Nueva versión con etiqueta ECO

Maserati Levante GT Hybrid: primera prueba

19 Maserati Levante GT Hybrid: primera prueba
Maserati Levante Hybrid 2022
Eduardo Alonso
Eduardo Alonso
Tras el adiós a los diésel, esta recién llegada versión microhíbrida del Maserati Levante es el nuevo escalón de acceso a la gama. Veamos qué tal funciona.

Hay marcas en torno a las cuales gira un aura muy particular. Una de ellas, a mi modo de ver, es Maserati. Sus coches tienen sus puntos fuertes y flacos como los de cualquier otro fabricante, pero de alguna manera sus virtudes destacan y sus deficiencias acaban perdonándose. El nuevo Maserati Levante GT Hybrid se presenta como una alternativa a modelos como el BMW X6 xDrive 40i o el Audi Q8 55 TFSI, que también disponen de un sistema de microhibridación a 48V.

A mí siempre me han gustado. Los Maserati suelen ser coches diferentes, vehículos en los en los que la conducción es una prioridad (lo cual ya sólo por eso tienen toda nuestra atención) y en los que el diseño cumple un papel primordial. ¿Recuerdas, por ejemplo, el primer Maserati Gran Turismo de 2007? Nunca tuve el placer de conducirlo y, aunque me consta que dinámicamente no era el mejor de su segmento, dime que ese diseño no es casi puro porno.

Todo esto ronda mi cabeza mientras recepciono el Maserati Levante GT Hybrid que voy a probar durante los próximos días. No ha habido muchos cambios en el Levante desde que se lanzara en 2016, aunque sí recibió una actualización estética en 2020 que, a mi modo de ver, le aporta un aspecto muy conseguido. Ahora, se produce otro momento importante: una reestructuración de gama y acabados en la que lo más relevante es la introducción de una versión con motor de gasolina de cuatro cilindros asociado a un sistema de hibridación ligera a 48V.

Maserati Levante Hybrid 2022

Y el Maserati Levante GT Hybrid va a ser clave porque viene a ocupar el hueco dejado por el Levante Diésel, así que se posiciona como la elección más común entre quienes se compren un Levante porque será la versión de precio más accesible y, aparte, sus 330 CV se antojan más que suficientes para la mayoría de conductores. Por tanto, se sitúa en la gama como el escalón de acceso por debajo de los V6 Módena y V8 Trofeo. Además, su precio, de 91.650 euros, es sensiblemente menor que el del Diésel, aportando además la etiqueta ECO.

Su sistema microhíbrido es en esencia el mismo que el que ya ofrecen el Ghibli y el inminente Grecale cuyo prototipo pudimos probar recientemente. Esto es, un propulsor 2.0 turbo que se combina con una red eléctrica de 48V en la que existen dos elementos clave: el Belt Starter Generator, que hace las veces de alternador, y el e-Booster, un compresor eléctrico que colabora a que el coche corra y también a compensar el retraso en la respuesta del turbo mecánico. En la práctica funciona: aplasta el acelerador a bajas revoluciones y el traslado de fuerza mecánica a las ruedas es inmediato.

Y con la asociación con la siempre efectiva caja de cambio ZF 8HP50 y un sistema de tracción total de eje delantero conectable, el Maserati Levante GT Hybrid sólo precisa de 6,0 segundos para alcanzar 100 km/h, siendo por tanto más veloz que su predecesor de gasóleo. Además alcanza 245 km/h de velocidad punta y cuenta con una impresionante potencia específica de 165 CV por litro de cilindrada.

Maserati Levante Hybrid 2022

En marcha, el Maserati Levante GT Hybrid ofrece un discurrir notoriamente más suave y sofisticado que el del Levante Diésel equipado con la cabal pero algo tosca mecánica de gasóleo VM Motori. Suena bastante bien, la gente lo mira a su pasar incluso exclamando un “oh, mira un Maserati” y sus butacas son un diez por comodidad. Ergonómicamente es bastante agradable, todos sus botones son de verdad y no táctiles, y su consumo en circunstancias reales ronda unos razonables 12,5 L/100 km, consiguiendo rebajar las emisiones de CO2 hasta 220-243 g/km en el ciclo WLTP al mismo tiempo que consigue un ahorro de combustible superior al 20% en comparación con el motor gasolina V6 de 350 CV, mientras que mantiene el mismo nivel de rendimiento. Todo eso le convierte en una complaciente herramienta en las circunstancias habituales.

Además, con la función “sailing”, el Levante Hybrid mejora su eficiencia en el nivel de emisiones y en el consumo de combustible gracias a un sistema por el cual la caja de cambios se puede desconectar durante las fases de navegación a vela. La opción está disponible en el modo de conducción avanzado Increased Control and Efficiency.

Ahora bien, supongo que querrás saber qué tal va este Maserati Levante más allá del uso cotidiano, así que pulso la tecla Sport (celebro que tenga su propio botón y que no haya que andar enredando en la pantalla para activarlo) y me dirijo a los tramos madrileños de Puebla de la Sierra. El motor es lo primero en lo que reparar. Sus 330 CV llegan a 5.750 rpm, lo que unido a los 450 Nm de par disponibles a 2.250 rpm, se traduce en mucha fuerza a medio régimen y una estirada final corta pero contundente. Además, suena gordo y, en este modo Sport, transmite una tensión apropiada. El Maserati Levante es claramente más rápido que el Levante Diésel y, desde luego, mucho más deportivo.

A nivel de chasis, la suspensión neumática con dos niveles de dureza ofrece un grato sesgo deportivo en su modo más firme, favoreciendo que los cambios de trayectoria sean vivos, dinámicos y con entereza. La dirección es de las mejores que puedes encontrarte en este segmento en términos de precisión, y los frenos solventes incluso sometiéndolos a grandes esfuerzos. Por otra parte, en el Maserati Levante hay un diferencial trasero autoblocante como equipo de serie, lo que proporciona una gran motricidad e, incluso, cierta concesión a muy pequeños deslizamientos muy intuitivos de controlar, sobre todo en curvas lentas.

Es el eje trasero el protagonista en todo momento en el Maserati Levante, pudiendo incluso acaparar el 100% de la fuerza mecánica. El sistema de tracción total del Maserati Levante puede derivar hasta el 50% del par al tren delantero, pero en una carretera revirada y a un ritmo elevado, puedes hallar matices relativamente cercanos a los de un coche de propulsión.

Maserati Levante Hybrid 2022

Al final, encuentro en este Maserati Levante justo lo que me esperaba. Por un lado, su diseño es fascinante. Para mí, de lo mejor, sino el mejor, que ofrece este segmento de mercado. Lo situaría, incluso, por delante del imponente Range Rover Velar o del formidable Porsche Cayenne. Por otro, su conducción es muy satisfactoria, sensación que crece a medida que haces kilómetros con él. No parece pesado y resulta entretenido incluso por carreteras en las que, de ancho, cabe el Levante y si acaso un utilitario que venga de frente.

Su calidad de construcción es típicamente Maserati, con piel natural atractiva a la vista y al tacto, una pantalla de 10,1” que funciona bien y una arquitectura general que yo encuentro muy agradable. Por supuesto, como cualquier modelo, no es un coche perfecto, pero eso no oscurece las buenas sensaciones que he obtenido con este nuevo Levante GT Hybrid, un SUV grande que ofrece una entretenida conducción muy particular, considerando eso como algo muy positivo y también poco usual. Hay competitivas alternativas como los previamente mencionados Audi Q8 55 TFSI y BMW X6 xDrive 40i, sin embargo, la magia que rodea a Maserati no puedes encontrarla en esos rivales, y no sólo por el cautivador tridente que visualizas en la imponente parrilla cuando bajas al garaje, sino también por su expresiva conducción. El Levante, como cualquier otro Maserati, es un automóvil especial en todos los sentidos, un coche en el que prevalece el diseño y las sensaciones de conducción sobre el resto de aspectos, sin que eso signifique que los otros se descuiden por completo. Y eso que esta versión GT Hybrid es la menos pasional de la gama, aunque también la más racional frente a las variantes V6 y V8.

Ficha técnica Maserati Levante GT Hybrid

  • Motor 4 cilindros en línea, 1.995 cm3, turbo y microhibridación
  • Transmisión Automática, 8 velocidades
  • Tracción Total con autoblocante trasero.
  • Potencia 330 CV a 5.750 rpm
  • Par 450 Nm a 2.250 rpm
  • Peso 2.090 kg (6,33 kg/CV)
  • 0-100 km/h 6,0 segundos
  • Velocidad máxima 240 km/h
  • Precio 91.650 euros

 

Maserati Levante