BMW X6 M50i: Primera prueba

BMW X6 M50i: Primera prueba
Rogelio Camargo
Rogelio Camargo

El SUV coupé por excelencia -inauguró el segmento en 2008- alcanza su tercera generación... aunque mantiene invariado el estilo de sus antecesores.


La fórmula estética empleada por BMW con el X6 le ha dado unos excelentes resultados. De hecho, la conservó en la segunda generación, lanzada en 2015, y la ha mantenido en la tercera. Pero, más allá de las semejanzas en el diseño, hay cambios importantes respecto a su antecesor.

El principal está en la plataforma, que es diferente: se denomina CLAR y es común con el BMW X5 o el BMW Serie 7, entre otros. Las longitud y anchura han aumentado ligeramente… lo justo para que esta última alcance los 2 metros exactos, que le sitúan entre los más voluminosos del segmento. En cuanto a los motores, todos han sido revisados y han visto incrementada su potencia; especialmente en el caso del 4.4 V8 biturbo, que ahora alcanza los 530 CV -el anterior se quedaba en 450 CV-.

En la parte negativa, adolece de los mismos defectos que sus antecesores: debido a la forma de la luneta, la visibilidad a través del retrovisor central es escasa. Además, no hay mucha altura en las plazas traseras.

Ninguno da más por menos

Si nos fijamos en sus posibles rivales, se da la circunstancia de que las versiones equivalentes por precio tienen menos de 450 CV de potencia; para igualar o superar los 530 CV del M50i Porsche Cayenne Turbo Coupé y Maserati Levante GTS, ambos con 550 CV-, hay que pagar una factura superior a los 160.000 euros.

Y vaya cómo empuja…

Las prestaciones que proporciona el bloque 4.4 V8 biturbo son impresionantes: acelera de 0 a 100 km/h en 4,3 segundos, una cifra digna de un buen deportivo. Un Porsche Cayenne Turbo Coupé es aún más rápido -3,9 seg.-, aunque la sensación de empuje es similar a la del X6. cómodo… o deportivo.

El BMW X6 M50i equipa de serie la suspensión adaptativa M, que permite elegir entre tres grados de dureza: Comfort, Sport y Sport+. En el más firme recuerda mucho al primer X6: la inclinación de la carrocería es mínima y presenta una agilidad impresionante para un coche de su tamaño.

El salpicadero no presenta diferencias respecto al del BMW X5. Tiene una terminación muy buena, con un tacto sólido de todos los mandos y botones, y tiene suficientes huecos donde dejar objetos. El único punto a mejorar es que hay muchos botones en la consola central, junto al selector del cambio, la mayoría de ellos para seleccionar los diferentes modos de conducción.

Un buen familiar

Las plazas delanteras no admiten pegas: son grandes, sujetan muy bien y tienen calefacción de serie… y, por 2.747 euros, también ventilación. Detrás tampoco se viaja mal, salvo que midas más de 1,85 metros; en ese caso, es posible que tu cabeza roce con el techo. En lo que respecta al maletero, tiene una capacidad de 580 litros, que no está mal… aunque está por debajo de sus principales rivales. Además, el umbral de carga está muy alto, lo que dificulta la carga de objetos pesados.

El BMW X6 M50i ofrece la mejor relación precio-prestaciones de su segmento. En el resto de motorizaciones no sobresale con tanta holgura, aunque sigue siendo una gran opción.

Como es la gama del BMW X6

Todos los motores van asociados a una caja de cambios automática de ocho velocidades y a la tracción total. En mayo de 2020 se pondrán a la venta las dos versiones más deportivas, X6 M -600 CV- y X6 M Competition -625 CV-.

  • BMW X6 xDrive40i G 340 CV 81.650 euros
  • BMW X6 M50i G 530 CV 115.500 euros
  • BMW X6 xDrive30d D 265 CV 83.000 euros
  • BMW X6 M50d D 400 CV 115.500 euros

 

BMW X6