúa cambios de manera rápida y precisa.

Sería apropiado decir que no hay alternativa directa en el mercado. El Audi TT 40 TFSI S-Tronic de 197 CV sale por 57.020 euros y su maravilloso motor le hace más veloz que el BMW, pero a cambio es claramente más caro, sus plazas traseras son minúsculas, y su tracción delantera implica un enfoque distinto al del 220i. Pero, francamente, el Audi va muy, pero que muy bien.

BMW Serie 2 Coupé plazas traseras

La otra pseudo-alternativa es el Toyota GR86 de 234 CV, que se ofrece por sólo 34.900 euros pero que es otro tipo de coche. Se asemeja al BMW en que es un coupé compacto de propulsión trasera, pero nada más. Lleva cambio manual (aunque habrá uno automático pronto), no tiene turbo (equipa un propulsor 2.4 bóxer atmosférico), es mas incómodo, menos práctico y, por supuesto, no goza del mismo nivel de acabados.

Ahora bien, a la hora de conducir y disfrutar, la experiencia que te brinda el Toyota no está al alcance del 220i, aunque el alemán tampoco pretende situarse ahí, sino más bien en una posición en la que pueda cubrir más necesidades con más puntería. No corre con la tensión y la pasión del Toyota, pero sí que ofrece un moderadamente acertado tacto deportivo. Y dentro de su gama, el 220i representa el mayor equilibrio dentro de la gama Serie 2 Coupé entre rendimiento, comportamiento y consumo de combustible.

 

BMW Serie 2

BMW Serie 2